21 de octubre de 2021, 17:43:32
CLAVES

La mirada de la igualdad desde el mundo rural


Lola Merino (AMFAR): “Para paliar la despoblación y el despoblamiento hay que situar a las mujeres en el centro de todas las políticas”

  • "El Plan Estratégico debe incorporar la perspectiva de género con el objetivo de que se tenga en cuenta que la importancia de las mujeres en el relevo generacional del sector agrario"
  • "Lamento decir que Estatuto de las Mujeres Rurales de Castilla-La Mancha es papel mojado"

Por A.C. Muñoz y F. Calero

Es la otra mirada de la igualdad, la que no llega de la urbe, sino del mundo rural, de la España que se vacía. En los municipios rurales de Castilla-La Mancha, viven en torno a medio millón de mujeres y las titulares de explotaciones agrarias representan el 30% del total de los titulares en esta región. “Estoy convencida de que para paliar la despoblación y el despoblamiento hay que situar a las mujeres en el centro de todas las políticas. Sin mujeres no hay vida. Sin mujeres un pueblo se muere, envejece y desaparece. Las afirmaciones son de Lola Merino, la presidenta de la Federación de Familias y Mujeres del Ámbito Rural, AMFAR.


Clm21.es: Hemos asistido a un estallido del sector agrario en España, que reclama poder vivir dignamente de su trabajo y el reconocimiento social y económico de su labor ¿Cómo viven las mujeres rurales esa falta de reconocimiento?

Lola Merino: Las mujeres vivimos la falta de reconocimiento social y económico de la actividad agraria con la misma preocupación que los agricultores y ganaderos. Primero como profesionales del sector. Cada vez son más las mujeres que lideran la titularidad de las explotaciones agrarias en España y en Castilla-La Mancha, un porcentaje que ya alcanza el 32% de total de titulares, o con la titularidad compartida que ya supera las 600 altas en el territorio español.
Las mujeres agrarias compartimos la reclamación de precios justos para las producciones agrícolas y ganaderas, un mayor control en la aplicación de la ley de la cadena alimentaria o un etiquetado transparente. De la misma forma que tenemos claro que se debe pelear y trabajar el presupuesto de la PAC post 2020 en Bruselas para no perder ni un solo céntimo de euro ni en ayudas directas ni en fondos para el desarrollo rural.

Y en segundo lugar, como mujeres. Mujeres que defendemos una renta familiar digna y justa y que se debe conseguir porque si no será muy difícil ilusionar a más mujeres y jóvenes para que se incorporen al sector agrario. Un sector envejecido, que tiene la previsión de jubilar a 6 de cada 10 agricultores en el periodo 2020-2030, lo que supone 20.000 incorporaciones para garantizar la sostenibilidad del sector agrario. Y son las mujeres y los jóvenes los que debemos liderar este relevo generacional.

Clm21.es: ¿Cree que la supervivencia del mundo rural pasa en buena parte por el reconocimiento de la actividad de la mujer en el sector primario?

Lola Merino: No es que lo crea, estoy convencida de que para paliar la despoblación y el despoblamiento hay que situar a las mujeres en el centro de todas las políticas. Sin mujeres no hay vida. Sin mujeres un pueblo se muere, envejece y desaparece.

Y tenemos una gran oportunidad para comenzar este objetivo y es el diseño de la futura PAC. AMFAR está trabajando con el Ministerio de Agricultura para conseguir que en el Plan Estratégico Nacional español se incorpore la perspectiva de género con el objetivo de que se tenga en cuenta que la importancia de las mujeres en el relevo generacional del sector agrario, pero para que esto sea posible es necesario tomar en consideración que las mujeres tienen mayores problemas de acceso a la tierra, al crédito o la financiación, de la misma manera que es necesario apostar por la formación y la inversión en infraestructuras, y todo ello es posible con unas buenas políticas dentro de los fondos del desarrollo rural.

Si conseguimos que las mujeres rurales sean el centro de atención de todas las políticas conseguiremos fijar la población, aumentar la incorporación de mujeres al sector agrario, aumentaremos el empleo y la productividad de las explotaciones lideradas por mujeres.

Clm21.es: ¿Desde el sector público, la igualdad en el mundo rural se queda en el papel en el que está escrita la Ley de la Titularidad Compartida y el Estatuto de las Mujeres Rural o las acciones e incentivos están empezando a dar sus frutos?

Lola Merino: Las cifras hablan por sí solas: solo 183 castellano-manchegas se han incorporado a la titularidad compartida en España. Es un dato claramente bajo, teniendo en cuenta que la Ley entró en vigor en enero de 2012 y que esta región es eminentemente agraria y rural.

Desde AMFAR, hemos trasladado ya en varias ocasiones al Ministro Planas que la administración debe hacer un esfuerzo considerable para que las mujeres conozcan los beneficios de esta normativa. Simplemente porque lo que se desconoce, no existe.

Desde AMFAR, hemos intentado solventar este problema poniendo en marcha la AGROTC-Oficina Nacional de Titularidad Compartida para atender y asesorar gratuitamente a todas las mujeres que lo necesiten.

La Ley de Titularidad Compartida permite visibilizar el trabajo de las mujeres en las explotaciones agrarias y permite que las mujeres tengan sus propias prestaciones sociales y el respeto a sus derechos laborales.

Respecto al Estatuto de las Mujeres Rurales de Castilla-La Mancha, lamento decir que es papel mojado, simplemente porque ha sido aprobado sin contar con las mujeres rurales. Y no menos importante, es que la consignación presupuestaria, el dinero que se va a destinar desde el gobierno de la región es cero euros. Con cero euros se hace cero.

Clm21.es: En la Castilla-La Mancha, cuántas mujeres viven y cuántas son titulares de explotaciones.

Lola Merino: Es una buena pregunta, porque existe el tópico de identificar a las mujeres rurales con las mujeres agrarias. Y lo que tiene de realidad es que las mujeres agrarias de Castilla-La Mancha son rurales, pero no todas las rurales son agrarias.

En los municipios rurales de Castilla-La Mancha viven en torno a medio millón de mujeres y las titulares de explotaciones agrarias representan el 30% del total de los titulares en esta región.

Clm21.es: La mujer rural tiene dos días señalados en el calendario, uno por su condición, el 8 de marzo y otro por su dedicación al campo, el 15 de octubre, como presidenta de AMFAR ¿Cuál cree que es más importante?

Lola Merino: En la defensa de los derechos de las mujeres, los 365 días del año son importantes y necesarios. Sobre todo, si se trata de combatir la violencia de género. Son ya 15 las mujeres que han sido asesinadas en lo poco que va de año. Una mujer asesinada cada cuatro días en España. Asesinatos que ponen en evidencia que la discriminación y la desigualdad es una realidad y por tanto requiere de nuestra implicación día a día para proteger la vida de las mujeres, un derecho fundamental recogido en la Constitución española y en todos los Tratados Internacionales.

Y en este trabajo diario es imprescindible la unidad para la consecución de la igualdad. Los hombres, los poderes públicos, los partidos políticos, las entidades públicas y privadas debemos sellar unidad de acción y unir nuestro quehacer diario para conseguir que la condición de “ser mujer y/o rural” no sea sinónimo de discriminación o desigualdad.

clm21.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.clm21.es