16 de octubre de 2021, 17:03:28
CLAVES

En noviembre el gobierno regional sólo había ejecutado el 35% del presupuesto anual de la línea de garantía habitacional


2.420 desalojos forzosos en 2017 ponen en entredicho la actuación del gobierno de coalición de CLM

Por A.C. Muñoz y F. Calero

En enero del pasado año el secretario regional de Podemos, José García Molina, presentó ante los medios el Plan Podemos, un ambicioso programa destinado a servir de base para el Plan de Garantías Ciudadanas, entre cuyas medidas estrella destacaba la garantía habitacional: “nadie sin casa”. Casi siete meses después de la entrada de Podemos en el gobierno regional (julio de 2017) y de la puesta en marcha del Plan de Garantías Ciudadanas, que cuenta con una consejera encargada únicamente de su gestión, el informe “Efectos de la crisis económica en los órganos judiciales”, elaborado por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) señala que en el último año se produjeron en Castilla-La Mancha 2.420 lanzamientos, desalojos forzosos de los ocupantes de un inmueble. De ellos, 1.005 desalojos (el 41,53%) se produjeron en el segundo semestre, entre julio y diciembre de 2017.


El dato es particularmente relevante si se tiene en cuenta que el informe elaborado por el CGPJ apunta a una tendencia nacional de descenso en el número de desalojos forzosos. Así, en 2017 los lanzamientos hipotecarios en España cayeron del 3,6% con respecto a los datos de 2016. Por contra, en nuestra Comunidad los lanzamientos hipotecarios se incrementaron un 2,4% en el último año.

Guadalajara ha visto incrementado el volumen de desalojos forzosos en un 21,6% en 2017

Por provincias, Toledo presenta los peores datos, con 1.116 desalojos forzosos practicados en 2017, un 5,7% más que el año anterior. Pero si atendemos a la evolución de los lanzamientos hipotecarios en las provincias de la Región con respecto a 2016, Guadalajara es la peor parada. Con 575 lanzamientos ejecutados en el último año, ha visto incrementado el volumen de desalojos forzosos en un 21,6%. En el lado opuesto, Ciudad Real contabilizó 334 desalojos, un 18,3% menos. Albacete también redujo los desalojos de 370 a 340, un 8,1% menos. Cuenca tiene, con diferencia, la menor tasa de lanzamientos de la Región, sólo 55 en todo el año, dos más que en 2016.

En noviembre el gobierno regional sólo había ejecutado el 35% de la línea de garantía habitacional o lo que es lo mismo, un mes antes de acabar el año únicamente se había gastado 1 de cada 3 euros presupuestados para 2017 . Las ayudas al alquiler no llegaban al 11% de la ejecución y en el caso de la partida para asesoramiento, asistencia e intermediación hipotecaria era aún menor. De cinco partidas, tres de ellas presentaban un estado de ejecución nulo. El gobierno regional mantiene los datos de la ejecución presupuestaria relativos al mes de diciembre sin publicar.

Casi la mitad de los lanzamientos se produjeron con Podemos coordinando desde el ejecutivo el programa de garantía habitacional

Además, en 2017 y según recoge la propia web del partido, Podemos Castilla-La Mancha frenó drásticamente sus contactos con plataformas y organizaciones anti-desahucios. El único contacto publicado se produjo hace más de un año, el 25 de enero, cuando García Molina mantuvo una reunión con representantes de SOGEVISO (Foro Social de Viviendas del Banco Sabadell), de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y de Ahora Alovera.

Caen las ejecuciones hipotecarias

Los lanzamientos hipotecarios son ejecutados por los Juzgados de Primera Instancia en cada provincia española. Pese a que comúnmente se confunden los términos desahucio y lanzamiento, el primero se refiere a la acción de resolución por la cual los propietarios, arrendatarios u ocupantes de un inmueble lo desalojan voluntariamente o mediante orden judicial; mientras que el lanzamiento supone el desalojo forzoso de los ocupantes de un inmueble y la entrega de su posesión. Los lanzamientos pueden ser consecuencia de un proceso de ejecución hipotecaria, de procedimientos derivados de la Ley de Arrendamientos Urbanos o pueden deberse a otras causas, como la ocupación ilegal de un inmueble.

Una ejecución hipotecaria es un procedimiento ejecutivo a través del cual se ordena la venta de un bien inmueble que estaba gravado con una hipoteca por incumplimiento del deudor de las obligaciones garantizadas con la hipoteca.

Según recoge el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el último año en nuestra Comunidad se registraron 2.302 ejecuciones hipotecarias, un 19,7% menos que en 2016. El dato del INE muestra las ejecuciones cuyo proceso ya ha finalizado una vez que el juez dicta sentencia y es registrada. Por tanto, no se corresponde únicamente con procedimientos hipotecarios del último año, sino que puede recoger procesos iniciados en año anteriores, concluidos en 2017.

Por otra parte, los datos del CGPJ recogen el número real de ejecuciones hipotecarias presentadas en los cuatro trimestres del año pasado. En los Juzgados de Primera Instancia de Castilla-La Mancha se presentaron 1.316 ejecuciones hipotecarias, que suponen un descenso de más del 40% con respecto al año 2016.

clm21.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.clm21.es