www.clm21.es
Martes negro: Una foto nada bonita y “del escrache, al circo”
Ampliar
(Foto: A. Pérez Herrera // JCCM)

Martes negro: Una foto nada bonita y “del escrache, al circo”

jueves 30 de enero de 2020, 20:55h
Se había reunido el Gobierno para aprobar el Plan Estratégico de Turismo, un sector que mantiene un buen comportamiento y que da alegrías tanto por el volumen de negocios como por el tirón que da a la ocupación laboral. Y en eso se conoce la Encuesta de Población Activa, que viene a confirmar lo que ya venía reflejando en los dos trimestres anteriores: el mercado de trabajo se debilita y entra en la zona peligrosa, que separa el crecimiento débil de la destrucción de empleo y aumento del número de parados.
El gobierno podía haber salvado el año si el departamento de Trabajo hubiese sido más ágil en la gestión del Plan de Empleo Local, con el que se van a generar 8.000 empleos. Se anunció en julio, luego en noviembre y recientemente se ha señalado que las contrataciones empezaban este mes. Se empieza a echar en falta a uno de los hombres que mejor conocen y mejor gestión han realizado en el Ejecutivo en la promoción y el impulso del empleo, el doctor en ciencias Francisco Rueda, viceconsejero de la materia en la pasada legislatura y hoy concejal delegado de Promoción Económica, Innovación, Empleo y Turismo y Artesanía del Ayuntamiento de Toledo. Es sin duda uno de los responsables en la dinamización de las políticas activas de empleo, que se esconden tras esos 109.000 puestos de trabajo creados en la Comunidad entre junio de 2015 y diciembre de 2018.

Le tocó hacer la valoración ante los medios a la consejera de Economía, Patricia Franco, que no ocultó que los datos no habían sido buenos y que dijo eso de que “la foto de la EPA no ha salido bonita”. El mismo día irrumpió con fuerzas en el escenario mediático el responsable de Hacienda, Juan Alfonso Ruiz Molina, con una nota en la que destacaba el crecimiento de la economía regional en el periodo 2019-2021 contemplado por BBVAresearch. La información era muy un buena para el gobierno y Ruiz Molina lo aprovechó.

El problema que se plantea es qué medidas hay que adoptar en materia de política económica, porque nuestra economía crece más que la de los demás, pero esas crean empleo y la nuestra lo destruye. La paradoja requiere un análisis para saber qué falla.

La Consejería de Hacienda no entró en cambio en otra noticia del martes negro, la del déficit en las cuentas públicas. El dato tampoco era bueno. Pero el año pasado había sido atípico, fundamentalmente por el juego filibustero del Ministerio de Hacienda en torno a los fondos a transferir a las Comunidades, lo que terminó por empeorar las cuentas de las Comunidades. Un filibusterismo que ha dejado a Castilla-La Mancha sin 136 millones de euros por el artículo 33, con el que la ministra de Hacienda trata de tapar el gran agujero que ella tiene en las cuentas del gobierno central, que es el reflejo claro de que el gobierno central carece de los fondos necesarios para poner en marcha su agenda social. El Ministerio se ha quedado con 2.500 millones de las Autonomías.

Lo había denunciado días atrás el presidente García-Page en un acto en el que advirtió que si finalizado un plazo sin dar solución a la deuda se enfrentaría judicialmente con el gobierno central para recuperar ese dinero. Un acto en el que también se mostró crítico con la reforma del código penal y deslizó algún toque de atención apropósito de la negociación con los independentistas.

Y mira por donde, de esa intervención, la oposición se queda con el tema de la reforma del Código Penal y se olvida del dinero, de las cosas del comer, de los fondos para hacer hospitales y colegios.

Y a propósito de ello, de lo de la reforma del código penal, se origina un cruce de cartas y de reproches, entre PSOE y PP, y un anuncio por parte de los populares de reuniones imposibles, que zanjó el secretario de organización de los socialistas, Sergio Gutiérrez, con un “del escrache, al circo”. Lo del escrache viene por la concentración de dirigentes regionales y alcaldes del PP en el Palacio de Fuensalida el día 7 para presionar sobre los diputados socialistas para que no votaran la investidura de Sánchez. Lo del circo, que dijo Gutiérrez, viene a cuenta de lo del martes

Y es que el pasado martes el presidente regional del PP, Francisco Núñez, pretendía reunirse con los diputados nacionales del PSOE para que esta vez se posicionaran contra la pretendida reforma anunciada por Sánchez que terminaría por favorecer a los independentistas encarcelados por el procés.

Lo cierto y verdad es que si en el socialismo alguien ha hablado claro en este tema ha sido el secretario de los socialistas castellano-manchegos, que fue el que mostró la disconformidad con esa posibilidad.

Trataron de ponerle sordina dentro del socialismo nacional, que anda estos días en la ruptura el consenso en materia de política exterior a propósito de las visitas del presidente encargado de Venezuela y de si se dejó entrar en territorio español a la vicepresidenta de Nicolás Maduro. La cosa ha levantado ampollas en la vieja guardia del socialismo nacional y en los medios en los que tienen influencia.

Así las cosas, la actuación del gobierno de Pedro Sánchez en el trato a Juan Guaidó es un mal comienzo para pedirle a la oposición consensos en otras materias que vayan más allá del reparto de puestos. Aún más dejó en campo abierto al ministro de Fomento y número tres del socialismo nacional, José Luis Ábalos, una persona de inteligencia y pragmatismo demostrados, al que se convirtió en diana a propósito de la visita de la vicepresidenta de Maduro.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios