www.clm21.es
Desde que la generación del 'baby boom' accedió al mercado de trabajo, la Seguridad Social ha pagado más de 1,8 billones en gastos impropios
Ampliar

Desde que la generación del "baby boom" accedió al mercado de trabajo, la Seguridad Social ha pagado más de 1,8 billones en gastos impropios

  • De esa cuantía, más de 70.000 millones los habrían aportado los 600.000 baby-boomers de CLM

viernes 09 de julio de 2021, 12:27h
La reforma de las pensiones que ha puesto en su objetivo a los baby boomers va a tener efecto directo en Castilla-La Mancha sobre una población de 250.000 trabajadores de esa generación y, por ampliación a otros 350.000 que, están en esa franja de edad y aun siendo activos, no han tienen ocupación laboral. En la historia de la Seguridad Social estos 250.000 castellano-manchegos han sido la generación que más ha aportado a la caja de las pensiones, sin embargo el gobierno central, apelando a lo que ha denominado principio de equidad intergeneracional, quiere que además esta generación sea la que cobre menos (o trabaje más), con lo cual sería la generación que más dinero habría aportado a la Seguridad, en paralelo y proporcionalmente sería la que menos dinero obtendría del sistema. Desde que esta generación entró a trabajar, la Seguridad Social ha pagado en dinero constante (actualizado a día de hoy) más de 1,8 billones de euros en gastos impropios que nada tienen que ver con las pensiones, de ellos más de 70.000 habrían sido aportados por los baby boomers castellano-manchegos.
Y es que el problema planteado por el ministro Escrivá sobre la necesidad de que los trabajadores de la generación del baby boom tengan que hacer un esfuerzo basado en trabajar más tiempo o cobrar menos pensión, ha puesto sobre la mesa el diseño piramidal de la Seguridad Social y cómo este organismo ha sido empleado por los sucesivos gobiernos como caja para pagar otros gastos que nada tienen que ver con las pensiones, los denominados por el propio ministro como gastos impropios, vaciando de recursos al sistema hasta el punto de que en vez de estar en superávit está en déficit y ahora no tiene para pagar esas jubilaciones. Se ha gastado el dinero aportado por esa generación, la que más dinero ha pagado a las arcas de la Seguridad Social, y ese gasto ha sido en otras cosas que no eran las pensiones.

El gobierno se olvida de una premisa, si es la generación que más gasto va a suponer, porque es la franja de población más amplia, también es la que más ha contribuido al sistema, es la que más dinero ha pagado.

La generación del baby boom en Castilla-La Mancha la componen más de 600.000 personas. Desde los años 40 el sistema de pensiones en España ha ido variando. Al principio era menos exigente en las condiciones para la jubilación de aquella generación que levantó el país tras la guerra civil, porque muchas de aquellas personas habían trabajado fuera del sistema durante buena parte de su vida laboral. En las sucesivas reformas se fueron endureciendo esas condiciones. Los cambios sociales avanzaron en la incorporación de la mujer al mercado de trabajo, lo que ha ampliado aún más el número de baby boomers en el mercado laboral, cotizando a la Seguridad Social y generando derechos de pensión. Los predecesores de Escrivá ya atisbaron el problema y decidieron que la sanidad pública dejase de ser financiada con el dinero de las pensiones y lo fuera con impuestos. Era el gasto impropio más elevado que tenía el sistema y se mantuvo hasta 1997. Aún así se conservaron otros que han lastrado las cuentas de este organismo hasta hacerlo deficitario. Durante la caída de ingresos del Estado durante la crisis del ladrillo, el gobierno hizo uso de la hucha de las pensiones para cubrir otros gastos y evitar incurrir en un déficit excesivo. En 2011, esa hucha llegó a tener casi 66.000 millones de euros. El gobierno valora los gastos impropios actuales en torno a los 23.000 millones de euros. Los gastos impropios actuales, los pasados y el saqueo de la hucha de las pensiones ha dejado al sistema con el problema para atender a la generación del baby boom. De no ser por ese gasto impropio, hoy la Seguridad Social sería no sólo una institución saneada, sino que tendría una fuerte reserva económica. Sólo la suma de los gastos impropios actuales a precios constantes supondría que desde que esa generación entró en el mercado de trabajo la seguridad Social ha pagado más de un 1,8 billones de euros en gastos impropios que deberían haber corrido a cargo del presupuesto del Estado. De ellos, en torno a 70.000 millones los habrían aportado los baby boomers de Castilla-La Mancha.

El gobierno introduce el factor de equidad intergeneracional para tratar de ajustar el sistema a costa de los baby boomer, cuando precisamente esa generación ha sido la que ha permitido no sólo la equidad del sistema, también la financiación de la sanidad y que no se disparase el déficit.

La reforma que plantea el gobierno, como las habidas hasta ahora, podrán tener una cara amable y unas perspectivas positivas (subida ligada al IPC), pero la mayoría de las medidas tienden a plantear recortes del sistema: O más años trabajando y, por tanto, más años ingresando a las arcas, penalización de las jubilaciones anticipadas, aumento de los años de cotización… Si el principio de equidad se aplicara sobre los baby boomers como plantea el ministro, a esa generación se le exigiría un doble esfuerzo, el que hizo para mantener gastos impropios, y el de los recortes en sus pensiones. Si los gobiernos gastaron el dinero en otros fines, el gobierno debe poner soluciones al dispendio que hizo del dinero de las pensiones.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios