www.clm21.es
Solidaridad: La otra gran secuela del COVID-19
Ampliar
(Foto: Facebook Joma Sports)

Solidaridad: La otra gran secuela del COVID-19

domingo 05 de abril de 2020, 20:50h
Dicen que en los momentos duros es cuando se demuestra de qué pasta estamos hechos. Y si algo bueno está dejando la pandemia del Covid-19 son las numerosas muestras de solidaridad que se repiten a lo largo de toda España. Pequeños y grandes gestos que suman. En Castilla-La Mancha son muchas las empresas que se han volcado, aportando su granito de arena e incluso poniendo su producción al servicio de la sanidad regional.
Es el caso de Joma Sports, que ha puesto a disposición de las autoridades sanitarias sus plantas de producción y sus bienes de equipo. Las impresoras 3D de la firma deportiva, ubicadas en su planta de Portillo (Toledo), trabajan a pleno rendimiento para fabricar cientos de pantallas protectoras que se emplean como parte del Equipo de Protección Individual (EPI) de los sanitarios que atienden a los enfermos por coronavirus en los centros hospitalarios del país. También han distribuido más de 1.000 zapatillas que están llegando a los hospitales para el personal que atiende a los enfermos de COVID-19, con el objetivo de ayudar a que estén más cómodos en sus largas jornadas laborales y más de 600 chubasqueros impermeables para el personal sanitario.

La industria agroalimentaria dona material sanitario

También son muchas las empresas que, ante la escasez de mascarillas y guantes, han decidido donar sus propias existencias de estos materiales, que utilizan a diario en sus plantas de fabricación, para que puedan ser aprovechados en los centros sanitarios.

Un ejemplo es Cárnicas Frivall, la compañía conquense que pertenece al Grupo Vall Companys, la segunda empresa que más factura de la provincia y una de las más relevantes de la región, que ha donado 20.000 manguitos, 3.050 mascarillas, 3.000 guantes y 250 monos desechables al Hospital Virgen de la Luz de Cuenca, a la Diputación de Cuenca y a la residencia de ancianos San Joaquín y Santa Ana de Carrascosa del Campo.

Otra de las empresas más potentes de la región, Frimancha, del mismo grupo empresarial y ubicada en Ciudad Real, ha donado 16 litros de gel higienizante hidroalcohólico, 1.600 batas de un solo uso, 2.000 delantales, 5.000 mascarillas, 22.000 guantes y 1.000 batas de polipropileno al Hospital de Valdepeñas.

También Lactalis, fabricante de productos lácteos para Nestlé ha donado desde su fábrica de Marchamalo (Guadalajara) más de 35.000 yogures a centros hospitalarios de Guadalajara y Madrid y, además, está entregando yogures a colectivos en riesgo de exclusión social a través del Ayuntamiento de Madrid.

Camas para los hospitales de la región

El Corte Inglés también ha querido aportar su granito de arena, entregando 450 juegos de

camas a la la Gerencia de Atención Integrada de Albacete, así como varios lotes de guantes, gafas y monos, para completar los EPIS del personal médico.

En la misma línea, la familia del futbolista albaceteño Andrés Iniesta ha hecho entrega de 20 camas adaptadas para el Hospital Universitario del Perpetuo Socorro de Albacete. Esta no es la única donación de la familia a la sanidad castellano-manchega durante la crisis del Covid-19. Desde el inicio de la pandemia están gestionando, a través de su bodega, la obtención de más material sanitario para distribuir entre los hospitales de la región.

Estas son sólo pequeñas muestras del efecto del coronavirus en las personas. Más allá del drama, el dolor y la incertidumbre, más allá de los indicadores económicos y las cifras, personas que se unen para ayudar. Solidaridad, humanidad y empatía para pasar un día más, un día menos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios