www.clm21.es
Investidura de Emiliano García-Page en 2015.
Ampliar
Investidura de Emiliano García-Page en 2015.

Todo preparado para la investidura de García-Page, marcada por un nuevo modelo de organización política y administrativa

  • La reforma del Estatuto, de la ley electoral y un avance en la cooperación y coordinación de la acción con las Diputaciones, en el horizonte para los próximos cuatro años
  • El nuevo modelo de financiación y el blindaje de los derechos ciudadanos y de los servicios públicos, otros de los ejes de la acción política

lunes 01 de julio de 2019, 10:30h
Todo está preparado en las Cortes Regionales para las sesiones del martes y el miércoles. El candidato socialista a la Presidencia de Castilla-la Mancha, Emiliano García-Page, afronta su segunda investidura sin necesidad de buscar más votos más allá de sus propias filas. Cuenta con 19 diputados de los 33 que compone la Cámara, lo que le asegura no sólo la reelección, sino lo que a efectos políticos tiene mayor trascendencia la estabilidad de su gobierno y la libertad para desarrollar su programa en su segundo mandato, que él pidió, “para completar la tarea iniciada en 2015 de recuperar los servicios públicos”. La holgada mayoría absoluta con la que cuenta le permite acometer una gran transformación en la organización administrativa y política de Castilla-La Mancha e iniciar una nueva etapa de la Comunidad Autónoma que quedaría lista para cuando se cumplan las cuatro décadas de autogobierno. Una reforma en la que abordar el nuevo modelo de financiación de las competencias que gestiona Castilla-La Mancha y tratar incluso de articular una coordinación de acción con las Diputaciones provinciales por la vía de hecho, es decir, por la cooperaciónespecialmente en temas de interés regional y de entre ellos, el empleo. La de derecho necesitaría de esa amplia mayoría absoluta y al menos un voto más. Y esta necesidades algo que va a marcar toda la legislatura en las relaciones con Ciudadanos y con cada uno de los diputados de la formación naranja.
Se espera, pues, un nuevo discurso, diferenciado del que pronunció hace cuatro años, en el que se mezcle continuidad y la defensa de un nuevo marco jurídico y económico para las próximas décadas. En 2015, el entonces candidato dedicó una hora y cuarenta y cinco minutos para exponer su programa de gobierno durante la primera jornada de las dos en las que se divide el debate. En la segunda, el debate en el que participaron el candidato y los tres grupos parlamentarios duró poco más de tres horas, tras lo cual se celebró la votación pública por llamamiento en la que consiguió los 15 escaños de su grupo y los dos de Podemos. La segunda jornada duró tres horas y 18 minutos, tras los cuales, García-Page fue investido presidente en sustitución de María Dolores de Cospedal que había sacado 16 escaños.

En esta ocasión la sesión de investidura seguirá el mismo desarrollo, con una primera intervención del candidato el martes 2 sin límite de tiempo. Tras lo cual, se suspenderá el pleno hasta la mañana siguiente. Los grupos políticos dispondrán aproximadamente de 21 horas para preparar la respuesta al candidato. En esta ocasión, la oposición la lidera el presidente regional del Partido Popular, Francisco Núñez, que tiene como portavoz de su grupo a Lola Merino. En Ciudadanos, el presidente del grupo es Alejandro Ruiz y la portavoz Carmen Picazo. En el caso del PSOE, la presidencia de los 19 parlamentarios recae en Fernando Mora y la portavocía en Isabel Abengózar.

Más allá de la mecánica, el debate servirá para fijar las líneas por las que va a transcurrir la vida política, parlamentaria y de gobierno, durante los próximos cuatro años. La principal medida que se espera es el anuncio de la reforma del Estatuto de Autonomía para blindar los servicios sociales y establecer las bases del futuro de la Comunidad Autónoma y de su organización política y administrativa, incluyendo la posible reforma electoral y una posible ley de coordinación de las Diputaciones provinciales en aquellas cuestiones que sean de interés general para Castilla-La Mancha. La apreciación del interés general y las fórmulas de coordinación se establecerán por Ley de las Cortes de la Región aprobada por mayoría de tres quintos y en el marco de lo que disponga la legislación básica del Estado. Esta ley, junto a la que regula al Consejo de Gobierno son las dos que estatutariamente deben contar con una mayoría de tres quintos del Parlamento Regional. Esa mayoría está en la actualidad en 20 diputados, por lo que el candidato a la Presidencia necesitaría de un voto más de los que cuenta su grupo para llevar a cabo esa acción. Y esa necesidad anticipa el marco de relaciones que desplegará en los próximos años. Desde sectores del PSOE se señala que es más viable la cooperación que una ley de coordinación. En cualquier caso se quieren evitar situaciones como la que se dio en la legislatura pasada, en la que la Diputación de Cuenca se descolgó del Plan de Empleo Regional impulsado desde la Junta y que contó con la participación del resto de corporaciones provinciales.

Desde el punto de vista económico, el reto que afronta el candidato es acordar un nuevo modelo de financiación que permita a Castilla-La Mancha terminar con su déficit estructural, reducir su deuda y garantizar una adecuada prestación de los servicios públicos. La cuestión es si se va a llegar a un pacto regional entre las fuerzas parlamentarias de nuestra Comunidad, para que la región acuda con una sola voz a la negociación de ese acuerdo, del que van a depender los servicios públicos esenciales: educación, sanidad, dependencia y sociales. Todos los grupos coinciden en que el actual sistema es malo e insuficiente y que Castilla-La Mancha precisa de no menos de 1.000 a 1.200 millones de euros anuales adicionales a los que recibe con el modelo obsoleto de 2009, que se viene prorrogando desde 2014.

En la sesión del viernes la atención estará puesta en los bancos de la oposición y en saber si será el presidente regional del PP el que, como alternativa, le de la réplica o deje la contestación a la portavoz de su grupo parlamentario, Lola Merino. En cuanto al grupo minoritario, el de Ciudadanos, la atención se centra en la posición que adopte tras el acuerdo regional de gobernanza local.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios