www.clm21.es
El gobierno autonómico cierra los siete primeros meses del año con un superávit de 98 millones de euros
Ampliar

El gobierno autonómico cierra los siete primeros meses del año con un superávit de 98 millones de euros

  • El gasto regional crece un 9,3% hasta finales de julio y alcanza los 4.291 millones de euros
  • El adelanto de las entregas a cuenta, los gastos por la pandemia y la caída de ingresos tributarios propios marcan la ejecución presupuestaria

miércoles 19 de agosto de 2020, 21:48h
A finales de julio el gobierno de Castilla-La Mancha había gastado 4.291 millones de euros, 365,7 millones más (9,3%) más que un año antes. Ese crecimiento del gasto tiene su origen fundamentalmente en el capítulo de compra de bienes y de servicios en el que se llevan invertidos 910,9 millones de euros, casi 300 millones por encima ( 48,16%) por encima de julio de 2019. Otra de las partidas con mayor variación absoluta es la de gastos de personal, cuyo crecimiento se aproxima a los 100 millones de euros. En ambos casos, las subidas están ligadas en buena parte a los costes derivados de la lucha contra la pandemia (en el caso del personal, otro de los componentes es la subida de las retribuciones de los empleados públicos).
A pesar de ese fuerte aumento del gasto, el gobierno cerró julio con un superávit presupuestario de 98 millones de euros. La buena salud de la tesorería se debe al adelanto de las actualizaciones de las entregas a cuenta del sistema de financiación por parte del Ministerio. En las arcas de la Comunidad habían ingresado hasta julio de este año 694 millones más que en el mismo periodo de 2019. Esa cuantía supone un aumento del 9,32%, cuando en otros ejercicios las variaciones suelen estar en torno al 4%. Otro de los factores está ligado al aumento de las liquidaciones de las entregas a cuenta por IRPF, que logra compensar las liquidaciones negativas por IVA e impuestos especiales sobre determinados productos de consumo (alcohol, tabaco, cerveza, hidrocarburos).

Esas mayores aportaciones del Estado y el fuerte incremento de los ingresos por tasas y precios públicos logran compensar la caída de los principales ingresos tributarios de Castilla-La Mancha, que se mueven en una caída media del 40%.

En concreto, a finales de julio de 2019, el gobierno regional había ingresado por las principales figuras fiscales 251,6 millones de euros, a los que se sumaban otros 18,2 millones por tasas. Un año después los ingresos por tributos propios se han reducido a 149 millones de euros, mientras que los provenientes de tasas se han incrementado hasta los 69 millones.

La reducción en tributos está ligada fundamentalmente a la paralización de la actividad económica y suspensión de plazos administrativos durante el confinamiento. El impuesto de gestión propia que más ingresos genera a la Comunidad, el de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados ha generado casi 83 millones menos que hace un año. En concreto por transmisiones patrimoniales (cuya mayor aportación proviene de la compraventa de viviendas de segunda mano) se han ingresado 88,2 millones frente a los 154,8 de un año antes y por el de actos jurídicos documentados, 36, 3 millones 16,1 menos que en el mismo periodo de 2019.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios