www.clm21.es
La Junta ingresó 1.062 millones adicionales en el periodo 2016-2018 y gastó 322 millones menos
Ampliar

La Junta ingresó 1.062 millones adicionales en el periodo 2016-2018 y gastó 322 millones menos

  • El gobierno regional priorizó los gastos de personal y de subvenciones corrientes, que crecieron con fuerza, mientras redujo las inversiones y ayudas a las inversiones económicas, sociales y culturales
  • Los mayores ingresos y los recortes del nivel de gasto se dejan sentir en la estabilidad de las finanzas públicas

miércoles 03 de abril de 2019, 21:51h
Es la otra mirada a la política; la que se hace no desde las palabras y las pasiones, sino desde los fríos números, que son los que -más allá de los discursos políticos- desnudan la verdad e indican si se ha gastado más o menos y en qué se ha gastado y cómo se ha gastado. Y tras publicarse los datos de 2018, los números dicen que en el periodo 2016-2018 el gobierno regional ha contado con 1.062 millones por encima de lo que ingresó en 2015 y que en este periodo ha gastado 322 millones menos tomando como base lo que se gastaba en 2015 cuando llegó al poder, es lo que la oposición denomina recortes. Los números también, revelan una modificación de las prioridades presupuestarias en el gasto un giro en la forma de hacer política por parte del gobierno actual en favor de las ayudas corrientes (incluidas las destinadas al sostenimiento del sector público) y del gasto en personal, que registraron un sustancial aumento en detrimento de las inversiones públicas en bienes sociales, económicos y culturales y de las ayudas a la inversión, que acumulan un fuerte descenso. A partir de ahí, la principal conclusión en clave de finanzas públicas: Esta gestión de más ingresos y de recortes de los niveles de gasto se ha dejado sentir en una mejora del déficit público.
2018 cerró como el mejor año de ingresos y gastos del gobierno regional. La mayor recaudación permitió recuperar el gasto público por encima de los niveles de 2015. Tras dos años consecutivos de recortes que hicieron caer el gasto final desde los 6.234 millones de euros de 2015, a los 5.819 millones en 2016 y los 6.129 en 2017, el gobierno finalmente logró estabilizar las cuentas públicas y aumentar el dinero para los servicios públicos en 2018 hasta los 6.422 millones.

Todo ello se produjo por un buen comportamiento de los ingresos fiscales y a pesar de los recortes de la financiación que hizo el gobierno central el año pasado. No obstante los recortes aplicados en 2016 y 2017 dejan un saldo negativo en servicios públicos en estos tres años de legislatura de 322 millones de euros tomando como base lo gastado en 2015. Esos recortes del gasto y un aumento de los ingresos han conseguido que Castilla-La Mancha cumpla con su obligación de rebajar el déficit. En concreto en 2018 tuvo un déficit de 149 millones de euros (0,36% del PIB), cuando el límite estaba establecido en 166 millones (el 0,40%). Este logro fiscal ha sido posible porque además de ese recorte de 322 millones de euros en el gasto acumulado, la Hacienda regional registró unos ingresos acumulados en la legislatura de 1.062 millones de euros.

Durante la legislatura los mayores recortes se han producido en las inversiones públicas y en las ayudas a la inversión. Son lo que se conocen técnicamente como operaciones de capital. El gobierno regional ha acumulado en estos años un descenso de la inversión pública directa por valor de 132 millones de euros y de ayudas a la inversión a empresas, municipios y sectores sociales por 617 millones. En total y tomando como referencia el gasto en 2015, el montante acumulado en reducción de operaciones de capital en la legislatura ha sido de 749 millones de euros. De ellos 294 en 2016, 242 en 2017 y 213 en 2018.

El gobierno priorizó en cambio el gasto corriente, que en los tres años se ha incrementado en 417 millones de euros, aunque no de manera uniforme ya que unas partidas han aumentado y otras han disminuido. La mayor recuperación se ha producido en materia de personal al servicio de la Junta. En concreto, el aumento acumulado por las políticas salariales y de mejora de las plantillas asciende a 442 millones de euros, de los que 274 son de la anualidad de 2018. El gobierno también ha acumulado un gasto de 266 millones en ayudas y subvenciones públicas para gastos corrientes y para el sostenimiento del sector público regional. Estos aumentos han sido posibles también gracias a que en estos tres años, el gobierno ha logrado ahorrar y reducir la factura de otras operaciones corrientes, como los intereses de los créditos en 133 millones de euros gracias a la caída de los tipos de interés en el mercado y a su política de renegociación de la deuda. También ha logrado reducir los gastos de funcionamiento en 158 millones de euros. En este caso, la falta de publicación de los datos oficiales del año pasado por parte del Ejecutivo impide determinar el origen de ese ahorro, ya que la partida incluye desde los gastos por suministros, como agua, luz, teléfono o seguridad hasta los gastos de farmacia y material hospitalario, contratos con clínicas privadas…

2018 cerró como el mejor año económico de toda la legislatura para la Hacienda Regional. El año pasado se produjo casi la mitad del incremento de ingresos adicionales que ha tenido Castilla-La Mancha desde 2015. Pero, al igual que los gastos, los ingresos también han tenido un comportamiento desigual. La región ha recibido menos transferencias, menos subvenciones para proyectos de inversión por un valor acumulado de 244 millones de euros y para otras ayudas por 635 millones. También ha recibido 74 millones menos en este periodo del Fondo de Convergencia. En cambio, la mejora respecto a los niveles de 2015 se da por un mejor comportamiento de los ingresos por tributos y por unos incrementos de los Fondos de Garantía y de Suficiencia.

En concreto en estos tres años la Comunidad ha recibido 283 millones adicionales sobre la base de 2015 por el impuesto sobre la renta, 423 millones por IVA, 176 por impuestos especiales, 135 millones por transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados. En cambio, la caída acumulada de la recaudación por el impuesto de donaciones y sucesiones ha sido de 27 millones de euros. Por el Fondo de Suficiencia Global, la región ha recibido en estos tres años 561 millones más de lo que recibía en 2015 y por el Fondo de Garantía otros 459 millones.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de clm21

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.