www.clm21.es

listas de espera

La directora gerente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, Regina Leal, ha defendido en comisión parlamentaria que la configuración de las listas de espera en la región se realiza mediante un proceso "tecnificado e informatizado", con una sistemática en la que "no participa ningún directivo del servicio regional de salud".

Un 60,4% menos que en 2020 según la Junta

Castilla-La Mancha registra un tiempo de espera de 113 días para una intervención quirúrgica en diciembre de 2021, lo que sitúa a la región por debajo de la media nacional que es de 123 días. Asimismo, se ha reducido el tiempo 173 días, respecto a diciembre de 2020, cuando se situaba en 286 días, lo que supone un descenso del 60,4 por ciento.

En un comunicado, la Vocalía de Médicos Hospitalarios y la Junta Directiva del Colegio de Médicos de Toledo señalan los enormes retos a los que está sometida la atención sanitaria provincial en el actual marco de la pandemia global por coronavirus y subraya que el reciente traslado del Hospital Virgen de la Salud al nuevo Hospital Universitario de Toledo "también ha contribuido a tensar las capacidades de nuestro sistema sanitario público y a elevar las demoras de los pacientes que se encuentran en las listas de espera".

El consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ha rechazado este jueves los planes de choque que propone el PP para reducir las listas de espera en el sistema sanitario público de la región. "Los planes de choque no sirven, en esto hay que estar trabajando continuamente", ha defendido durante su intervención en el pleno de las Cortes.

El tiempo medio de espera para someterse a una intervención quirúrgica en Castilla-La Mancha se sitúa actualmente en 189 días, mientras que la lista de espera total está compuesta por 32.558 pacientes, un total de 16,8 por cada mil habitantes.

La actividad de los servicios de traumatología y oftalmología de los hospitales de Alcázar y de Villarrobledo, de cirugía y digestivo y de traumatología de Guadalajara y de cirugía plástica y de traumatología de Albacete está detrás de la fuerte reducción de la lista de espera quirúrgica registrada en el servicio público de salud en el mes de junio. De los 3.505 pacientes en los que se ha reducido la espera para una operación en nuestra Comunidad respecto a mayo (-9,69%), 3.216 los aportan estos servicios de estos cuatro centros de los 14 complejos hospitalarios que tiene el SESCAM.

  • En abril la factura de atención sanitaria con medios externos alcanzaba los 47,4 millones
  • La externalización ha permitido rebajar en 6.945 pacientes (15,38%) la lista quirúrgica

Durante el mes de abril, el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM) aumentó en más de un 51% los compromisos con la sanidad privada para llevar a cabo operaciones, lo que tuvo incidencia en la lista de espera quirúrgica del servicio público, que se redujeron en 922 personas (-2,31%) en términos mensuales y 6.945 (-15,38%) en valores anuales. En concreto, en el último mes las contrataciones para procedimientos quirúrgicos se incrementaron en 1.725.000 euros, hasta alcanzar un acumulado de 5.046.000 euros. El SESCAM también aumentó en un 24,2% el gasto alcanzado en el primer trimestre para la derivación de pruebas diagnósticas.

El aplanamiento de la curva de enfermos covid en febrero en Castilla-La Mancha permitió recuperar cierta normalidad asistencial, especialmente en cirugía, que logró evitar que se disparase la lista de espera quirúrgica, que cerró el mes con 39.878, cuatro pacientes más que en enero. Todo ello coincidiendo con un descenso de las derivaciones a quirófanos de clínicas privadas tanto de pacientes de cirugía general como de cardiaca.

Seis olas, operaciones suspendidas, consultas aplazadas, presión en urgencias, en hospitalizaciones en planta y alto grado de ocupación de las unidades de cuidados intensivos… Es el rastro que deja el Covid en la sanidad castellano-manchega que, sin embargo, en esa situación ha logrado dejar las listas de espera quirúrgica por debajo de los niveles de 2015. La pandemia, a decir de los datos oficiales, ha conseguido resolver uno de los principales problemas de la administración sanitaria que en los años anteriores había visto cómo crecían las listas de espera al tiempo que aumentaban los plazos de atención a los pacientes. Los datos de 2021 ofrecidos por el SESCAM apuntan a que ya prácticamente ningún castellano-manchego pasa más de 180 días en lista de espera quirúrgica y que el número de pacientes pendientes de una operación está en sus niveles más bajo desde junio de 2015.

El Gobierno de Castilla-La Mancha asegura que ha conseguido los mejores datos de lista de espera para un mes de noviembre de la última década, situándose al cierre de ese mes en 86.608 pacientes pendientes de una intervención quirúrgica, una primera consulta con el especialista o la realización de una técnica diagnóstica.

La directora gerente del Servicio de Salud de Castilla-la Mancha, Regina Leal, ha asegurado que el plan de estabilidad puesto en marcha por el Gobierno regional para reducir el incremento de las listas de espera provocado por el COVID-19 está dando buenos resultados, pues la espera media para una cirugía ha cerrado el mes de octubre en 170 días, con el objetivo de reducirla a 150 días en diciembre.

  • Cuenca reduce reduce un 80,8% su lista de espera quirúrgica en un mes

En el mes de julio las listas de espera para una operación en Castilla-La Mancha se incrementaron un 4,88% con respecto al mes anterior. Si en junio eran 31.978 pacientes a la espera de una operación del SESCAM, en julio son 33.539 los pacientes que conforman la lista de espera. Sin embargo, el dato positivo se encuentra en la lista de espera de larga duración, es decir, el número de pacientes que esperan más de 180 días para una operación, que en julio baja un 5,07% hasta los 11.400 pacientes.

  • Los plazos para una colecistectomía se han duplicado
  • El número de pacientes que aguardan una cirugía ha aumentado un 8,9% y los tiempos medios de espera, un 75,5%

Las operaciones pendientes de cataratas, prótesis de cadera y de rodilla se han disparado. Si antes el tiempo medio para un by-pass cardíaco era de cuatro meses ahora ha aumentado a casi 10. Hay servicios que presentan listas quirúrgicas con plazos medios de intervención que sobrepasan el año. Este reportaje ofrece una visión de cómo la Covid ha afectado a las otras patologías, cuya atención se ha visto relegada porque el Covid acaparaba los recursos del sistema. Va acompañado de un archivo donde se puede comprobar servicio por servicio y patología por patología cómo ha cambiado la situación.

  • Hay 149 pacientes menos que hace un año pendientes de una operación y 15.543 de ser vistos en primera consulta por un especialista
  • Respecto a febrero, se reduce en 922 la lista quirúrgica, mientras aumentan las de consultas y pruebas

Un año después de la pandemia y con tres olas de coronavirus soportadas y decenas de miles de pacientes por Covid atendidos, el sistema de salud de Castilla-La Mancha presenta una reducción de sus listas de espera quirúrgica y de consultas, mientras que se ha incrementado el número de pacientes que están pendientes de que se les realice una prueba diagnóstica. Según los datos oficiales del SESCAM, a finales de marzo de este año, 38.956 castellano manchegos estaban pendientes de pasar por un quirófano, son 149 menos (-0,38%) que un año antes, a pesar de que en varias ocasiones han tenido que suspenderse las intervenciones programadas. El número de pacientes en espera de ser vistos en primera consulta por un especialista ha pasado de los 46.487 a 30.944, lo que supone que uno de cada tres ha salido de la relación (-33,44%). Sólo en el área de pruebas diagnósticas y a pesar de la renovación tecnológica se ha producido un repunte de las esperas, que afectan a 8.895 pacientes, 1.254 más (16,41%) que en marzo de 2020.

Los datos oficiales del SESCAM indican que el sistema sanitario regional fue capaz de contener y reducir las listas de espera en el mes de enero, que estuvo condicionado por las fiestas y libranzas del personal, la escalada de la tercera ola y la borrasca Filomena, que dificultó e impidió la movilidad de los ciudadanos durante varios días en buena parte de la geografía regional.