www.clm21.es
La economía regional destruye empleo por primera vez desde 2012, y 2019 cierra con 5.270 parados más
Ampliar

La economía regional destruye empleo por primera vez desde 2012, y 2019 cierra con 5.270 parados más

  • El paro registrado en las oficinas del Servicio Público de Empleo aumenta un 3,19% y se sitúa en 170.311 personas

viernes 03 de enero de 2020, 12:22h
A falta de que se conozca oficialmente el avance de crecimiento de la economía regional, los datos de paro registrado en diciembre en las oficinas de empleo de la Comunidad (170.311 personas) indican que el dinamismo económico ya no es suficiente para generar empleo. El paro ha crecido en Castilla-La Mancha un 3,19% en el último año (5.270 desempleados más). Era algo que no sucedía desde 2012.
Si este era el registro de paro a final de mes, la afiliación media de todo diciembre a la Seguridad Social, se mantenía en crecimiento positivo, un 1,11% (7.838 trabajadores más en alta). El dato, es el más moderado desde 2013 y que está muy alejado de los índices de 2018 (3,47%), de 2017 (4,47%) y de 2016 (3,10%).

La desaceleración de la economía se empezó a notar en los últimos meses de 2017 y, su traslación al mercado de trabajo se empezó a sentir en 2018 y se agudizó en 2019. Ya en el segundo trimestre de 2019, la Encuesta de Población Activa apuntaba el primer aviso. Entre marzo y junio desaparecían 9.000 empleos. La destrucción de puestos de trabajo en el comercio y la agricultura ponían al empleo de la región en números rojos en el segundo trimestre.

La Consejera de Economía, Empresas y Empleo consciente del problema, anunciaba la inmediata puesta en marcha del Plan de Empleo Local en colaboración con las Diputaciones para dar trabajo a 8.000 parados.

En octubre el gobierno regional presentaba sus presupuestos para 2020 y estimaba el crecimiento económico para este año en el 2%, y el mismo porcentaje para el empleo. A finales de mes, se conocían los datos de la EPA del tercer trimestre mantenían el signo del trimestre anterior y, a pesar del turismo, la hostelería y la vendimia, el sector privado regional mantenía la destrucción de empleo en el tercer trimestre del año.

Con esos resultados, los analistas empezaron a mirar más detenidamente los datos de paro registrado en las oficinas de empleo de los meses que quedaban de año. Unos días después de conocerse la EPA del tercer trimestre, veían la luz los datos del paro registrados en las oficinas del Servicio Público de Empleo relativas a octubre. Clm21.es señala que “La economía regional se acerca al crecimiento cero del empleo: El paro cae un 0,19% anual y las afiliaciones suben un 1,13%”. En noviembre se encienden las luces rojas. El paro registrado ese mes en las oficinas de empleo de Castilla-La Mancha crece en términos anuales por primera vez desde agosto de 2013 y se sitúa en 170.609 personas, 1956 más que un año antes (1,16%). El empleo se debilita en todos los sectores en términos anuales, pero lo hace con más fuerza en el de servicios, el motor de la economía regional que da trabajo a casi el 70% de la población ocupada de la región, que en los balances anuales ya no absorbe mano de obra, sino que destruye. A pesar de la ligera mejoría mensual en noviembre, el paro aumenta en este sector en 3.492 personas (3,14%) en términos interanuales, el peor dato desde hace más de seis años. En el resto de las actividades económicas, el paro desciende, pero pierde mucha tracción y la bajada muestra síntomas de agotamiento.

En diciembre el dato del sector servicios empeora y el crecimiento del paro en esta actividad llega al 3,96% y afecta a 112.742 personas. Dicho de otro modo, dos de cada tres parados castellano-manchegos (66,2%) son trabajadores de este sector. Con todo, construcción (14.288 parados) y agricultura (13.333) son las que presentan peores índices, con aumentos del 6,99% y 6,44% respectivamente.

La industria regional, que ha bajado precios para competir en un escenario nacional y europeo de desaceleración marcado por el Brexit, el aumento del precio del crudo y las guerras arancelarias, logra una abultada cartera de pedidos que le permite mantener la actividad, aún a costa de que se resienta la cifra de negocios. Este escenario le permite mantener el empleo. El número de parados en el sector es de 16.994, dos menos que un año antes.

La mejor evolución en el mercado de trabajo se da en el colectivo que accede por primera vez a un empleo. El paro en este grupo en diciembre afecta a 12.954 personas, 758 menos -5,53%) que un año antes.

En el conjunto de España, el paro baja en el año en 38.692 trabajadores (-1,21%). El dato muestra también la fatiga del mercado de trabajo nacional, que se apunta la peor evolución desde 2012, muy alejado de los registros de 2018 (-6,17%), de 2017 (-7,84%) o de 2016 (-9,54%). A nivel nacional, todos los sectores, salvo la agricultura, logran disminuir su paro.

En cuanto a las afiliaciones a la Seguridad Social (en los análisis se toma la media mensual y no el dato del último día del mes como ocurre con el paro), Castilla-La Mancha alcanza las 714.036, son 7.838 más que en diciembre de 2018 (1,11%). El crecimiento se da en todas las provincias, salvo en Ciudad Real, donde disminuyen un 0,38%.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios