www.clm21.es
El sector turístico, hoy cerrado por la alerta sanitaria, salvó febrero a pesar del coronavirus
Ampliar

El sector turístico, hoy cerrado por la alerta sanitaria, salvó febrero a pesar del coronavirus

  • La región registró 162.595 visitantes, un 13,28% más que un año antes
  • En el conjunto de España se produjeron desplazamientos turísticos de 6.477.43 personas

lunes 23 de marzo de 2020, 11:53h
El sector turístico español y el regional de Castilla-La Mancha salvaron el mes de febrero, a pesar de la crisis del coronavirus. En el caso de nuestra Comunidad fue gracias al tirón de los viajeros españoles, mientras que a nivel nacional el crecimiento se produjo tanto en el segmento del turismo de residentes como en el de extranjeros. Cataluña si notó la cancelación del Mobile, que el año pasado tuvo 109.000 visitantes. En esa Comunidad la cifra de visitantes extranjeros se contrajo un 6,3%. Además, en la provincia de Barcelona el número de pernoctaciones se redujo en 110.000 respecto a febrero de 2019.
El mes pasado los movimientos de turistas nacionales se reactivaron en nuestra Comunidad (13,28% interanual), mientras que los de visitantes extranjeros se contrajeron un 5,65%. Ese impulso de los visitantes españoles (140.021) llevó la cifra total de turistas en el mes a 162.595. Fueron 15.059 más que en el mismo mes del año anterior. El número de extranjeros se redujo en 1.352. Ese flujo de viajeros tuvo su incidencia en las pernoctaciones, que llegaron a 259.028, que son 22.176 más que en febrero de 2019 (9,36%). Las de nacionales (217.642) se incrementaron un 11,66%, mientras que las de residentes en otros países fueron 543 menos (1,30%). En el conjunto de España se produjeron desplazamientos turísticos de 6.477.43 personas, un 7,75% más que un año antes.

Febrero fue el mes de la ausencia de alerta sanitaria y de las declaraciones afirmando y reafirmando la no necesidad de la misma. Desde el gobierno central se trataba de frenar el impacto que el virus podría ocasionar en la economía turística española. El mes se había iniciado con el primer caso de coronavirus detectado en España el último día de enero. Era un caso importado, el de un turista alemán que se había infectado por contacto con un ciudadano chino portador del virus. Quedó confinado en un hotel de la Gomera. En el escenario inmediato estaba el Mobile World Congress de Barcelona, los carnavales de algunas zonas de España con fuerte atracción turística y en el medio plazo la campaña de Semana Santa.

En Castilla-La Mancha, el sector rebajó los precios un 0,62% y puso en oferta 30.324 plazas, 180 más que un año antes. Logró un grado de ocupación del 29,3% el segundo más bajo de España., tras Galicia, donde el porcentaje fue del 26,8%. Los ingresos por habitación ocupada fue de 54,32, un 0,67% más que un año antes y la rentabilidad medida en ocupación por habitación disponible fue de 19,12 euros (un 3,2% por encima de febrero de 2019). El personal empleado en los establecimientos hoteleros de la región llegó a las 2.501 personas, 44 más que un año antes. Un buen dato para la temporada baja, en la que en los meses de enero y febrero se produce el menor grado de empleos hoteleros del año. Precisamente es a partir de febrero cuando se produce la curva al alza hasta llegar a máximos en agosto, donde el trabajo en estos establecimientos de la Región supera las 3.000 personas. En marzo del año pasado se llegaron a las 2.700 personas y en abril, mes en el que se celebró la Semana Santa, a casi los 2.900.

Son cifras que van a quedar pulverizadas este año por la crisis sanitaria. El estado de alerta y la paralización de la actividad han enterrado la esperanza que las autoridades del gobierno central tenían en febrero de que el principal sector de la economía mantuviera su actividad. La primera señal fue la clausura, del Mobile, la mayor feria de tecnología móvil del mundo, que en 2019 había atraído a 109.000 visitantes de 200 países y había tenido un impacto de 473 millones de euros. Se tenía que haber celebrado del 25 al 28 de febrero, pero se clausuró el día 13. El día 26, Barcelona registró su primer caso de coronavirus.

Las decisiones de febrero son ya es historia. Lo mismo que las declaraciones de los responsables del gobierno central, como el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que el día 13 de ese mes declaraba a propósito de la cancelación del Mobile: “No hay ninguna razón de salud pública que aconseje tomar ninguna medida o que impida la celebración de eventos de este tipo". "Tenemos un sistema nacional de salud muy potente, estamos preparados para hacer frente a cualquier situación", dijo el ministro de Sanidad. En la misma línea se pronunciaba la vicepresidenta Carmen Calvo: "No es por ninguna alerta sanitaria en nuestro país, que estamos en una situación de respuesta muy buena". También la vicepresidente económica, Nadia Calviño: “"Con la información disponible en este momento y la recomendación de los expertos de salud pública, no hay ninguna razón de salud pública que impida celebrar un acontecimiento de esas características en nuestro país".

Hoy la actividad hotelera se ha paralizado y se ha establecido el cierre total de los establecimientos hasta nueva resolución del gobierno central. El decreto del gobierno es del jueves 19 y daba un plazo de una semana para el cese de la actividad, que cumple el próximo jueves. En una orden ministerial, se establece esta medida preventiva para todos los hoteles y alojamientos similares, alojamientos turísticos y otros alojamientos de corta estancia, campings, aparcamientos de caravanas y otros establecimientos similares, ubicados en cualquier parte del territorio nacional.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de clm21

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.