www.clm21.es
Playa de Benidorm. Archivo
Ampliar
Playa de Benidorm. Archivo

En nueve meses la economía española destruirá el empleo creado en nueve años y la riqueza generada en cuatro

  • Las previsiones del FMI trasladada a personas y euros supone que 1.620.000 trabajadores se quedarán en paro y que España perderá 100.000 millones de su riqueza

miércoles 15 de abril de 2020, 10:39h

España perderá 100.000 millones de su riqueza este año y destruirá 1.620.000 empleos. Son los valores absolutos que se esconden tras los porcentajes de las previsiones realizadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el impacto del Covid-19 en la economía española. La riqueza que se prevé que pierda España equivale a la ganada en los últimos cuatro años y el empleo que destruya al creado en los últimos nueve años. En nueve meses, la economía española destruirá el empleo creado en nueve años y la riqueza generada entre 2016 y 2019.

Palacio de Oriente de Madrid. (Archivo)
Ampliar
Palacio de Oriente de Madrid. (Archivo)

Cuando el FMI puso sobre la mesa el aumento de la tasa de paro a casi el 21% y la caída del PIB en un 8%, los datos sobrecogían. Pero cuando se trasladan los porcentajes a personas y euros, se abre el abismo. Lo que venía a decir es que en este año el paro iba a aumentar en nuestro país un 50%, que iba a pasar de una tasa del 13,8% al 20,8%, siete puntos, 1.620.000 personas. España no tenía esa tasa de personas sin empleo desde el primer trimestre de 2011. Con la Gran Recesión, nuestro país llegaría dos años después, a final del primer trimestre de 2013 a un paro del 26,94%.

El 28 de abril el Instituto Nacional de Estadística publicará la Encuesta de Población Activa de los tres primeros meses del año. Los datos recogerán el primer impacto de la crisis en nuestro mercado de trabajo. Los datos del paro registrado en marzo en las oficinas de empleo ya hacen prever que la tasa de paro habrá subido al menos 4 puntos. Tras el dato figuran las personas que se fueron al paro al no renovárseles contratos temporales o de obras y servicios o a los que se despidió por no pasar el periodo de prueba. Queda la segunda oleada, que será más prolongada en el tiempo y vendrá marcada por los Expedientes de Regulación de Empleo, por los concursos de acreedores, por el cierre de negocios de empresas y autónomos. Y en esa segunda oleada se espera otra destrucción de empleo similar a la de marzo.

Pero esta será la más dañina para la economía, porque está asociada a la destrucción del tejido productivo. Un tejido que ya sufre. El día 30 conoceremos el primer impacto de la ola en la riqueza nacional. Al contrario que lo que sucede en el empleo, el golpe será más suave y será la segunda ola, la que se prolongará durante los nueve meses siguientes, la más devastadora. Ese día 30, el Instituto Nacional de Estadística hará público el avance de la contabilidad nacional del primer trimestre, es decir, cómo ha evolucionado el Producto Interior Bruto (PIB). El año pasado, la economía nacional, ya en proceso de desaceleración, creció un 2% y el gobierno estimaba antes de la crisis que en 2020 la economía crecería un 1,6%, es decir unos 20.000 millones de euros. Lejos de esos, en el horizonte la amenaza es que pierda 100.000. Hay otras previsiones, como las realizadas por el BBVA, que sitúan esa destrucción en 125.000 millones.

En los últimos años cuando la economía española crecía por debajo del 1,5% no generaba empleo. Es a partir de esta barrera (algunos economistas la elevan al 2%) cuando se empieza crear empleo. Para absorber el impacto, España debería crecer en los dos años siguientes, 2021 y 2022 a razón del 4% anual, y ese crecimiento no terminaría de rebajar la tasa de paro a los niveles previos a la pandemia.

En esta segunda quincena de abril, y hasta que se publiquen los datos de la EPA y del PIB, se irán conociendo otros indicadores que irán dibujando la ola económica. Mañana se hará público el índice de confianza empresarial y el 24 el de precios industriales de marzo. Uno de los datos más importantes será el de la coyuntura turística hotelera a finales del primer trimestre, que el INE publicará el jueves de la semana que viene.

El turismo aportó a la economía nacional 176.000 millones (datos del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC) referidos a 2018). Es el sector que más riqueza genera, un 14,8% del PIB y tiene 2,8 millones de empleados, el 14,7% del empleo total de nuestro país. Los 83,7 millones de turistas extranjeros que visitaron España en 2019 se gastaron en nuestro país 92.278 millones de euros, según los datos del INE.

El turismo es la principal actividad de la economía española y está paralizada. Su recuperación va a depender del control mundial de la pandemia y de que no se modifiquen los hábitos de los viajeros internacionales. Un dato a tener en cuenta es la imagen país. Y la pandemia le ha dado un duro golpe. Más allá de nuestras fronteras, España aparece como la nación con más casos por millón de habitantes.

La salida en V (tocar suelo y subir a la misma velocidad y en la misma proporción en las que se ha bajado) para este sector no depende tanto de medidas de despacho, que también, sino del control internacional de la pandemia, y, fundamentalmente de la tranquilidad, de la seguridad, que depende en último caso de la existencia de una vacuna y de la imagen país.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios