www.clm21.es

PIB

Los desafíos a los que se enfrenta la cadena de suministro derivados de la pandemia y la invasión rusa de Ucrania podrían provocar la pérdida de 920.000 millones de euros del PIB de la Eurozona para 2023, según el último informe de Accenture, 'De la disrupción a la reinvención: el futuro de la cadena de suministro en Europa'.

La agencia de calificación crediticia S&P Global ha aplicado una rebaja generalizada de sus estimaciones de crecimiento del producto interior bruto (PIB) de una serie de países por el alargamiento del conflicto entre Ucrania y Rusia y por el contexto actual de elevada inflación, siendo España el país que ha registrado un mayor recorte en sus perspectivas.

El Banco de España ha anticipado una nueva revisión a la baja de sus previsiones de crecimiento para la economía española, por debajo de lo estimado en abril (4,5%), en un contexto de incertidumbre marcado por la guerra en Ucrania, el alza de precios y la persistencia de los cuellos de botella en los procesos productivos.

La economía de Castilla-la Mancha habría crecido un 3,6% interanual en el primer trimestre del año, en el que la media nacional se habría situado en el 6,4%, según las estimaciones realizadas por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal. En tasa intertrimestral, en el periodo de enero-marzo de 2022 en comparación con el de octubre-septiembre de 2021, la economía regional presentaría una evolución negativa del -0,2%, lo que la sitúa junto a la de Navarra en el furgón de cola de la economía española.

El Gobierno ha recortado su previsión de crecimiento de la economía española al 4,3% para este año, 2,7 puntos porcentuales menos que en sus anteriores estimaciones (7%), en un contexto de elevada incertidumbre por el impacto de la guerra en Ucrania y la escalada de precios. De cara a los próximos años, el Ejecutivo prevé un crecimiento del 3,5% en 2023; del 2,4% en 2024 y del 1,8% en 2025.

La guerra en Ucrania ha provocado que el Fondo Monetario Internacional (FMI) acometa una nueva rebaja generalizada de sus previsiones macro en la edición de abril de su informe 'Perspectiva Económica Mundial', publicado este martes, y que en el caso de España contempla una rebaja del Producto Interior Bruto (PIB) de un punto porcentual, hasta situarla en el 4,8% en 2022.

La crisis provocada por la guerra en Ucrania restará más de un punto al crecimiento de la economía española en 2022, "con riesgos al alza", y la inflación "golpeará de manera mucho más intensa" a las familias más vulnerables, según analiza Esade EcPol en un documento en que el analiza el impacto del conflicto bélico en España y las medidas aprobadas por el Gobierno para hacerle frente.

La mayor recaudación por los impuestos especiales que gravan hidrocarburos, tabaco, cerveza y otros productos (99 millones más que el año pasado) por una reactivación del consumo y el aumento por extraordinarios de las transferencias procedentes del Estado y de la Unión Europea permitieron a la Comunidad Autónoma conseguir un superávit presupuestario por segundo año consecutivo. La Hacienda pública regional aumentó sus ingresos en 568 millones de euros el año pasado respecto a 2020, aunque se resintieron los procedentes del IRPF (-59 millones).

El panel de analistas de Funcas ha rebajado en medio punto su estimación de crecimiento del PIB para este año, hasta el 4,3%, debido a una evolución de la economía española durante el primer trimestre peor de la esperada.

La Comisión Europea calcula que la economía española crecerá un 4% en 2022, lo que supone un recorte de un 1,6% en comparación con la estimación que hizo en febrero y duplica su previsión de repunte de la inflación hasta el 6,3% para el presente ejercicio, frente al 2,8% estimado a principios de año, en las que son las primeras previsiones económicas del ejecutivo comunitario desde el estallido de la guerra.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) considera "factible" la previsión de crecimiento del PIB del 4,3% proyectada por el Gobierno para 2022, pero ha advertido de "riesgos a la baja" derivados del actual contexto económico.

  • Todo ello, tras un primer trimestre en el que la Comunidad figuraba en el grupo de regiones con mejor evolución

Castilla-La Mancha crecerá un 3,5% este año y un 3,1% el que viene, según las previsiones del Observatorio Regional de BBVA Research, que fija en el 4,1% el incremento del PIB nacional para 2022 y en el 3,3% el de 2023. La entidad apunta a que el menor avance de la economía de nuestra Comunidad tiene su origen en la mayor intensidad del uso de la energía en nuestro PIB y en una mayor dependencia de los productos importados, algo que también sucede en los casos de Aragón, Castilla y León, Cantabria, País Vasco, Galicia, Asturias, Navarra y La Rioja, cuyo crecimiento en el bienio se situará por debajo de la media española. Todo ello después de que la región haya tenido una evolución en el primer trimestre mejor que el último cuarto del año pasado, situando a Castilla-La Mancha y Extremadura en el cuarto puesto de la evolución económica trimestral.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha confirmado este lunes que habrá una revisión a la baja de la previsión de crecimiento del PIB para este año (7%) por el impacto de la guerra de Ucrania en la economía española, aunque ha insistido en que el crecimiento seguirá siendo "robusto".

La vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha reconocido este miércoles en el Pleno del Congreso que "la situación es muy difícil" y por ello ha dicho ser "más prudente" que el Banco de España en algunos de los elementos que ha publicado" en la revisión a la baja de sus previsiones de crecimiento.

La deuda del conjunto de las administraciones públicas cerró el ejercicio 2021 en 1,427 billones de euros, lo que supone un incremento de 82.000 millones más que hace un año, aunque se reduce hasta el 118,4% del PIB, más de un punto por debajo del objetivo del Gobierno, de acuerdo con los datos publicados este jueves por el Banco de España, que reflejan que la deuda de Castilla-La Mancha era a finales del pasado año de 15.498 millones de euros, el 36,5% de su PIB.