www.clm21.es
El gobierno autonómico se convertirá en 2021 en dinamizador de la economía con un aumento del gasto de casi 1.000 millones
Ampliar

El gobierno autonómico se convertirá en 2021 en dinamizador de la economía con un aumento del gasto de casi 1.000 millones

  • La riqueza regional caerá este año a niveles de 2008 y no se recuperará hasta 2022
  • En 2021 el Estado recortará en 112 millones la financiación ordinaria y CLM ingresará 152 millones menos por tributos propios

miércoles 14 de octubre de 2020, 10:52h
En su cuadro macro para el próximo año, el gobierno regional estima que el Producto Interior Bruto de Castilla-La Mancha retrocederá en 3.532 millones de euros (8,3%) para situarse en 39.027 millones de euros. En el marco presupuestario 2017-2020, el gobierno regional tenía previsto que la economía regional creciera un 2,4% en el presente año, porcentaje que rebajó al 2% por la desaceleración de los diferentes sectores. El objetivo estaba en situar la riqueza regional a finales de 2020 en el entorno de los 43.400 millones. La pandemia ha desbaratado el ritmo de crecimiento y, según las previsiones del Ejecutivo, ocasionará unas pérdidas de casi 4.400 millones de euros.
Esa contracción de la economía rebajará el PIB por habitante desde los 20.876 euros alcanzados en 2019 a los 19.145 euros, un retroceso de 1.731 euros. Las perspectivas del gobierno regional sitúan en el horizonte de 2022 la recuperación de los niveles económicos alcanzados por la Comunidad en 2019.

En comparación con la evolución de los últimos años el Covid retrotraerá la economía de nuestra Comunidad por debajo de los niveles de 2008, cuando justo antes del estallido de la burbuja inmobiliaria y de la crisis financiera, el PIB de Castilla-La Mancha estaba en 39.926 millones de euros. La economía regional necesitó nueve años hasta recuperar ese nivel, que se logró alcanzar en 2017.

Como señaló el consejero de Hacienda Juan Alfonso Ruiz Molina en la rueda de prensa donde dio a conocer el techo de gasto no financiero, la contracción de la economía regional en 2020 será menor que en el conjunto del país, donde el gobierno central prevé una caída del 11,3%.

La diferencia, como explicó Ruiz Molina, se debe a la propia estructura productiva de la región, ya que los sectores más afectados por las medidas tomadas para reducir la propagación del virus, como pueden ser el turismo o la hostelería, tienen menos peso en la economía regional que en el conjunto nacional. A su vez, aquellos sectores en los que estas limitaciones han tenido menos repercusión, como la agricultura o la industria manufacturera, tienen mayor protagonismo en la región. También se ha tenido en cuenta el importante peso que tiene la Administración pública en el PIB regional, ya que este sector no ha visto limitada su actividad, teniendo incluso un papel incentivador en algunos casos.

Efectivamente, el consumo público vendrá a paliar la caída de la demanda de los hogares y la industria agroalimentaria y las exportaciones, dos de los ejes de desarrollo económico en los que ha trabajado el gobierno desde 2015, permitirán contener la caída. Lo mismo que la menor dependencia de nuestra Comunidad del turismo exterior contribuirá a que el impacto sea menor y sus resultados definitivos, descontado ya la pérdida de viajeros internacionales, depende de las limitaciones a la movilidad que se den en otras Comunidades, especialmente en las limítrofes.

Pero ¿Cómo será el consumo público? Será mayor.

Para 2020 el límite del gasto no financiero estaba en 6.620 millones de euros (un 7,5% del de 2018 equivalente a 460 millones). Para 2021 el gobierno lo sitúa en 7.562 millones, es decir puede llegar a gastar 942 millones más (14,25%) de lo previsto inicialmente para 2020, una cuantía que el gobierno piensa sufragar al 50% mediante deuda y mediante una subvención del Gobierno central.

Sin embargo, para gastar más el gobierno deberá tener otras fuentes de financiación, porque los ingresos propios caerán en torno a los 260 a 265 millones, que sumados a un aumento del gasto de 942 millones suponen un esfuerzo de 1.200 millones de euros. Y es ahí donde entran los fondos especiales de la Unión Europea para la recuperación, de los que Castilla-La Mancha aspira a beneficiarse de 392 millones para financiar sanidad, educación y reactivación económica.

En estos días han surgido nuevas informaciones en torno a los fondos de reactivación, que podrían quedar bloqueados en Bruselas por desacuerdos institucionales y también entre países, lo que, en principio podría retrasar su llegada a la segunda mitad del año que viene.

En cuanto a la financiación anual ordinaria, Clm21.es ya había anticipado un recorte de las dos líneas de financiación provenientes del gobierno central: las entregas a cuenta 2021 y la liquidación de 2019. En total, en 2021 Castilla-La Mancha recibirá del Estado por el sistema de financiación 112,4 millones de euros menos que en 2020. La otra vía ordinaria, la de los ingresos por tributos propios también se recorta. La caída de la actividad económica repercute especialmente en las transmisiones patrimoniales y en los actos jurídicos documentados. Si para 2020 había consignados 1.026 millones por el resto de ingresos propios, en 2021 serán 873,3, es decir 152,7 millones menos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios