www.clm21.es
LOS CAMBIOS EN LAS GERENCIAS HOSPITALARIAS, ÚLTIMO CARTUCHO DEL CONSEJERO Y LA GERENTE DEL SESCAM
Ampliar

LOS CAMBIOS EN LAS GERENCIAS HOSPITALARIAS, ÚLTIMO CARTUCHO DEL CONSEJERO Y LA GERENTE DEL SESCAM

lunes 06 de febrero de 2017, 12:52h

Los últimos relevos en las gerencias del complejo hospitalario de Toledo y de la dirección médica en el área integrada de salud de Guadalajara llegan en unos momentos en el que cada vez son más las voces dentro del Partido Socialista que reclaman un cambio al frente de la Consejería, cuyo titular es Jesús Fernández Sanz, y en la dirección de Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), cuya gerente es Regina Leal.

Lo que pretendía ser la imagen del gobierno regional: la recuperación de los servicios públicos, especialmente de educación y sanidad, sufre un fuerte deterioro. Las elevadas listas de espera quirúrgica, el aumento de los tiempos medios y máximos de espera, el colapso de las urgencias, los recortes en contrataciones de personal, las faltas de vacunas pediátricas, las protestas de los diferentes colectivos sanitarios e incluso la denuncia de los profesionales en los juzgados, contradicen la línea oficial de que se está recuperando la sanidad pública.

Fernández Sanz sobre la elevada lista de espera de Toledo: “Es una gran área sanitaria, con infraestructura obsoleta, que no da más en quirófanos”

A pesar de que el consejero ha insistido en ese mensaje y de que “se mantiene la hoja de ruta”, los nuevos nombramientos tratan de ser un cortafuego. El actual equipo directivo quema sus últimos cartuchos tras el deterioro del sistema sanitario y, sobre todo, de la proyección mediática de ese deterioro, que ha alcanzado los telediarios nacionales. Un deterioro que no hay semana que los portavoces del partido no tengan que tratar de relativizar.

A preguntas de clm21.es, el consejero ha tenido que admitir de forma explícita la difícil situación del complejo hospitalario de Toledo, en el que se acumula un tercio de los pacientes que están en lista de espera quirúrgica en toda la Comunidad (12.434 de los 36.096 totales). Lo ha achacado a que “es una gran área sanitaria, que tiene una infraestructura obsoleta, que no da más de sí en número de quirófanos”.

En la actualidad el complejo tiene 20 quirófanos. Fernández Sanz, además de ver la solución en un futuro (no muy cercano) con la apertura del nuevo hospital que aportará 25 nuevos quirófanos, a los que habrá que sumar los de los hospitales del Valle, Provincial y Parapléjicos, apuesta a corto plazo por emplear los quirófanos “todo lo que podamos a jornada completa ordinaria”, es decir en horario laboral de los profesionales, sin ir al sistema de “peonadas” o complementos por ampliación de la jornada.

El consejero anticipa que en 2016 el Gobierno se ahorró derivar 4.000 pacientes a clínicas privadas

Al tiempo que hacía estas manifestaciones, el consejero presumía de que durante 2016 se han reducido las derivaciones sanitarias. El informe anual -que todavía no se ha hecho público- viene a decir, según el consejero, que “se ha recuperado la sanidad pública, que han quedado atrás las caravanas de ambulancias desde Toledo, Ciudad Real y Guadalajara en las carreteras hacia Madrid. Hemos conseguido revitalizar la sanidad pública con más recursos humanos, con un plan de renovación tecnológica y con reformas de las infraestructuras. De las 8.000 derivaciones quirúrgicas a clínicas privadas hemos pasado a 4.000”. No obstante, el consejero no ha explicado las razones por las que, a pesar de sus afirmaciones, el SESCAM mantiene en 2017 el mismo presupuesto que en 2016 y que en 2015 (que fue elaborado por el anterior gobierno) para pruebas, tratamientos e intervenciones en clínicas privadas. Tampoco ha explicado por qué con unas elevadas listas de espera se ha optado por hacer la mitad de las derivaciones previstas.

Esa reducción de derivaciones, anticipada por el consejero, se ha dejado sentir en las listas de espera, con un incremento de los tiempos máximos y medios que tienen que esperar los pacientes. El problema afecta especialmente a los servicios que consumen más recursos, como el de traumatología, que son postergados en favor del resto, lo que les hace aumentar el número de pacientes pendientes de una intervención.

Durante el último año el sistema público ha asumido esas 4.000 derivaciones menos (el mismo número que se ha reducido la lista de espera). Pero ese esfuerzo se ha dejado sentir negativamente en determinadas zonas sanitarias, como Albacete (donde la lista ha aumentado un 23,5 por ciento) y Toledo, en determinados servicios como traumatología, que han visto aumentada su lista en 2.834 personas, y en los tiempos medios de espera y en el número de pacientes que tienen que esperar más de seis meses en pasar por el quirófano (de 7.700 en 2015, se ha pasado a 12.000 en 2016).

Las 1.000 derivaciones internas en el sistema público regional, insuficientes para controlar las listas de espera de Toledo y Albacete, que siguieron creciendo

El gobierno ha empleado el sistema de derivaciones públicas internas, denominado oficialmente como trabajo en red, que se basa en que pacientes de una provincia son operados en un hospital público de otra provincia o comarca dentro del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM). Esas derivaciones internas tampoco han servido para reducir las abultadas listas de espera que presentan determinados hospitales, como Toledo (12.367) o Albacete (8.053). El consejero ha cuantificado en 1.000 las derivaciones entre hospitales públicos de nuestra Comunidad, que han afectado especialmente a pacientes de Toledo que han sido derivados a Talavera y Manzanares (Ciudad Real). Además de los de Toledo y Albacete, que vieron incrementar sus listas, el hospital de Guadalajara es el tercero con mayor número de ciudadanos pendientes de una operación.

Estos datos, además de los conflictos que han transcendido públicamente, están detrás de los relevos que se han producido y que, según han anticipado, no serán los últimos. Al frente de la gerencia del Complejo de Toledo estará el reputado urólogo, con experiencia en gestión hospitalaria, Juan Blas Quílez. Su antecesor ha durado en el puesto poco más de cuatro meses.

El consejero le ha agradecido a Juan Blas, que aceptara el reto y le ha deseado suerte, aunque ha señalado que “se va a seguir con la hoja de ruta” y en medio de la caída de la calidad de los servicios sanitarios, Fernández Sanz, ha enumerado las principales actuaciones que se van a acometer en el hospital de Toledo: la inversión prevista en el TAC, el arreglo de los ascensores, las obras en obra de urgencias, la canalización de las aguas, la reforma de la oncología pediátrica, y la apuesta por el nuevo hospital…”

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios