www.clm21.es
Ence Puertollano
Ampliar
Ence Puertollano

Ence valorizó 1,5 millones de toneladas en sus plantas de biomasa, entre ellas las de Puertollano y Villarta

Las plantas de generación de energía renovable con biomasa de Ence valorizaron más de 1,5 millones de toneladas de material vegetal en el conjunto del ejercicio 2021, según ha dado a conocer la compañía que Castilla-La Mancha cuenta con dos plantas, una en Puertollano con una capacidad de 50Mw y otra en Villarta de Dan Juan, de 16 Mw. La capacidad de estas plantas representa casi la cuarta parte de la de todas las instalaciones nacionales, que es de 266Mw. En 2020 ambas instalaciones aportaron a la red 316.700 MWh de electricidad renovable y totalmente gestionable a partir de la valorización de restos vegetales, principalmente agrícolas.

Durante 2021 la compañía movilizó restos vegetales por un importe total de más de 60 millones de euros, que se distribuyeron principalmente en el medio rural cercano a las instalaciones de la compañía, donde se produce y se recoge el combustible renovable que permite la actividad de estas instalaciones.

Ence valoriza para la generación de energía renovable biomasa de origen agrícola, forestal e industrial. Del conjunto del material vegetal movilizado, cerca de un 45% procede de la actividad agrícola, como son cultivos de algodón y cereales, hortalizas, frutales, viñedos y olivares en el entorno de las instalaciones de Ence. Por su parte, la biomasa forestal (restos de cortas, cortezas y leñas forestales) ha supuesto más de un 35% en todo el pasado año.

Mientras, la biomasa procedente de la industria transformadora, como orujillo resultante del proceso de extracción del aceite de oliva, hueso de aceituna, raspón de uva, cáscara de almendra, cáscara de arroz, granulado de corcho o serrín vegetal, entre otros, ha aportado en torno a un 20% de la biomasa total gestionada por Ence el pasado año.

Por otro lado, el aprovechamiento energético de todos los restos forestales y agrícolas del entorno de las plantas de Ence en Castilla – La Mancha tiene un alto impacto social en términos de dinamización económica y empleo. Según los datos de la Asociación de empresas de Energías Renovables (APPA), cada megavatio instalado para biomasa sostiene 30 puestos de trabajo entre directos, indirectos e inducidos, lo que eleva el impacto social de la actividad energética de Ence en esta comunidad autónoma hasta los 2.000 empleos.

En este punto se evidencia la aportación de estas instalaciones a la lucha contra la despoblación de las áreas rurales, al crear empleo y riqueza en el entorno en el que operan. De hecho, de media, el 85% de los trabajadores directos e indirectos de estas plantas son profesionales procedentes de las localidades colindantes; y la compañía se ha comprometido a dar prioridad a los proveedores radicados en la comarca en sus procesos de compra, como parte de su compromiso con el desarrollo de los entornos donde opera.

Ence es el mayor generador de energía renovable con biomasa en España, con una capacidad instalada de 266 MW y una cartera de proyectos de 505 MW, que incluye, además, instalaciones fotovoltaicas. La compañía adquiere, anualmente, 1,7 millones de toneladas de biomasa, aplicando un decálogo propio que garantiza su uso sostenible como combustible, impulsando así la economía circular en el medio rural. Las plantas de Ence, al aprovechar restos vegetales de origen agrícola y forestal de proximidad, contribuyen a reducir su impacto ambiental, solucionar problemas en su gestión, y minimizar el riesgo de incendios.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios