www.clm21.es
Ana Guarinos: “El gobierno de García-Page ha decepcionado a los ciudadanos generando unas expectativas fallidas”
Ampliar

Ana Guarinos: “El gobierno de García-Page ha decepcionado a los ciudadanos generando unas expectativas fallidas”

lunes 19 de febrero de 2018, 08:51h

Coinciden propios y extraños en que es una trabajadora incansable. Tiene la capacidad de descifrar la política y vestirla de calle. De verbo fácil, fluido y directo, a veces punzante, siempre habla de frente. Forma parte del grupo de personajes imprescindibles en un partido. Lo estudia todo, lo analiza todo y se ha ido convirtiendo en una de las memorias históricas de Castilla-La Mancha y de Guadalajara. A Ana Guarinos, presidenta del Grupo Popular de las Cortes Regionales y miembro de la Corporación Provincial de Guadalajara, basta darle el pie con tres preguntas para que te haga un diagnóstico de la realidad, y que resume en un sentimiento: “decepción total y absoluta”, no sólo la suya, se refiere fundamentalmente a la de los castellano-manchegos.

Y ella se ha movido siempre a nivel de calle, desde que empezó como concejal de Molina de Aragón (Guadalajara) cuando aún no había cumplido los treinta. No había pasado un año de aquello cuando ya se sentaba en las Cortes Generales. Pero a esta abogada le tira más el contacto directo con los ciudadanos que la moqueta. Por eso no dudó en cambiar el escaño en el palacio de la Carrera de San Jerónimo de Madrid por otro en el Convento de San Gil (sede de las Cortes Regionales), a donde llegó en 2003 para convertirse en una de las voces más destacadas del Partido Popular.

Con trienios en la política, sabe que lo del gobierno es cosa de ida y vuelta. Por eso, cuando entablas una conversación con ella fuera de micrófonos se olvida de la rivalidad política y se centra en las personas, en los ciudadanos y es entonces cuando confiesa que lo que más le duele es “la decepción que ha generado el presidente García-Page entre los ciudadanos, a base de anuncios huecos y de incumplir las promesas, de haber generado unas expectativas y hacerlas fallidas”.

Dice Ana Guarinos que el primer y único experimento que ha habido en España de gobierno de coalición entre PSOE y Podemos es sinónimo de de desencanto y que así lo percibe ella entre los ciudadanos: “Como ciudadana yo también me siento decepcionada y engañada por este fraude. Llegaron al gobierno habiendo perdido las elecciones y casi tres años después podemos observar que en cualquiera de las áreas -sanidad, educación o servicios sociales- no han cumplido los objetivos”.

Dice que el de García-Page “no es un gobierno de fiar”. Lo ve “instalado en la prepotencia y en la vanidad”

Y como conocedora de los datos, comienza a dar una ristra de ellos sin trastabillarse para ilustrar esos incumplimientos. Habla de “las camas cerradas en los hospitales, de los médicos sin homologar, de la falta de profesionales, del incremento de las listas de espera, del aumento de los plazos máximos de espera, de los retrasos en las infraestructuras, que en el caso de las sanitarias se han parado todos, salvo las de Toledo que se han retomado con el mismo modelo que tenía el PP en el gobierno anterior. Los dependientes se sienten engañados. Muchos esperan ser valorados. Entre los valorados muchos esperan recibir la prestación. Y entre los que la reciben empieza a cundir el enfado y el desconcierto porque se les recorta. El número de profesores que se suprimen, la conflictiva escolarización y los comienzos de los cursos escolares, la agresión sin necesidad a la enseñanza concertada y, por último, la actitud contra la Universidad, a la que se ha intentado desprestigiar y a sus dirigentes ponerlos contra las cuerdas”.

Dice Ana Guarinos que han sido tres años “poco fructíferos, excepto para los altos cargos y asesores, en los que se van a gastar 10 millones de euros. Mientras, han subido la presión fiscal a los ciudadanos y estamos por debajo de la media nacional en crecimiento económico y en el empleo, y no se ha cumplido en ningún ejercicio el objetivo de déficit y somos la segunda comunidad más endeudada en función de su riqueza, sólo por detrás de Cataluña”.

Cuando habla no pone el acento de que lo que esté diciendo sea algo apocalíptico, simplemente decepcionante y resume que han sido tres años pésimos en lo económico y en lo social, a pesar de que el gobierno cuenta con 1.012 millones de euros más que el gobierno anterior.

No cree que la cosa vaya a mejorar mucho en lo que queda de legislatura: “Se van a mantener los anuncios que saben que no van a cumplir y vamos a llegar a la campaña electoral con los mismos anuncios, los mismos planes estratégicos, las mismas promesas y las primeras piedras, pero sin haber cumplido con los ciudadanos”.

Dice que el de García-Page “no es un gobierno de fiar”. Lo ve “instalado en la prepotencia y en la vanidad”. Lamenta que, “sin tener idea en muchas cosas, no se haya dejado ayudar, con propuestas como la ley de garantías sanitarias, la homologación de la presión fiscal con Madrid y con medidas que le han propuesto no sólo desde el PP, también muchos colectivos. Sólo pretenden garantizar su supervivencia, la del gobierno a costa de los ciudadanos”.

Con este pasado y con estas perspectivas de futuro, a esta mujer incansable de la política, le preocupa “el panorama desolador en el que van a dejar Castilla-La Mancha. No va a ser tan complicado como el que dejaron en 2011, porque la situación económica es mejor y hay más dinero. Los ciudadanos ya tuvieron que responder por la irresponsabilidad con la que se gobernó hasta 2011. Ahora a esa irresponsabilidad hay que añadirle esa prepotencia”.

Y en este momento de la charla, Ana Guarinos vuelve al inicio de la conversación, a la decepción y al desencanto: “esperaba de este gobierno que pudiera cumplir parte de sus promesas”.

Y ella achaca los incumplimientos y la deriva del gobierno en estos años a la falta de capacidad. “Se encontraron una situación mejor que la que dejaron y que la que había en 2011, han tenido 1.012 millones más. Pero les ha faltado sensatez, sentido común, trabajo y responsabilidad. Tampoco han puesto las cartas sobre la mesa, no han tratado a los ciudadanos como una región adulta”.

Ella que sabe de los momentos duros, cuando la crisis económica destruía empresas y enviaba a decenas de miles de ciudadanos al paro y la Junta se encontraba en quiebra técnica y había que mantener los servicios a los ciudadanos, lamenta que ahora, “una vez que el gobierno del PP saneó la situación y recuperó a la región de aquellos difíciles momentos, el gobierno actual no haya aprovechado los fondos extras para trasladarlos a la mejora de los servicios públicos”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios