www.clm21.es
Las derivaciones sanitarias a la privada se contienen en el primer semestre respecto a 2018, pero cierran la legislatura con un incremento de 12,98 millones (69%)
Ampliar

Las derivaciones sanitarias a la privada se contienen en el primer semestre respecto a 2018, pero cierran la legislatura con un incremento de 12,98 millones (69%)

  • La factura del primer semestre a empresas privadas por operaciones, pruebas y tratamientos a pacientes de la sanidad pública fue de 31,7 millones de euros
  • El gobierno rebaja el gasto externo en resonancias magnéticas, endoscopias y medicina nuclear en términos anuales y de legislatura

miércoles 07 de agosto de 2019, 22:25h
Durante el primer semestre del año, el gobierno regional contuvo el gasto en derivaciones de pacientes de la sanidad pública a la privada en relación al mismo periodo del año pasado. En total durante esos seis meses de 2019 gastó en procedimientos quirúrgicos, hospitalizaciones, pruebas diagnósticas y terapias a cargo de compañías privadas 31,7 millones de euros un 0,04% menos que en el mismo periodo del año pasado (31,71 millones). En relación a 2015, año en el que el primer semestre de gestión correspondió al entonces gobierno del PP, en 2019 el Ejecutivo ha aumentado el gasto en clínicas privadas un 69,37%. En concreto, en junio de 2015 el gasto acumulado por derivaciones era de 18,72 millones de euros, 12,98 millones por debajo de la cantidad registrada en junio de 2019.

De los cuatro bloques que componen el tratamiento a pacientes del servicio público de salud en la sanidad privada (sin considerar el del transporte): hospitalización, intervenciones quirúrgicas, pruebas diagnósticas y terapias, dos de cada tres euros se han destinado a tratamientos (21 millones de euros) y uno de cada cuatro euros a operaciones (7,7 millones de euros). En comparación al año pasado, el gobierno ha reducido el gasto en intervenciones quirúrgicas en 2,25 millones de euros (22,6%), mientras ha incrementado el de terapias un 11,15% (2,12 millones de euros) y el de hospitalización un 17,47% (0,13 millones) y ha mantenido prácticamente estable el de pruebas diagnósticas, que cae un 0,35% (7.200 euros).

En el primer semestre de 2015, el gasto en hospitalizaciones sumó 0,60 millones de euros, el de operaciones 6,24 millones, el de pruebas 1,79 millones y el de terapias 10,09. Todas estas cuantías han sido superadas en el primer semestre de 2019. El gasto de hospitalización ha crecido comparativamente un 42,25% cuatro años después, lo que equivale a 255.258 euros. El de intervenciones quirúrgicas un 23,44% (1,46 millones de euros), el de pruebas diagnósticas, un 14,57% (260.205 euros) y el de terapias un 109,1% (11 millones de euros).

Aumento del gasto en cirugía cardiaca

Cuando se desgranan los cuatro bloques, en el de hospitalización se comprueba que el gobierno actual ha ahorrado en la legislatura en las medias y largas estancias (72,8%) y en otros procedimientos (70,42%), mientras ha incrementado el gasto en las de salud mental (106%). En el de cirugía, el mayor incremento se produce en las intervenciones de cardiología, cuyo gasto aumenta en estos cuatro años un 88,61% (1,23 millones de euros). El aumento total de 1,46 millones en derivaciones quirúrgicas (23,44%) no ha impedido, no obstante, que la lista de pacientes en espera de una operación se incrementara en 3.870 personas (11,76%) y que los que aguardan más de seis meses aumentaran en 7.938 (un 203%).

Más tomografías y menos resonancias magnéticas

Durante la legislatura finalizada en junio, el gobierno puso en marcha un plan de renovación de equipamiento tecnológico de los hospitales de la región. Ese proyecto se ha dejado sentir tanto en las listas de espera para pruebas como en las derivaciones a clínicas privadas para técnicas de diagnosis. Las listas de espera se han reducido en 5.590 personas (49%) y se han rebajado en un 15,82% el total de pacientes que superaban los plazos máximos de espera para una prueba. Por su parte, aunque el dinero pagado a las empresas privadas sanitarias por la realización de pruebas a pacientes derivados desde la sanidad pública ha crecido un 14,57% respecto a hace cuatro años, el comportamiento ha sido dispar según la técnica necesaria. Así, el gasto en resonancias magnéticas se reduce un 38%, el de endoscopias un 28% y el de medicina nuclear un 18%. Sin embargo el presupuesto en tomografías se disparó un 946% al pasar de los 62.600 euros a los 655.000. La bajada en endoscopias, resonancias y medicina nuclear se produce también en relación al último año.

En el caso de los tratamientos, han aumentado los gastos en terapias respiratorias (206% al pasar de los 2,89 millones a los 8,84 millones) y los de radioterapia (155% al pasar de los 1,78 millones a los 4,54 millones) y se han reducido los de rehabilitación un 68%, aunque su peso en el conjunto es escaso con una facturación en la primera mitad de este año de poco menos de 6.800 euros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de clm21

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.