www.clm21.es
La guerra comercial de Estados Unidos pasa factura a la economía de la Región
Ampliar

La guerra comercial de Estados Unidos pasa factura a la economía de la Región

  • Alemania, Italia, en recesión o crecimiento plano, bajan sus compras de productos de Castilla-La Mancha

jueves 29 de agosto de 2019, 11:09h
La guerra comercial desatada por Estados Unidos ha empezado a pasar factura directa e indirecta a la economía castellano-manchega. Estados Unidos es el sexto cliente en importancia de las empresas de nuestra región. Las ventas de nuestras compañías en Estados Unidos cayeron el año pasado un 12,7% y se quedaron en 253,6 millones de euros. Por otro lado, el impacto de la política arancelaria de Estados Unidos se ha dejado sentir en las economías de otros clientes importantes de Castilla-La Mancha, como Alemania, Italia o los Países Bajos, con los que también se ha contraído el comercio de nuestra Comunidad.
La política proteccionista norteamericana es una de las causas de la caída de ventas de la industria manufacturera europea, especialmente la alemana. Una caída que ha hecho que la locomotora europea entre en recesión técnica tras dos trimestres continuados de crecimiento económico negativo. Esa misma recesión técnica la padeció Italia en la segunda mitad de 2018. El país transalpino logró retomar tímidamente la senda del crecimiento en el primer trimestre de 2019, con un avance del 0,1% en su PIB. Sin embargo, en el segundo trimestre cerró en plano, con una evolución del 0%. Y Alemania e Italia, son dos de nuestros primeros clientes, como se apuntaba en el reportaje sobre comercio exterior “Las exportaciones caen en junio un 10,4% y dan el primer aviso de debilitamiento de la economía regional”.

Aunque las exportaciones a los países de la Unión se desarrollan dentro de la libertad de mercado, las restricciones en la política comercial norteamericana empiezan a pasar factura al crecimiento económico de nuestros principales clientes, lo que repercute en el comercio de nuestras empresas. Efectivamente la recesión alemana y el deterioro económico de Italia se han convertido en una amenaza para el crecimiento de la economía castellano-manchega. Estos dos países figuran como tercer y cuarto clientes internacionales de nuestros productos. Un 18,6% o lo que es lo mismo casi un euro de cada cinco que ingresan las empresas castellano-manchegas por sus ventas en el extranjero proceden de estas dos naciones. El año pasado nuestras ventas a ambos países se contrajeron.

Castilla-La Mancha vendió en 2018 productos a Alemania por valor de 747,6 millones de euros, el 10,2% del total de nuestras exportaciones y un 0,1% menos de lo vendido en 2017 en ese país. En el caso de Italia, la caída fue mayor, un 3,2% y alcanzó un total de 614,6 millones de euros, el 8,4% de nuestras ventas en el exterior. A Alemania le vendemos vino por valor de 180 millones de euros. A Italia, por valor de 78 millones, a los que se suman otros 124 millones de aceite de oliva.

A ellos hay que sumar el retroceso del 0,2% en las ventas en Holanda, nuestro séptimo socio comercial o del 20,9% en Turquía nuestro octavo cliente (fundamentalmente por la disminución en la venta de productos químicos). A ello se suma la exposición en la Inglaterra del Brexit. El Reino Unido es nuestro quinto cliente, y el año pasado realizó compras por valor de 326 millones. Este deterioro de los principales mercados internacionales ha obligado a nuestras empresas a buscar nuevos nichos y a reforzar otros destinos tradicionales y más cercanos, como Portugal y Francia, nuestros principales clientes a los que vendemos por valor de 1.501,2 y 1.063,5 millones de euros, con crecimiento anual del 5,5% y 7,2% respectivamente.

Las principales ventas de Castilla-La Mancha en Estados Unidos son de queso, calzado y vino, a razón de 51 millones, 30 y 20 respectivamente. El descenso registrado el año pasado se debió a la caída en la venta de motores y máquinas motrices.

Durante el primer trimestre de 2019, las ventas de Castilla-La Mancha a Alemania han profundizado su caída. Marzo cerró con un acumulado de 175,5, lo que supone un descenso del 11,9% en la facturación en comparación con el mismo periodo del año pasado. Lo mismo sucede con los Países Bajos, a los que hemos vendido en los tres primeros meses por valor de 42,9 millones, un 2,6% menos. Sin embargo, las exportaciones a Italia han recobrado pulso y se sitúan en 161,7 millones, un 10,5% más.

Por lo que respecta a las importaciones, Alemania sigue siendo nuestro principal proveedor, con 1.847,8 millones de euros (y un crecimiento del 8,2%), seguido de Francia, con 1.284,1 millones.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios