www.clm21.es
EL DÍA QUE PAGE INTENTÓ SUSTITUIR A PEDRO SÁNCHEZ
Ampliar

EL DÍA QUE PAGE INTENTÓ SUSTITUIR A PEDRO SÁNCHEZ

lunes 04 de julio de 2016, 10:57h

Hace dos años a través de personas de su confianza, propuso a Pedro Sánchez, a Eduardo Madina y a Pérez Tapias que, en aras de la unidad socialista se retirasen de la pugna electoral para la secretaría General del PSOE en favor de un hombre de consenso. Cuando Sánchez preguntó quién era ese candidato, su nombre, Emiliano García Page, saltó a escena.

La respuesta de Sánchez fue Clara: “Si Emiliano quiere ser secretario general que se presente a las primarias”. Pedro Sánchez saldría elegido secretario general el 14 de julio, fiesta nacional francesa en la que se conmemora la toma de la Bastilla en 1789. La Bastilla particular del socialismo español tras la dimisión de Rubalcaba la tomó Sánchez con un 49 por ciento de los votos, 10.000 más que su siguiente rival, Madina.

En esa fecha se empezó a escribir la reciente historia de Castilla-La Mancha. Tras el Congreso de septiembre en el que se proclamaría a Sánchez quinto secretario general de los socialistas desde la transición, Page se presentó en octubre a las primarias de Castilla-La Mancha.

Un año después de la operación fallida, el 4 de julio de 2015, García Page tomaba posesión como presidente de Castilla-La Mancha. Sus quince diputados y los dos de Podemos formaban la mayoría parlamentaria para que María Dolores Cospedal -16 diputados- no repitiera como presidenta de la Comunidad Autónoma.

Algunos medios hablan abiertamente de la “tercera vía” como una fórmula para un relevo de Sánchez que no sea el de Susana Díaz

Pasadas dos elecciones generales con el PSOE en retroceso, dirigentes territoriales vuelven a cuestionar a Pedro Sánchez, un secretario general que tomó el timón de un partido en recesión y que ha logrado resistir a la operación diseñada desde el exterior para dejar al Partido Socialista como una formación testimonial. Una operación que inconscientemente han alimentado determinados dirigentes socialistas con críticas abiertas a su secretario general.

Tras el 26-J las aguas socialistas bajan más revueltas. Voces cualificadas del partido, próximas al secretario regional de Castilla-La Mancha, cuestionan a Pedro Sánchez, al que responsabilizan de los perores resultados obtenidos por el PSOE en su historia. La gestión del proceso de investidura tras el 20-D y la “desastrosa campaña del 26-J” son los primeros elementos de cargo que esgrimen contra el secretario general.

Los ánimos anticipan una nueva tormenta en la familia socialista que tiene que celebrar congreso antes de fin de año. Las operaciones de acoso y derribo contra Pedro Sánchez están en marcha. A pesar de que muchos ponen la vista en Susana Díaz, la dirigente de la federación más numerosa, la de Andalucía, se empieza a abrir paso una nueva teoría que recuerda la de hace dos años “hace falta una persona de consenso. Hace falta abrir un tiempo nuevo”. Es la teoría que ya ha aparecido en algún medio nacional como “tercera vía”, término que también es empleado por algunos dirigentes del PSOE.

En este clima, destaca el silencio del secretario de los socialistas castellano-manchegos tan explícito y prodigado meses atrás, especialmente en los canales del grupo A3 Media, a uno de los cuales, La Sexta, numerosos militantes señalan como el que ha realizado la campaña de Podemos y de Pablo Iglesias en el último año y que ha sido ariete contra el PSOE.

Hace dos años, el secretario de los socialistas castellano-manchegos propuso a los candidatos de primarias que se retirasen y pusiesen a un hombre de consenso

Frente a ese silencio de García Page, dirigentes socialistas de Castilla-La Mancha dicen sin ambages que “Sánchez carece de liderazgo” y le responsabilizan de los perores resultados obtenidos por el PSOE: “fue incapaz de romper la polarización de la campaña en la que se movieron PP y Podemos”. A juicio de los críticos castellano-manchegos, “Sánchez tenía que haber presentado a Rajoy como el pasado, agradecerle su escasa aportación y no entrar a descalificarlo y proponer el futuro como una elección entre Sánchez e Iglesias. Al no romper la polarización los españoles tuvieron que elegir entre susto o miedo. Y se decantaron por susto, optaron por un partido que se presentó como la estabilidad, como el defensor de la unidad de España frente a los comunistas”. Sobre el pacto con Ciudadanos critican fundamentalmente dos cuestiones. Una, que Sánchez sometiera la cuestión a plebiscito. Dos que “tras inflar una burbuja, la pinchara. Eso es algo que no tiene sentido”.

Para estos dirigentes el retroceso de la marca socialista en Castilla-La Mancha también es responsabilidad de Pedro Sánchez y nada tiene que ver el primer año de gestión al frente del gobierno autonómico, “la gente diferencia muy bien una elección de otra y ahora han votado nacional”. Tampoco consideran que el resultado del PP se deba a María Dolores Cospedal. Porque están convencidos que “es una persona que causa rechazo. El PP ha subido aquí los mismos puntos que a nivel nacional”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios