www.clm21.es
En sus primeros quince días, el estado de alarma llevó las ventas del comercio a números rojos anuales y sólo se salvó la alimentación
Ampliar

En sus primeros quince días, el estado de alarma llevó las ventas del comercio a números rojos anuales y sólo se salvó la alimentación

  • El retroceso anual es el mayor registrado en la serie histórica, incluso que el que se dio en el periodo de la Gran Recesión de 2008-2014
  • Las ventas del comercio se anotan un retroceso del 14,3% anual y el empleo se redujo un 0,4%

miércoles 29 de abril de 2020, 10:30h

El cierre de la mayoría de los comercios minoristas en la segunda mitad de marzo mediante el decreto de estado de alarma se llevó por delante las ventas de estos establecimientos, que cayeron un 14,3% interanual de media en España. En esa debacle provocada por la crisis sanitaria, el único sector que creció fue el de la alimentación y lo hizo con fuerza, un 8,4% mensual (8,9% anual a precios constantes y desestacionalizados). Castilla-la Mancha fue tras Galicia la Comunidad que mejor resistió la caída de la facturación del comercio minorista y se anotó un descenso de la cifra de negocios del 11,1%. En la serie histórica no hay precedente de una caída tan elevada de las ventas anuales del comercio en España. En Castilla-La Mancha sólo se dio en 2012, el más duro de la recesión.

Salvo en alimentación, el decreto de alarma se llevó por delante los ingresos de todos los comercios. No se salvaron ni aquellos otros que quedaron exentos de la suspensión (establecimientos farmacéuticos, médicos, ópticas y productos ortopédicos, productos higiénicos, prensa y papelería, combustible para la automoción, estancos, equipos tecnológicos y de telecomunicaciones, alimentos para animales de compañía, comercio por internet, telefónico o correspondencia). De hecho, las estaciones de servicio, por ejemplo, se anotaron un descenso de ingresos del 26,6% mensual (29 % anual) a precios constantes y desestacionalizados.

No obstante, la mayor caída la registraron los negocios de equipo personal que redujeron sus ventas en un 54,3% mensual (53,9% anual), seguidos de los del equipo para el hogar con una pérdida de ventas del 33,3% mensual (32% anual).

Por tanto, en términos anuales, el decreto de alarma llevó a números rojos a todos los establecimientos que hasta entonces se movían en positivo, salvo a los de alimentación, que se anotan subidas del 8,9% anual.

El estado de alarma además se tradujo en una destrucción de empleo del 1,1% mensual, que fue general en los establecimientos con independencia de su tamaño, salvo en las grandes cadenas, que aumentaron la ocupación en un 0,5%. En Castilla-La Mancha la pérdida de empleo mensual fue del 2,2%.

En términos anuales y por Comunidades Autónomas, sólo la valenciana (0,8%) y la riojana (0,5%) aumentaron la contratación. El resto la redujo. La caída media nacional en los últimos doce meses fue del 0,4%. Castilla-La Mancha fue junto a Baleares las regiones españolas donde se produjo un mayor descenso anual (1,7%).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios