www.clm21.es
GARCÍA-PAGE SE ENROCA EN LA PRESIDENCIA
Ampliar

GARCÍA-PAGE SE ENROCA EN LA PRESIDENCIA

martes 27 de septiembre de 2016, 17:07h

El presidente Emiliano García-Page se enroca en su cargo, Podemos descarta un gobierno de coalición pero no una futura negociación con el PSOE, el PP no contempla la moción de censura y el gobierno socialista de la Región, dispuesto a gobernar en minoría, está abiertamente enfrentado con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Este es el presente político de la crisis de gobernabilidad que registra Castilla-La Mancha tras la ruptura del pacto que permitió a García-Page ser investido presidente.

El presidente no compareció en rueda de prensa para tratar la crisis de gobernabilidad en Castilla-La Mancha. Su última comparecencia fue el viernes para criticar a Pedro Sánchez

Un pacto que el presidente de las Cortes, Fernández Vaquero, que ejerce de puente con PP y con Podemos, ha sostenido contra viento y marea con negociaciones permanentes con los diputados de Podemos para garantizar esa estabilidad, según fuentes socialistas que aseguran que Vaquero ha sujetado desde hace tiempo el acuerdo evitando que se produjera la ruptura.

Reuniones que en cambio están en discusión cuando el interlocutor es el Gobierno y su vicepresidente, Martínez Guijarro. Si se le pregunta a Podemos, dicen que no se han llevado a cabo, aunque reconocen que se negoció la aprobación del techo de gasto “que García Page no quería presentar y al que hubo que convencer”. Más allá de eso, poco. “Nosotros no somos los responsables de la prórroga presupuestaria. Eso ha sido el Ministerio”.

Esta parquedad en las negociaciones que sostiene Podemos contradice al gobierno, que asegura que han estado negociando en numerosas reuniones con Podemos y, para tratar de ningunear José García Molina, secretario general de la formación morada en Castilla-La Mancha, el portavoz del ejecutivo regional puntualiza que “Podemos no sólo es García Molina”.

Esta controversia ha motivado que clm21.es, acogiéndose a la letra y al espíritu del proyecto de ley de Transparencia del gobierno, solicite a la oficina del portavoz las agendas de todos los altos cargos del ejecutivo regional en lo que se refieren a fechas, horas, interlocutores y temas de las negociaciones con Podemos. El gobierno no ha trasladado esa información.

Nacho Hernando ha presentado una falta de comunicación entre Podemos y el Gobierno a partir del anuncio de ruptura, que "no nos fue informado”. Sin embargo, fuentes de Podemos preguntadas por la posibilidad de recuperación del entendimiento, no lo han descartado, aunque desechan la posibilidad de que la recomposición del clima de diálogo implique la formación de un gobierno de coalición desde el que asegurar el cumplimiento de los nuevos acuerdos: “¿Gobierno de coalición? ¡Qué feo!” Podemos en cambio sí estaría dispuesto en un futuro a un nuevo acuerdo leal y sincero que, incluso podría suponer un cambio de algunos de los actuales consejeros: “En política, como en el amor, todo es posible”.

El ejecutivo rechaza la oferta de apoyo a la estabilidad ofrecida por la presidenta del PP, Dolores Cospedal y está dispuesto a gobernar en minoría

El presidente García-Page está dispuesto a enrocarse en su cargo tras la ruptura del acuerdo que permitió su investidura. A pesar de carecer del respaldo de la mayoría de las Cortes, no va a solicitar la cuestión de confianza que, en principio no superaría. Tampoco va a aceptar el ofrecimiento que le ha hecho María Dolores Cospedal de garantizar la gobernabilidad de la Comunidad mediante acuerdos con el PP y está convencido de que el Partido Popular no le presentará la moción censura. El Gobierno tampoco ha mantenido ninguna conversación con Podemos. Así las cosas, la posición del presidente de la Junta viene a quebrar el principio de democracia parlamentaria, que permite gobernar no a la lista más votada, sino a la que cuenta con más apoyos parlamentarios.

Ese es el escenario que, a preguntas de los medios de comunicación, ha dibujado el portavoz del gobierno Nacho Hernando, puesto que el presidente Emiliano García-Page, se mantiene en silencio y no ha comparecido para hablar de la crisis que afecta a la gobernabilidad de Castilla-La Mancha. La última vez que dio una rueda de prensa fue el viernes pasado en Cuenca junto al presidente de Aragón y lo hizo para criticar al secretario general del Partido Socialista, Pedro Sánchez.

El gobierno oculta las agendas de los altos cargos en lo que se refiere a sus reuniones con Podemos. Se las ha solicitado clm21.es en virtud del proyecto de ley de transparencia

Nacho Hernando también ha mostrado hoy el malestar del gobierno socialista de la Región con el secretario general de su partido al ser preguntado por los periodistas sobre si Pedro Sánchez había llamado a García-Page para ineteresarse por la situación. Un “a lo mejor ya tenía la claves” como justificación a esa falta de comunicación de Pedro Sánchez ha dejado en el aire la posibilidad de que el secretario de los socialistas, con el que está abiertamente enfrentado García-Page, conociera de antemano y por Podemos la ruptura del pacto. Esa insinuación la ha tenido que matizar el portavoz cuando se le ha preguntado: “Lo que digo es que si tiene suficiente información no tiene porqué llamar para enterarse de la situación”.

El presidente de las Cortes ha tenido que recomponer en varias ocasiones las relaciones con Podemos y lograr mantener vivo el acuerdo roto el lunes.

Respecto al silencio de García-Page, el lunes por la tarde se estuvo barajando la conveniencia de la comparecencia del presidente para tratar de transmitir serenidad y que se proyectase su liderazgo, pero triunfó la tesis del miedo a los telediarios del mediodía y de la noche. No se quería que saliese enfrentado a todos: a Podemos, a Cospedal y hasta a su propio secretario general, Pedro Sánchez, con el que ha abierto una guerra. En ningún momento se pensó en informar a las Cortes, a pesar de estar en un sistema parlamentario que le ha permitido ser presidente no habiendo ganado las elecciones, y se optó por un formato más cómodo y con más tiempo de por medio: una participación en un desayuno organizado por un medio de comunicación. Ese formato es más medido, a él no acceden todos los medios de comunicación y le permite estar entre los suyos. Mientras tanto, la comparecencia en rueda de prensa sería de un perfil más bajo y se hizo recaer en el portavoz.

Por su parte el Partido Popular, a través de su diputado Carlos Velázquez, ha sostenido que “lo que mal empieza, mal acaba. No se puede gobernar a cualquier precio, como ha intentado García-Page”. Y ha mostrado la disposición de su grupo a garantizar la gobernabilidad porque, a su juicio, tenemos un gobierno que no es estable y los castellano-manchegos necesitan que se salga de la parálisis, del estancamiento, de los incumplimientos y de la incapacidad. Velázquez también ha señalado que no han cambiado ni una sola impresión con Podemos desde la ruptura del acuerdo

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios