www.clm21.es
Bajada de carburantes y subida de la alimentación marcan el IPC de mayo de Castilla-La Mancha, que cae un 1,4%
Ampliar

Bajada de carburantes y subida de la alimentación marcan el IPC de mayo de Castilla-La Mancha, que cae un 1,4%

viernes 12 de junio de 2020, 10:56h

Los precios se mantuvieron a la baja en Castilla-La Mancha durante el mes de mayo. El IPC anual es del -1,4%, frente al -1,2% registrado en abril. Nuestra Comunidad, junto a la de Castilla y León, es la que acusa una mayor caída de precios interanual. En el conjunto del país, la inflación interanual en España se mantiene en negativo por segundo mes consecutivo. En mayo el índice de Precios al Consumo se situó en el -0,9, dos décimas por debajo de la registrada en abril (-0,7%). La inflación subyacente (descontados los productos energéticos y los alimentos sin elaborar) se mantiene en el 1,1%.

Por lo que respecta al IPC general, en Castilla-La Mancha la bajada del 1,4% interanual (-1,9 en el acumulado de los cinco primeros meses de 2020), se debe fundamentalmente a la caída del gas, electricidad y gasóleo doméstico (-10,8%) y el gasto familiar en transporte (-8,3%), mientras las mayores subidas se la anotan el sector de alimentación, en el que los precios se han incrementado un 3,6% en el último año

La tasa anual del IPC disminuye en todas las comunidades autónomas en mayo respecto a abril, excepto en Canarias, donde se mantiene. Los mayores descensos se producen en Principado de Asturias y Cantabria, con una bajada de cuatro décimas en ambas. Aragón y Extremadura son las comunidades donde menos disminuye la tasa anual, con un descenso de una décima en las dos.

IPC especial COVID

Sin embargo y dada la situación especial en el mercado de bienes y servicios por la pandemia, el Instituto Nacional de Estadística mantiene un IPC diferenciado y ha calculado dos agregaciones especiales, Bienes COVID-19 y Servicios COVID-19, que muestran la evolución de los bienes y servicios que los hogares adquirieron con mayor frecuencia durante el mes de mayo. Los Bienes COVID-19 incluyen productos de alimentación, bebidas, tabaco, limpieza y artículos no duraderos para el hogar, productos farmacéuticos, comida para animales y artículos para el cuidado personal.

Por su parte, los Servicios COVID-19 contienen servicios de alquiler de vivienda y garaje, la distribución de agua, alcantarillado, recogida de basuras, gastos comunitarios, electricidad, gas, gasóleo para calefacción, servicios de telefonía, música y televisión en streaming, seguros, comisiones bancarias y servicios funerarios.

La tasa anual de los Bienes COVID-19 se sitúa en el 2,8% en mayo, tres décimas menos que el mes anterior. Por su parte, la variación anual de los Servicios COVID-19 aumenta cuatro décimas y se sitúa en el –4,0%. Los productos que destacan por su influencia en los Bienes COVID-19 son los alimentos no elaborados, cuya tasa alcanza el 5,4%, un punto y medio menos que la registrada en abril. Entre ellos sobresalen las bajadas de los precios del pescado fresco y las carnes de porcino y de ave, frente a las subidas registradas en 2019. También influye que los precios de las legumbres y hortalizas frescas, excepto patatas, bajan este mes más de lo que lo hicieron el año pasado. Por su parte, el incremento de la tasa anual de los Servicios COVID-19 se debe al aumento de los precios de la electricidad este mes, que descendieron en 2019.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios