www.clm21.es
Riesgo Covid: 8.275.000 niños y jóvenes y 725.000 docentes, se juntarán en las aulas en otoño
Ampliar

Riesgo Covid: 8.275.000 niños y jóvenes y 725.000 docentes, se juntarán en las aulas en otoño

jueves 30 de julio de 2020, 21:33h
Son dos cumbres autonómicas de suma importancia. La primera tendrá lugar hoy mismo en San Millán de la Cogolla, cuna del español y del euskera, con la gestión de los 140.000 millones del Fondo Europeo de Reconstrucción como tema principal. La segunda será en agosto para ultimar la vuelta al cole. Preocupa la economía y preocupa la sanidad, en este caso preocupan los centros escolares para evitar que se conviertan en posibles focos de contagio del Covid.
La imagen del verano ha sido la de los establecimientos de ocio nocturno y las fiestas y botellones como unos de los principales focos de contagio de la enfermedad, que aunque afecta con menor virulencia a los jóvenes, ha provocado el cierre de establecimientos, la limitación de aforos y la pérdida de turismo internacional. Se ha demostrado que la desescalada no estaba tan preparada como se había anunciado y se ha producido un fuerte rebrote de la pandemia, con graves pérdidas para la economía y para el empleo.

Ahora preocupa y mucho la apertura del curso escolar. Es un dicho común en las familias que los niños lo cogen todo. Es ir al colegio y caer enfermo él y los demás. Y eso es lo que intranquiliza a las autoridades sanitarias y no sanitarias. Máxime tras los rebrotes producidos en julio que han extendido el virus.

España no se podía permitir que su principal industria permaneciera cerrada más tiempo y el gobierno dio marcha atrás en algunas medidas (la imposición de cuarentena a turistas, por ejemplo) y aceleró la desescalada. Pero los rebrotes primero entre temporeros agrícolas y luego entre los jóvenes por celebraciones, fiestas y ocio, han terminado por golpear con dureza al sector. Algunos gobiernos que querían gestionar la situación -y todo- con independencia, como el de Cataluña han fracasado estrepitosamente y han arrastrado en su fracaso a la economía española, además de a la de su Comunidad.

De cara al otoño, la situación sanitaria y económica se ha complicado. Y el otoño comienza con más de 8.275.000 niños y jóvenes incorporándose a las aulas, a los que hay que sumar 725.000 docentes. Refuerzo de las medidas higiénicas, adopción de medidas especiales sobre la movilidad dentro de los centros, distribución de espacios y de alumnos, realización de test, contratación de más personal, impulso a la educación online… El problema radica en que en la nueva normalidad se apela a la responsabilidad cívica. Pero a los niños se les presume falta de madurez y de responsabilidad ¿Cómo controlarlos? ¿Cómo a los jóvenes, que han protagonizado escenas nada responsables durante julio?

En otoño, el sistema sanitario sufre una sobrecarga que se extiende hasta finales del invierno. Es la estación en la que se despliega la campaña contra la gripe, otro virus, de gran incidencia y que causa mortalidad entre los afectados. Primero, las vacunas, luego la contratación de personal sanitario de refuerzo y la disposición de los recursos para hacer frente al aumento de pacientes que provoca ese otro virus; los mayores picos se dan en invierno en los meses de enero y febrero.

Eso es lo que centra la Conferencia de presidentes anunciada por Pedro Sánchez para el mes de agosto. En la de hoy, la cuestión está en cómo se gestionan los 140.000 millones del Fondo Europeo de Reconstrucción. Ya sabemos que ese dinero se lo vamos a devolver íntegramente a Europa. 67.800 millones a través de una mayor contribución anual al presupuesto de la Unión (6.000 millones/año). Y los otros 72.700 y los intereses que genere mediante la amortización de cuotas.

Lo que iba a ser un dinero a fondo perdido se ha convertido en un anticipo y en un crédito que España deberá devolver. De ahí que si antes de que existiese esa condicionalidad financiera, fuera importante acertar en la gestión de ese dinero, ahora lo es más, porque nuestra economía debe generar en unos años 140.000 millones de dinero extra en recaudación fiscal para que España pueda devolver esos fondos, de los que 6.000 ya son fijos todos los años.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios