www.clm21.es
La contribución de las exportaciones al PIB de CLM se ha duplicado en 10 años y ya es del 17%
Ampliar

La contribución de las exportaciones al PIB de CLM se ha duplicado en 10 años y ya es del 17%

Por CLM21
miércoles 04 de agosto de 2021, 13:45h

La contribución de las exportaciones de Castilla-La Mancha al PIB regional se ha duplicado desde 2010, pasando del 8% al 17% en 2019. En España, la exportación representa casi un 25% del PIB nacional. Los datos forman parte del informe elaborado por el Instituto de Comercio Exterior “La Economía Internacional de Castilla-La Mancha 2020-2021”. En él se constata también cómo se está produciendo una mayor diversificación sectorial, con mayor presencia de las empresas semimanufacturearas y de bienes de equipo, aunque la industria agroalimentaria y entre ellas el vino siguen liderando las ventas en el mercado exterior.

Efectivamente, el documento constata que, desde el punto de vista exportador, Castilla-La Mancha es una región eminentemente agrícola. El sector estrella es el Primario, impulsado por las ventas al exterior de los productos agroalimentarios (39,8% del total de nuestras exportaciones, con un aumento en 2020 del 4,9%). No obstante, año tras año, los bienes de equipo en primer lugar, seguido de las semimanufacturas van ganando posiciones en el ranking exportador de la región, lo cual es síntoma de que CLM consolida su presencia en los mercados exteriores y además amplía su oferta de productos, merced a una creciente industria manufacturera, que en el año 2020 consiguió facturar al exterior 2.660 millones de euros.

Los productos agroalimentarios tienen un peso específico en el total del sector primario del 94,65%, suponen el 37,7% del total de la exportación castellano-manchega, y el 5,1% del total sectorial en España.

En 2020, todos los sectores, a excepción del primario, presentaron tasas de variación negativas debido a la paralización de la mayoría de los procesos industriales, relacionados con las semimanufacturas y manufacturas, durante la pandemia. Los subsectores que más han visto reducidas sus ventas al exterior fueron otras semimanufacturas (-28,4%), seguido de bienes de consumo (-13,9%) y la industria química (-14,7%).

En cuanto a la participación de los subsectores en las exportaciones de Castilla-La Mancha los

En lo respecta a nivel nacional, únicamente los subsectores de materias primas y productos agroalimentarios han crecido levemente en este año. Si se analizan los subsectores, las mayores caídas se han producido en bienes de consumo (-13,9%), bienes de equipo (-13%) y metales (-12,7%).

De los cinco principales capítulos exportadores, el informe destaca la caída de las exportaciones, del principal producto exportado, las bebidas, y por extensión el vino, que aporta casi el 70% al total del capítulo, y ha situado a Castilla-La Mancha como la primera región exportadora de este producto en el 2020 (por cuarto año consecutivo), alcanzando una cuota del 20,7% del total exportado en España y superando a regiones como Cataluña y La Rioja

A parte del capítulo de las bebidas, por importancia en las caídas sobresale el capítulo de las conservas de verduras (-23%) y el de grasas (-12,3%). En cuanto a los capítulos con importantes subidas dentro de los cinco primeros hay que mencionar las carnes y despojos comestibles (15,3%), los lácteos y en concreto el queso y el lactosuero (12,1%) y las legumbres y hortalizas (8,3%).

Las semimanufacturas suponen el 22,6% del total de exportaciones de Castilla-La Mancha (en España esta cifra se sitúa en el 27,3%). Dentro del macro sector, la industria química, y los metales son los sectores más destacados, con el 53% y 32% del total de las semimanufacturas, respectivamente.

Los bienes de Equipo constituyen el segundo subsector en importancia de Castilla-La Mancha, sólo superado por los Productos Agroalimentarios en cuanto a exportaciones se refiere. Esta posición se ha mantenido en el 2020 al aumentar sus ventas al exterior un 1,5%, después de que en 2019 aumentase un 8,8%. Su participación en el total de nuestras exportaciones aumenta un punto porcentual hasta situarse en 23% y aumenta unas décimas en cuanto a su participación en el total del sector de España, con el 2%.

El documento pone en valor el fuerte impulso que ha hecho que el coeficiente de apertura de nuestra economía al mercado exterior haya cambiado su eje y ahora pivote sobre las exportaciones cuando antes lo hacía sobre las importaciones. Ese coeficiente está en el 39,5%, todavía casi diez puntos por debajo de la media nacional que es del 49,2%.

El informe destaca que Las exportaciones se convirtieron entre 2010 y 2017 en la “tabla de salvación” de numerosas empresas, muchas de las cuales han visto minimizados sus riesgos comerciales al tener diversificada su cartera de clientes en diversos países. Así, entre 2010 y 2015 las exportaciones de la región crecieron a una tasa de dos dígitos, mientras que en 2016 y 2018, ese crecimiento se ha ralentizado presentado en el año 2018 una tasa de variación de un 3,4%, valor mínimo desde el año 2009. En 2019 el crecimiento fue del 3,2%

Como consecuencia, Castilla-La Mancha ha pasado de representar el 1,5% de toda la exportación española en 1997 al 2,8% en 2020.

Por otro lado, la evolución de las importaciones regionales ha seguido una tendencia más irregular en los últimos años, lejos de la tendencia que inició en 1986 tras la apertura de la economía española a la Unión Europea y que se vio acentuada en los años de mayor crecimiento económico. Desde 1997 hasta 2020 los flujos de compras han pasado de los 1.835 a los 9.285,7 millones de euros.

En la comparativa de las exportaciones e importaciones el ICEX observa una mejora transitoria de nuestro déficit comercial en los años posteriores a la crisis -que alcanzó su mínimo en 2012 con 560 millones de euros- como consecuencia de fuertes crecimientos en las exportaciones y leves descensos en las importaciones. Sin embargo, en los últimos años el ritmo de crecimiento de las importaciones no sólo se está recuperando, sino que llega a superar el de las exportaciones, y por tanto, nuestra balanza comercial se está volviendo a deteriorar (2.097,6 millones de déficit en 2020), sin llegar aún a los niveles previos a la crisis, donde se alcanzaron los 5.000 millones de euros de déficit.

De la misma manera, la tasa de cobertura, que en los años previos a la crisis rondaba el 40%, llegó a situarse en el 90% entre 2014 y 2015, pero el ritmo de crecimiento de las importaciones en los últimos años ha situado el índice de cobertura en el 77% en 2020.

Castilla-La Mancha, con 7.188,1 millones de euros, sigue ocupando el puesto nº 11 en el “ranking” de regiones por cuota exportadora. En cuanto a progresión en 2020, Castilla-La Mancha está por encima de la media nacional, a pesar de la reducción de flujos comerciales provocados por la pandemia del COVID-19.

En cuanto a los flujos de Importación, el peso específico de CLM en el contexto nacional en el año 2020 es algo mayor al de las exportaciones, el 3,4%. La región sube al noveno lugar de un “ranking” de regiones liderado a gran distancia por Cataluña y Madrid, que suponen entre las dos más el 50% de las importaciones realizadas por el conjunto nacional

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios