www.clm21.es
Camión en el centro logístico de Valdemoro.
Ampliar
Camión en el centro logístico de Valdemoro. (Foto: ECI)

El Corte Inglés entra en el negocio de la logística y trae buenas noticias para sus activos olvidados de Castilla-La Mancha

Por CLM21
Ya es oficial. El Corte Inglés da por finalizada la creación de su nueva división logística. Un ambicioso plan que forma parte de la profunda reestructuración del grupo bajo la batuta de Marta Álvarez en busca de la rentabilidad que ha ido perdiendo en los últimos años. Una apuesta fuerte por un sector en alza, el de la logística, con la que pretende no sólo satisfacer las propias necesidades de la compañía, sino también ofrecer sus servicios a terceros como modelo de negocio.

Apenas dos meses han pasado desde que El Corte Inglés anunciara su intención (por tercera vez en su historia) de deshacerse de un amplio paquete de activos logísticos e industriales, en una operación supervisada por BNP Paribas y valorada en 80 millones de euros. Ahora, tras anunciar el mes pasado en Junta de Accionistas la creación de una filial dedicada a los servicios logísticos, El Corte Inglés culmina esta nueva operación, para la cual se servirá, precisamente, de las instalaciones logísticas en desuso del grupo, que podrían incluir varios de los activos destinados a su venta.

La operación podría tener una gran repercusión en Castilla-La Mancha, donde se ubican varios de los activos logísticos que en un primer momento estaban destinados a su venta. Aunque aún se desconoce el listado concreto de las infraestructuras que formarán parte de la nueva aventura empresarial de El Corte Inglés, no sería extraño que incluyera ubicaciones en nuestra comunidad, que cuenta con dos zonas consolidadas como corredores logísticos (el Corredor del Henares y La Sagra) con gran presencia de otros gigantes del sector como Amazon o XPO Logistics.

La creación de la filial logística, bajo el nombre de Logística Avanzada S.A., ha estado asesorada por el banco de inversión Goldman Sachs y la consultora Kearney.

Reconversión para esquivar las pérdidas

Desde la llegada de las hermanas Álvarez a la dirección del grupo, se han puesto sobre la mesa numerosas opciones para devolver la rentabilidad a una de las compañías más emblemáticas del país, que arrastra una pesada maleta de pérdidas de casi dos décadas.

La exacerbada política expansionista del grupo en la primera década de los 2000, así como la conjunción de la crisis del ladrillo primero y la pandemia después, ha dejado trastocado el modelo comercial y económico de El Corte Inglés.

Al cierre del ejercicio fiscal de 2020 registró pérdidas históricas: unas pérdidas netas operativas antes de provisiones de 445 millones de euros con un resultado neto negativo de 2.945 millones de euros.

El fin de las restricciones causadas por la pandemia ha conseguido aliviar sus situación, con un incremento de las ventas del 50% hasta mayo y la vuelta a la normalidad de las cifras de venta en moda y alimentación.

No obstante, la delicada situación de la compañía, que ha arrastrado a lo largo de varios años, ha llevado al grupo a buscar negocios alternativos en sintonía con los nuevos nichos de mercado de la economía actual.

De esta forma, aparte de la apuesta por la logística, El Corte Inglés ha profundizado, entre otros, en el negocio de las criptomonedas, el de las alarmas e incluso ha lanzado su propio operador de telecomunicaciones de la mano de Más Móvil.

Con todo esto, la compañía mejora sus previsiones económicas para el año que viene, con un ebitda de 1,700 millones de euros, un resultado neto que doble al actual y el auge del negocio online, que espera que represente un tercio del total de la facturación del grupo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios