www.clm21.es
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, es entrevistado en Telecinco en ‘El programa de Ana Rosa’.
Ampliar
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, es entrevistado en Telecinco en ‘El programa de Ana Rosa’. (Foto: José Ramón Márquez // JCCM)

El presidente se entrevista con Ana Rosa y no asiste a la Cumbre de León para perfilar la financiación autonómica

jueves 22 de febrero de 2018, 21:37h
Ha sido semana de datos, de reuniones y de desayunos informativos. El lunes, un encuentro de presidentes de Galicia, Asturias, Castilla y León y Aragón. La denominada Cumbre de León, en la que hablaron de financiación y en la que, a pesar de ser de dos partidos distintos, firmaron un acuerdo sobre financiación autonómica. Un tema que tanto interesa al presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page…Tanto, que no fue a la reunión.

Herrera, Feijó, Lambán y Javier Fernández pidieron de forma urgente y prioritaria un nuevo modelo consensuado, en la que ninguna Comunidad salga perdiendo. Hablaron de que el modelo debe basarse en el coste efectivo y real de las prestaciones en cada territorio (población, densidad, orografía, envejecimiento, natalidad) y no en la capacidad fiscal de la Comunidad. Hablaron de la deuda pública, de la sanidad, de la dependencia. Hablaron del proyecto y de la estrategia contra la despoblación… Hablaron de la defensa del Estado del Bienestar… Y allí no estaba Castilla-La Mancha. El presidente García-Page estaba en el programa de Ana Rosa. Y ni se movió del Palacio de Fuensalida, en Toledo.

Hablaría el miércoles, en un desayuno a la medida, porque ha sido la semana de apretón en medios de comunicación. Y lo hizo para quejarse de la autonomía fiscal que tienen ahora las regiones españolas y reclamar más uniformidad. Vamos, que no le gusta que los gobernantes de Madrid bajen los impuestos mientras él decide subirlos, que -según él- todo debe pasar porque todos los suban. ¿No será mejor para un sistema autonómico que se garantice autonomía en materia financiera en un contexto de garantizar una adecuada financiación?, dicen desde la oposición. La intervención del presidente fue dar la razón al PP regional, que viene diciendo que se producen fugas de empresas a Madrid por la subida de la presión fiscal en Castilla-La Mancha que llevó a cabo el gobierno del presidente García-Page, algo que siempre ha negado el presidente.

Y en materia de financiación, silencio en Palacio sobre la propuesta del Ministerio de condonar los intereses que debe pagar Castilla-La Mancha por su deuda y de diluir el pago del principal hasta en 50 años.

Lo de la autonomía financiera, en lo que se fijó el presidente en el desayuno, afecta a 20 millones de euros. Lo de los intereses a 125 millones al año y lo de diluir la deuda a más de 10.000 millones. No hubiera estado de más que hubiese asistido a la cumbre de León. Y dirá que no le han invitado, claro, o que tenía un encuentro ineludible -con Ana Rosa, claro-.

Mientras decía en un hotel lo que no dice en el Parlamento, se publicaban algunos datos económicos sobre los sectores industrial y de servicios. Crecen ambos sectores, pero la industria destruye empleo y en los servicios se generan menos puestos de trabajo que en otras regiones con menor aumento de los ingresos empresariales. Y Podemos ¿qué dice de esto? García Molina piensa y viaja, viaja y piensa.

No han sido los únicos datos de la semana, el sector turístico presenta la peor evolución del empleo en un mes de enero en los últimos cinco años. La región es la segunda con mayor índice de siniestralidad laboral y la cuarta por la cola en el índice que mide las oportunidades y satisfacción en el empleo.

Y en cuanto a los datos que permitirían saber qué hace el gobierno regional en esas materias y conocer el estado de las finanzas públicas, permanecen cerrados bajo siete llaves. No se han publicado los datos de la ejecución presupuestaria de enero. Tampoco los de diciembre, que permitirían conocer exactamente qué ha cumplido el gobierno de lo que prometió cuando presentó los presupuestos y qué ha dejado de cumplir, si finalmente se han incrementado los fondos para la sanidad privada y se han recortado los de contratación de personal en la pública, lo de la gestión de los fondos europeos, esos de los que se muestra tan celoso cuando analiza las cuentas de la Universidad, esa institución a la que tanto dice querer y de la que sólo habla en negativo, si se han gestionado o no los fondos para las medidas de garantía ciudadana, si se han hecho las inversiones prometidas en hospitales y colegios… Y sobre la Universidad, ya le ha dicho Comisiones Obreras que le suba la financiación dos décimas del PIB, o sea 80 millones de euros para igualar la financiación de la UCLM a la que tienen otras universidades públicas.

Sobre las batas blancas, el presidente anunció en el desayuno lo que ya había anunciado su servicio de prensa semanas atrás, lo que ya había anunciado su consejero de Sanidad días atrás, que las pruebas de la Oferta Pública de Empleo sanitario será en abril. Lo había dicho el consejero en el Pleno de las Cortes la semana pasada. Claro que -para no variar- el presidente no estaba. Y ya puestos, hay malestar en el sector porque el gobierno del presidente García-Page ha complicado a los sanitarios de la región al simultanear su OPE con la nacional. Claro y el presidente que pidió que las autonomías igualen los impuestos por arriba se olvidó de algo que está en sus manos y que atendería una de las reivindicaciones de los sanitarios, que piden la equiparación salarial entre Comunidades, que lo que gana un médico en Castilla-La Mancha de media es 400 euros menos al mes de lo que gana otro médico en Murcia o en el País Vasco por hacer el mismo trabajo. Algo parecido pasa con el profesorado, en secundaria la diferencia llega hasta casi los 200 euros.

Bullen las batas blancas. Y lo hacen contra el Ministerio y contra las Comunidades. Hay anunciada una protesta para el 21 de marzo de los facultativos. Los vocales provinciales de la Atención Primaria Urbana (APU) de la Organización Médica Colegial (OMC) se han reunido para hablar del envejecimiento de la plantilla, de la prórroga de la jubilación, de las jubilaciones parciales, la prolongación de la jornada de tarde para atender a los pacientes de médicos ausentes, incremento de las plazas del MIR, que se hagan contratos adecuados y de larga duración, acabar con la masificación de las consultas, con las demoras… Y dice la crónica que otra de las reivindicaciones fue la de luchar contra la contratación de médicos sin titulación homologada.

El otro desayuno informativo lo hizo el secretario general de los populares, Vicente Tirado, en Cuenca. Coincidía en día con el del presidente. Tirado habló de la precarización del empleo, de la ralentización del crecimiento económico, sobre la financiación autonómica y sobre la carrera profesional sanitaria.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios