www.clm21.es
Núñez plantea un discurso a futuro y García-Page defiende su gestión con la mirada en el pasado
Ampliar
(Foto: José Ramón Márquez // JCCM)

Núñez plantea un discurso a futuro y García-Page defiende su gestión con la mirada en el pasado

martes 30 de octubre de 2018, 19:09h
Tiene el presidente García-Page el don de la palabra y la impericia de los números. Su último debate parlamentario sobre el estado de la Comunidad Autónoma han sido 151 minutos de una secuencia muy bien estructurada de anuncios y promesas que no iban acompañados de una ficha financiera. Seguir sus palabras y poner número a sus promesas era ir haciendo un suma y sigue, que a la tercera promesa hacía saltar por los aires el presupuesto de la Comunidad Autónoma. Eso era cuando prometía el Cheque Joven para la incorporación laboral de los jóvenes desempleados con un sueldo mensual de no menos de 1.000 euros. Las promesas no se veían respaldadas con dinero.
García-Page volvía a ser víctima de su propia política de generación de expectativas. Y la réplica a tanta campaña de anuncios se la ponía el presidente del Partido Popular, Francisco Núñez, que se estrenaba como jefe de la oposición y como rival en las elecciones de mayo. A Núñez le bastaban 55 minutos para desmontar el discurso político que había estructurado García-Page. Y para hacerlo empleó una estrategia simple: ir relatando más de cien proyectos anunciados e incumplidos por García-Page. Un relato que acompañó con testimonios y denuncias concretas de los ciudadanos, en sanidad, en dependencia… Y que terminó con el programa electoral con el que Emiliano García-Page se presentó a las elecciones: “Ustedes han incumplido 555 de sus medidas. Sólo han cumplido el 30% de sus anuncios”. Núñez ponía así en cuestión la credibilidad de la intervención del presidente, que en la réplica intentaba llevar el debate a ese mismo terreno y poner en cuestión la credibilidad del Partido Popular.

En un análisis de frecuencias de los discursos de uno y otro orador, destaca las más de 20 referencias que el presidente hizo expresamente a María Dolores Cospedal, en una intervención con la vista puesta en el pasado para tratar de justificar los resultados de su gestión. Esta línea sirvió a Núñez para situar a García-Page en el pasado: “Usted está cansado, agotado. Lleva treinta años. Representa el pasado político en esta región. Su palabra no vale nada”. En la réplica, nuevamente el presidente se volvió a referir a Cospedal y al pasado, en lugar de defender su propio proyecto. Con esa vista puesta en el pasado García-Page trató de desmontar las propuestas a futuro de Francisco Núñez, que ha asumido su compromiso de gobernar con los vecinos, “con esperanza e ilusión”. García Page se refirió a Cospedal una vez cada siete minutos de media, mientras que Núñez enunció un incumplimiento de García-Page cada dos minutos. García-Page volvía a referirse a Cospedal y lo hizo con más frecuencia.

Núñez sentenció: “Tiene una actitud enfermiza con el pasado, sigue anclado en el pasado, sigue refiriéndose a Cospedal, sigue hablando de épocas pasadas y yo hablo de lo que quiero construir con los ciudadanos. Usted está desilusionado, está cansado y créame le entiendo que sea así después de 30 años. Yo miro al futuro”.

El discurso del presidente trataba de conectar con esa nueva baterías de promesas con diversos colectivos y generarles expectativas con un discurso que, como él dijo, ponía la vista en la próxima legislatura. A falta de seis meses para que se acabe la legislatura, el presidente ponía sobre la mesa cuatro pactos sobre temas que han ocupado los cuarenta meses de su gestión: agua, empleo, capacidad productiva y emprendedores, por una Castilla-La Mancha “verde” y un acuerdo sobre financiación, competencias y sobre fiscalidad estatal y sobre todo autonómica. García-Page ofrecía recibir al presidente del PP la próxima semana y Núñez contestaba con un asentimiento de cabeza desde su escaño.

El presidente trajo al debate el tema de la unidad de España y del constitucionalismo, lo que brindó al PP la oportunidad de sacar a relucir la entrevista mantenida por el vicepresidente del gobierno regional de García-page con Oriol Junqueras días antes del referéndum ilegal de independencia del 1 de octubre de 2017.

En Podemos, la organización del partido morado prefirió que la intervención en el debate corriera a cargo de la secretaria de organización regional, María Díaz, en lugar del portavoz parlamentario, David Llorente, crítico con la actuación del gobierno en muchos temas y partidario de que Podemos abandone el gobierno de coalición.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de clm21

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.