www.clm21.es
El consejero de Hacienda, Juan Alfonso Ruiz Molina, durante una intervención en el Parlamento regional.
Ampliar
El consejero de Hacienda, Juan Alfonso Ruiz Molina, durante una intervención en el Parlamento regional. (Foto: Ignacio López // JCCM)

Malestar en el gobierno regional con el Ministerio de Hacienda

  • Las discrepancias en 83 millones en torno a la financiación eleva en 2 décimas el riesgo del incumplimiento del déficit
  • Castilla-La Mancha cerró octubre como la tercera región con peores finanzas públicas

lunes 31 de diciembre de 2018, 08:00h
En el gobierno regional existe malestar con el Ministerio de Hacienda. El enojo tiene su base en que -según la Consejería- desde el Ministerio anticiparon a la Comunidad que las entregas a cuenta (el dinero con el que se financia a la Comunidad con cargo a las previsiones de ingresos del Estado) iba a ser 83 millones más de lo que finalmente ha sido. El gobierno teme que su exceso de confianza en la información ministerial termine por llevarle a incumplir el objetivo de déficit. Ese error le supone al gobierno regional un déficit del 0,2% del PIB. Y rectificarlo en los últimos tres meses del año es complicado. Con las cifras antiguas, el gobierno tenía previsto gastar 160 millones más del dinero que iba a recaudar y cumplir con el objetivo de déficit del 0,4% del PIB, un límite que ninguna Comunidad Autónoma puede rebasar. La cuestión por determinar es, si de existir esa discrepancia como sostiene la Consejería, esta se dio a la hora de facilitar la información o si se ha producido un recorte en la financiación de la financiación a nuestra Comunidad por parte del gobierno central.
La Hacienda regional tenía en sus previsiones cerrar septiembre de 2018 con un desfase de casi 52 millones de euros. Pero a finales de septiembre, el déficit de Castilla-La Mancha se había desviado esos 83 millones de euros adicionales sobre las previsiones contempladas por el gobierno regional en el Plan Económico Financiero de reequilibrio, que se vio obligado a realizar por los incumplimientos del déficit en 2016 y 2017 y de la regla de gasto en 2017. Esa desviación daría al traste con las previsiones del gobierno de cumplir con el objetivo de déficit. El déficit de septiembre era de 135 millones de euros, la misma cifra que en septiembre de 2017, año en el que la Comunidad terminó con un déficit de 288 millones, el 0,72% del PIB.

Del equilibrio al déficit

El gobierno regional tenía calculado cerrar 2018 con un déficit presupuestario de 218,75 millones de euros. La Hacienda autonómica contemplaba rebajar esa cuantía hasta los 159,8 millones mediante los ajustes de contabilidad nacional, especialmente por la incorporación de fondos de la Unión Europea, el ahorro en el devengo de intereses y la aportación de las empresas públicas inversoras. Serían unos ajustes positivos de casi 59 millones de euros. Eso supondría cerrar 2018 con un déficit ligeramente por debajo del 0,4% del PIB regional. El gobierno contempla un PIB de Castilla-la Mancha en 2018 de 41.728 millones de euros. Según los datos actualizados por el Instituto Nacional de estadística, el PIB a finales de 2017 era de 40.298,78 millones de euros. Eso implica que el Ejecutivo autonómico estima un crecimiento del PIB en 2018 del 3,5% en términos absolutos (antes de ser deflactado). Con ese PIB el déficit puede llegar a los 167 millones.

Ese era el escenario al mes de marzo, antes de que se produjese el baile de cifras sobre las entregas a cuenta y el desfase de los 83 millones de euros que se dijo que se iban a enviar, pero que finalmente no llegarán en la financiación del Estado a Castilla-La Mancha. La desviación ha llevado al gobierno a recortar los gastos para tratar de conseguir por primera vez en un ejercicio presupuestario cumplir el objetivo de déficit, máxime teniendo en cuenta que el dato del cumplimiento o incumplimiento se conocerá en abril, en plena campaña electoral.

Tal y como informó clm21.es, los datos de gestión del presupuesto al inicio de diciembre reflejaban una ralentización del gasto y un recorte que afectaba fundamentalmente a las ayudas y subvenciones, que lejos de crecer 100 millones respecto al año pasado habían caído en 88,5 millones.

CLM, La tercera región con mayor déficit

En cuanto al déficit contabilizado, los últimos datos oficiales publicados el pasado día 27 por la Intervención General del Estado indican que a finales de octubre el déficit de Castilla-La Mancha era de 165 millones de euros. Eso equivale al 0,39% del PIB que provisionalmente emplea el Ministerio y que es algo más elevado que el contemplado por la Consejería en su plan de equilibrio y ajuste financiero. En concreto, el Ministerio utiliza una previsión de 41.871 millones de euros, 143 millones más que el empleado por el gobierno regional. Esa diferencia en la práctica tiene una mínima repercusión y permitiría elevar el déficit en medio millón de euros.

Lo cierto es que los datos de octubre vuelven a situar a Castilla-La Mancha como una de las regiones españolas con las finanzas anuales más deterioradas. En concreto sólo Valencia (-0,49%) y Murcia (-0,64%) presentan mayores niveles de déficit y son las que a esa fecha incumplían el objetivo del 0,4%.

El panorama autonómico se completa con otras tres regiones con déficit: Extremadura (0,3%), Aragón y Castilla y León (ambas con un déficit del 0,07%. Cantabria tiene las cuentas equilibradas y el resto de Comunidades presentaba superávit a falta de tan sólo dos meses para acabar el año, dos meses que se caracterizan por un incremento de contabilización del gasto. Canarias es la región con las finanzas más saneadas, con un superávit del 1,26%. Le siguen por este orden Navarra (0,89%), Asturias (0,74%), País Vasco (0,62%), La Rioja (0,60%), Galicia (0,56%), Baleares (0,46%), Madrid (0,19%), Cataluña (0,18%), Andalucía (0,16%). En su conjunto, las regiones españolas cerraron octubre con un déficit y unas necesidades de financiación extra de 2.066 millones de euros, que equivalen al 0,17% del PIB nacional.

Incumplimiento de la regla de gasto

Por último, en lo relativo al gasto computable a efectos del cálculo de la regla de gasto, la variación interanual máxima en el presente ejercicio está establecida en el 2,4%. Hasta el mes de octubre de 2018, la media autonómica se situaba en el 2,3%. Sin embargo, siete Comunidades sobrepasan dicho umbral: Aragón, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Valencia. En relación a estas últimas, destacan el 11,9% de Baleares, el 6,4% de Canarias, el 5,8% de Cantabria y el 5,4% de la Comunidad Valenciana. En el caso de Castilla-La Mancha el crecimiento del gasto es del 3,6%.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios