www.clm21.es

hacienda

La Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas se plantea entres sus retos para el ejercicio 2020 impulsar, mediante la implantación progresiva de las nuevas tecnologías, la modernización de los servicios públicos, para que sean más eficientes y accesibles para la ciudadanía.

De mantenerse el actual comportamiento en la recaudación, Hacienda podría cerrar 2019 con unos ingresos tributarios brutos superiores a los 213.000 millones de euros. Al finalizar el tercer trimestre del año, los ingresos tributarios brutos ya habían crecido en 3.207 millones (2,2%) en relación al mismo periodo del año pasado y alcanzaban ya los 149.221 millones de euros. En términos homogéneos, una vez aplicadas correcciones y ajustes, los ingresos suman 155.984 millones de euros, 5.512 millones (3,5%) más que en septiembre de 2018.

Estos son los doce apartados en los que el gobierno regional se gastará 10.505 millones

  • El total de estos grandes gastos es de 7.698 millones de euros. Los 2.807 millones restantes se destinan al resto de actuaciones y objetivos

El año que viene, la Junta de Comunidades gastará tres de cada cuatro euros de los 10.505 millones de su presupuesto en sólo cuatro conceptos: personal, amortizaciones de créditos, gasto farmacéutico y en material sanitario y abono de la PAC. En concreto estos cuatro grandes apartados del gasto suman 7.698 euros. La diferencia (uno de cada cuatro euros) servirá para cubrir el resto de compras de bienes y servicios, las ayudas a las inversiones públicas y privadas, las ayudas sociales, la inversión propia, las ayudas al empleo, los intereses de los préstamos y los servicios sanitarios realizados por empresas privadas y demás gastos de la Comunidad.

El gobierno regional logró reducir el déficit en 135 millones en 2018 (47,5%) en 2018 y dejarlo en 149 gracias a un incremento notable de los ingresos fundamentalmente del IVA y de las entregas a cuenta por el sistema de financiación. Los datos en términos de contabilidad nacional que ha publicado el Ministerio de Hacienda confirman así lo adelantado por clm21.es sobre la clave de que, por primera vez, la Comunidad Autónoma cumpliera con el objetivo de déficit público al no llegar al límite del 0,4% establecido para las Comunidades Autónomas y dejarlo en el 0,36%. En 2018 los ingresos crecieron a un ritmo del 7,62% mientras que un año antes, en 2017, lo habían hecho en un 4,83% y en 2016 se habían quedado prácticamente estancado, subiendo un 0,13%.

El Ministerio envía más dinero de impuestos y menos del Fondo de Garantía de los Servicios

  • Se dispara un 179% la recaudación por el impuesto de transmisiones patrimoniales que gestiona la Junta respecto al mismo periodo de 2018
  • En el estado de gastos crecen con fuerza las compras de bienes corrientes y servicios y las subvenciones

El gobierno regional cerró febrero con un saldo presupuestario positivo (diferencia entre ingresos y gastos) de 166 millones de euros. Esa circunstancia se produjo a pesar de haber incrementado el ritmo de gasto respecto al mismo mes del año anterior en un 7,54%. La razón está en un mejor comportamiento de la recaudación fiscal, especialmente del impuesto de transmisiones patrimoniales, en el que Castilla-La Mancha tiene el tipo impositivo más alto en el conjunto autonómico, a un aumento de los ingresos por el impuesto de sucesiones y a una mayor rapidez del gobierno central en el libramiento de las entregas a cuenta. Los ingresos crecieron a un ritmo del 20,20%, casi 13 puntos más que los gastos.

Entrevista con el consejero de Hacienda (I)

  • "Parte del endeudamiento autonómico responde a un mal funcionamiento del modelo de financiación”
  • Ante la congelación de los ingresos en 2019 : “Las entregas a cuenta que financian a las Comunidades tienen que estar al margen de los presupuestos generales del Estado”

Es difícil condensar tres años y medio de números, de trabajo y de problemas en una entrevista con el consejero de Hacienda, Juan Alfonso Ruiz Molina. Financiación, déficit, deuda, presupuestos… Son temas amplios y áridos, tras los que se esconden el funcionamiento diario de la sanidad, la educación, la dependencia, las líneas de subvenciones y ayudas… Al final el hilo conductor nos lleva a respuestas amplias pero clarificadoras: “Castilla-La Mancha necesita al menos 1.000 millones de euros adicionales al año para tener el mismo nivel de prestación de servicios que en otros territorios”. “Debemos ir a una reestructuración de la deuda con el Estado (11.000 millones), alargando los plazos de amortización, reduciendo los intereses y haciendo una quita”. “Aquellas decisiones que tome el gobierno del Estado sea del signo que sea que afecte al gasto de las Comunidades Autónomas, debe ser discutido en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera”. “Las entregas a cuenta que financian a las Comunidades tienen que estar al margen de los presupuestos generales del Estado”.

Por las entregas a cuentas de 2018 para financiar a Castilla-La Mancha

  • Las discrepancias en 83 millones en torno a la financiación eleva en 2 décimas el riesgo del incumplimiento del déficit
  • Castilla-La Mancha cerró octubre como la tercera región con peores finanzas públicas

En el gobierno regional existe malestar con el Ministerio de Hacienda. El enojo tiene su base en que -según la Consejería- desde el Ministerio anticiparon a la Comunidad que las entregas a cuenta (el dinero con el que se financia a la Comunidad con cargo a las previsiones de ingresos del Estado) iba a ser 83 millones más de lo que finalmente ha sido. El gobierno teme que su exceso de confianza en la información ministerial termine por llevarle a incumplir el objetivo de déficit. Ese error le supone al gobierno regional un déficit del 0,2% del PIB. Y rectificarlo en los últimos tres meses del año es complicado. Con las cifras antiguas, el gobierno tenía previsto gastar 160 millones más del dinero que iba a recaudar y cumplir con el objetivo de déficit del 0,4% del PIB, un límite que ninguna Comunidad Autónoma puede rebasar. La cuestión por determinar es, si de existir esa discrepancia como sostiene la Consejería, esta se dio a la hora de facilitar la información o si se ha producido un recorte en la financiación de la financiación a nuestra Comunidad por parte del gobierno central.

El déficit alcanza los 448 millones, 281 más de los permitido

  • En 2015, con niveles más bajos de déficit, el actual consejero calificó como “muy preocupante” la situación económico-financiera que heredaba

El déficit público de Castilla-La Mancha fue el segundo más elevado de España al final de la primera mitad del año. A finales de junio los gastos superaban en 448 millones de euros a los ingresos, lo que equivale a un déficit del 1,07% de su Producto Interior Bruto, según ha hecho público la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE). El dato es el peor desde 2014 y casi duplica el del conjunto de regiones españolas, que registraron un déficit del 0,59% del PIB.

La Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas ha remitido al Tribunal de Cuentas y a las Cortes de Castilla-La Mancha la Cuenta General correspondiente al ejercicio económico de 2018, en la que se incluyen todas las operaciones presupuestarias, patrimoniales y de tesorería llevadas a cabo durante ese ejercicio por la Administración regional.

Las nuevas tecnologías formarán parte de la materia prima de toda la acción del Gobierno de Castilla-La Mancha, a través del impulso a una agenda digital por parte de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas, que estará enfocada a conseguir una administración pública totalmente digitalizada, reducir la brecha digital y fomentar un modelo de crecimiento basado en las nuevas tecnologías.

Crónica política: De listas y listillos

Ha sido semana de listas y listillos. Y ha sido una semana donde el Ministerio de Hacienda tenía que haber oficializado el logro del gobierno regional de haber alcanzado por primera vez la estabilidad presupuestaria y haber cumplido con el objetivo de déficit público. Pero lo despachó con una nota de prensa y ocultó el informe. Y es que con el informe en la mano se pueden ver los detalles de por qué Valencia (donde gobierna el PSOE y que va a elecciones el 28 de abril) y Cataluña (con socios preferentes del actual gobierno) acumulan 2.481 millones del total de 2.810 millones del déficit que tienen las Comunidades Autónomas.

Entrevista con el consejero de Hacienda (II)

Lo anticipábamos en el adelanto de la primera parte de la entrevista con el Consejero de Hacienda: Es difícil condensar tres años y medio de números, de trabajo y de problemas en una encuentro con el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina”. Días atrás adelantábamos parte de esta entrevista, que hoy se contempla con un repaso a las consecuencias de la prórroga del presupuesto, la función pública y la posición sobre la supresión del impuesto de sucesiones que se ha planteado en otras Comunidades Autónomas.

  • Los datos del gobierno autonómico sitúan el déficit de 2018 por debajo del límite del 0,4% del PIB
  • El Consejero de Hacienda destaca la reducción del déficit un 76% durante la legislatura

El gobierno regional estima que el déficit presupuestario de la Comunidad Autónoma en 2018 estaría próximo a los 140 millones de euros. Esa cuantía, y a falta de que la Intervención General del Estado (IGAE) aplique el ajuste fino en términos de contabilidad nacional, supondría que por primera vez la Comunidad Autónoma habría cumplido con la senda de déficit establecida, que para el año pasado tenía el límite en el 0,4% del PIB, aproximadamente 167 millones de euros.

Acumula 298,4 millones en deuda no financiera

Tras el paréntesis del mes de junio, en el que el gobierno logró cumplir los plazos legales de pago a proveedores, el Ejecutivo del presidente García-Page ha vuelto a la senda del incumplimiento de la ley contra la morosidad y está abonando sus facturas a más de 30 días. El deterioro de tesorería afecta fundamentalmente a los proveedores de bienes y servicios del sector sanitario. La deuda con proveedores asciende a 138,96, a los que hay que sumar otros casi 160 millones que debe a beneficiarios de ayudas, subvenciones y convenios.

Castilla-la Mancha, entre las regiones con mayores desequilibrios en su gestión presupuestaria

Durante el primer semestre del año el gobierno regional fue de los más lentos en gestionar sus ingresos. Esta situación, junto a figurar en el grupo de las regiones con mayor nivel de gasto, provocó que el gobierno regional cerrara sus cuentas del primer semestre del año con un déficit presupuestario de 2,83 puntos. En términos homogéneos, las cuentas del gobierno de García-Page son las cuartas de España con mayor desajuste entre ingresos y gastos, sólo superadas por Navarra (3,42 puntos), Baleares (4,53) y Cantabria (6,06).