www.clm21.es
Las ventas de nuestras empresas al exterior pierden fuelle aunque se mantienen en tasas positivas
Ampliar

Las ventas de nuestras empresas al exterior pierden fuelle aunque se mantienen en tasas positivas

  • La evolución de las exportaciones, en los índices más bajos de toda la legislatura
  • La balanza comercial se deteriora un 136% en los tres últimos años por el fuerte incremento de las importaciones

martes 22 de enero de 2019, 11:49h
Los datos del comportamiento de las exportaciones hasta finales de noviembre confirman la desaceleración de uno de los ejes principales de la economía regional. Aunque se mantienen en tasas de evolución positivas, las exportaciones crecen la mitad de lo que lo hacían hace un año y presentan los datos más bajos de la legislatura. Respecto al conjunto nacional, se mantienen por encima de la media, lo que le hace ganar peso en el conjunto de las ventas declaradas al exterior. Las importaciones, en cambio, se mantienen en cifras similares de crecimiento respecto a los años precedentes, lo que con la moderación de las exportaciones ha disparado el déficit de la balanza comercial (ventas menos compras) en un 46%, una tasa que dobla la de 2017.
La desaceleración se deja sentir en nuestra industria agroalimentaria, que no obstante se mantiene como el principal sector exportador. El mayor dinamismo lo presenta el sector de bienes de equipo, que se consolida en el segundo puesto y gana terreno. Sin embargo se mantiene la caída de ventas del sector manufacturero, que se contrae respecto al año pasado, aunque modera las caídas.

Estas son las principales conclusiones del informe de la evolución del comercio exterior durante los once primeros meses de 2018. En concreto las exportaciones regionales marcan el menor crecimiento de toda la legislatura, con una tasa del 4,5% anual, hasta los 6.771,5 millones de euros. Un año antes el crecimiento era del 9,9%, en 2016 del 7,3% y en 2015 del 12,8%. Esta desaceleración de las ventas se da un escenario donde se mantiene el crecimiento de las importaciones en una tasa del 11%, (hasta los 8.512,5 millones de euros) siete décimas por debajo de 2017, aunque está por encima de las de 2016 cuando la tasa anual era del 10,3%.

Esta evolución de compras y venta ha provocado un fuerte deterioro de la balanza comercial regional. Si en noviembre de 2015 el déficit comercial de Castilla-La Mancha era de 735 millones de euros, tres años más tarde, en 2018, el déficit ha crecido a 1.741 millones de euros, que es la diferencia entre el dinero que han pagado nuestras empresas por la compra de productos y el que han cobrado por sus ventas al extranjero presenta un déficit de 1.741 millones de euros. Traducido a porcentajes, el deterioro de la balanza comercial en los tres últimos años es del 137%. España ha logrado que el déficit de su balanza comercial se sitúe en un 36%.

Por sectores, la industria agroalimentaria regional se mantiene como la de mayor fuerza exportadora, con unas ventas por valor de 2.341,8 millones de euros, el 34,6% del total. Sin embargo su crecimiento, el 3,1%, se sitúa por debajo del 4,5% del conjunto regional, algo que ya se produjo el año pasado. El sector manufacturero se mantiene en retroceso por segundo año consecutivo. Sus ventas por valor de 940.3 millones de euros, son inferiores en un 0,4% a las registradas en 2017, ya cayeron un 6,1%, desde los 1.005,2 millones contabilizados en 2016.

La cara de la moneda la representa el sector de bienes de equipo que viene creciendo desde las ventas por 1.108,6 millones registradas en 2016 hasta alcanzar los 1.491 en 2018. Este sector que se sitúa como el segundo en cuota exportadora, con un 22%, es el que aglutina la mayor parte de las importaciones de las empresas de nuestra Comunidad, con 2.733,6 millones en compras, lo que equivale al 32,1% del total de las importaciones regionales.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios