www.clm21.es
Girauta (Cs) un catalán en la diáspora: “Me siento feliz de vivir en Toledo y hacerlo sin escolta”
Ampliar

Girauta (C’s) un catalán en la diáspora: “Me siento feliz de vivir en Toledo y hacerlo sin escolta”

  • Quiero poder vivir la vida como una persona normal, pasear sin tener que ir rodeado de policías, como hacía por Barcelona”
  • “Nunca vamos a pactar con Pedro Sánchez porque es parte del problema. Es un presuntuoso que carece de valores"

miércoles 10 de abril de 2019, 19:58h
Llega relajado a la entrevista. Se baja del coche con tranquilidad y tiende la mano para saludar. A Juan Carlos Girauta, portavoz de Ciudadanos en el Congreso y candidato por la provincia de Toledo en las elecciones del 28 de abril, no le acompaña ningún policía. Ahora que vive en Toledo no necesita escolta: “Paseo por sus calles y me siento feliz. Cuando paseaba por las calles de mi ciudad, Barcelona, en los dos últimos años me sentía infeliz. Quiero poder vivir la vida como una persona normal, no tener que ir con escolta, rodeado de policías, como hacía por Barcelona. Durante 16 años he cumplido con la obligación de dar la cara al nacionalismo. Primero como opinador, a cara de perro en todos los debates, a solas, siempre cinco o seis contra uno. Y después como político. Mi cuota de aguante con la tontuna nacionalista se ha superado. Por eso me vine a Toledo”.

Cuando se le pregunta si forma parte de la diáspora catalana, provocada por el acoso independentista responde con contundencia: “¡Absolutamente, absolutamente!”. Girauta -nacido en Barcelona, 58 años cumplidos el 21 de marzo, abogado, periodista y consultor- se vino a residir hace cinco meses a Toledo, con un nuevo proyecto de vida familiar. En el horizonte inmediato todavía no figuraba la convocatoria electoral. Cuando Pedro Sánchez firmó el decreto de elecciones a Cortes para el 28 de abril, Juan Carlos Girauta se presentó a las primarias de Ciudadanos en Toledo y ganó.

Dura respuesta al presidente regional del PP

“Me parece bochornoso que gente que no sabe nada de mí, como este personaje que preside el PP en Castilla-La Mancha, diga refiriéndose a mí que ‘éste ha venido aquí a llevarse un escaño y marcharse’”

Se siente tremendamente molesto con el presidente regional del PP castellano-manchego Francisco Núñez: “Quería vivir en la Ciudad Imperial y sentirme un toledano. Todo lo demás viene después. Me parece absolutamente bochornoso que gente que no sabe nada de mí como este personaje que preside el Partido Popular en Castilla-La Mancha diga refiriéndose a mí que ‘éste ha venido aquí a llevarse un escaño y marcharse’ ¿Pero cómo se atreve? ¿Cómo se atreve? Esa será su intención, la de llevarse el escaño, marcharse y defraudar a los demás. He venido aquí a ser toledano. Y él no me va a decir si lo soy o no porque esto es España, que es mi patria, lo mismo que la suya. Todos los pueblos y provincias de España son de todos los españoles. Cataluña es de los toledanos y Toledo es de los catalanes. A ver si vamos entendiendo eso, porque si un partido como el PP no entiende eso es francamente grave. Así que atribuyendo las peores intenciones al prójimo este tipo va y dice ‘Este ha venido a por su escaño y a marcharse’. No, yo he venido a ser toledano. Y si me dan un escaño estaré encantado. Era más fácil obtenerlo en Barcelona. Me hubiese quedado cinco meses más en Barcelona y obtengo el escaño. Era más fácil. Mis intenciones no son las que él tiene en su repertorio de intenciones. Mis intenciones eran venir aquí a vivir, y aquí vivo. Y con eso he cumplido. Si además saco el escaño como me propongo, miel sobre hojuelas y si no lo saco me dedicaré a otra cosa, que el mundo es ancho y profundo”.

No cree que la decisión que tomó de abandonar Cataluña sea dejar el camino libre a los nacionalistas. Piensa más bien al contrario que es un grito “para decirles a mis compatriotas que en Cataluña hay millones de personas, conciudadanos suyos que hemos sufrido y sufrimos lo indecible, que vemos nuestros derechos conculcados, que se nos insulta en los medios de comunicación y se hace escarnio de nosotros. Y que los que hemos dado la cara y lo hemos denunciado hemos tenido que pasar años con protección policial, renunciando a muchas cosas y afectando a la vida privada. Le aceptaré una lección sobre aguante y resistencia a quien lleve un día más que yo -¡uno más!- plantando cara a los nacionalistas”.

Lo de Cataluña, un golpe de Estado

Hijo de padre gaditano y madre profesora de catalán, fue militante del PSC-PSOE hasta 1986. Con 24 años abandonó la formación que entonces lideraban Felipe González y Alfonso Guerra. Es consciente de que en los últimos años la política española se ha polarizado tanto por el tema nacionalista como por el resurgimiento de posiciones extremas a derecha e izquierda. Y empieza explicando la radicalización territorial: “La polarización definitiva se forma en torno a los defensores de la unidad de España y de la Constitución y a los que la han querido romper. En el momento en el que hay un golpe de Estado, evidentemente las cosas se polarizan. Además ese golpe de Estado se organiza desde las propias instituciones por parte de gobernantes desleales que utilizan instituciones del Estado -porque la Generalitat es Estado- se violan los derechos de los parlamentarios constitucionalistas en Cataluña, se aprueban leyes absolutamente incompatibles con la democracia. Se deroga la Constitución en Cataluña. Se lleva a cabo un referéndum ilegal contra las sentencias de los tribunales y con la pasividad de un cuerpo de 17.000 hombres armados… Aquello es una cosa gravísima y es gravísima porque todo atentado contra la unidad de la nación es grave pero no por razones esencialistas al uso, sino porque aquella parte de España ve de pronto como sus habitantes pierden sus derechos y libertades. Por lo tanto, nada polariza más que un golpe de Estado. Pero es la polarización lógica y benéfica entre una mayoría que quiere recuperar el orden constitucional y las libertades y una minoría que ha intentado sublevarse. Esa es la explicación de la última etapa”

El no a Sánchez

"Sánchez llegó con la mentira, se mantuvo con la mentira, se ha apoyado hasta en Bildu. No tiene reparos, se apoya en lo que sea con tal de seguir media hora más en el poder"

Hablando de Cataluña en la conversación sale a relucir la posición de Podemos, favorable al referéndum, y si es posible que para evitar esa situación, Ciudadanos pacte con el PSOE: “No. Nunca vamos a pactar con Pedro Sánchez porque hemos llegado a la conclusión inamovible de que Pedro Sánchez es parte del problema y, por lo tanto, no arreglaremos nada manteniendo en el poder a alguien que es parte del problema. Los ocho meses de Pedro Sánchez en el gobierno son una historia de ignominia. Empezó con la mentira. Quería ganar una moción de censura para convocar elecciones. Mentira. Lo que quería era poder: helicóptero, avión oficial, colocar a sus amigos y colegas en puestos importantes para los cuales no estaban capacitados, quería llegar a la boda de su cuñado con cincuenta policías y cerrando un pueblo. Pedro Sánchez es un presuntuoso y un hombre sin valores. Es un hombre que no es consciente del privilegio que supone presidir el gobierno de España. Y como no lo es ha estado dispuesto a manchar ese privilegio apoyándose en los que pretenden lo peor para España, aquellos a quienes mueven lo malo para España: los separatistas catalanes que se alimentan de los problemas de España y Podemos, que se ha manifestado siempre como un partido antisistema”.

La extrema izquierda y España

Y, a renglón seguido hace el análisis del comportamiento del partido de Pablo Iglesias: “Cuando Podemos apoya un referéndum ¿por qué lo hace? Es que ser de extrema izquierda necesariamente significa no creer en la indisoluble unidad de la nación española? No. Así lo puso de manifiesto el PCE en la transición. Esa extrema izquierda era una extrema izquierda patriótica. Sería estúpido pensar que no puede existir esa extrema izquierda patriótica. Personas como Cayo Lara o Gaspar Llamazares creen en esa unidad de la nación, en los términos constitucionales, obviamente, no como algo sagrado, sino como algo que algún día se puede cambiar si se da una mayoría suficiente para una reforma constitucional del título preliminar. Pero eso es muy difícil de hacer. No es imposible. Y es difícil porque la unidad de España garantiza que los españoles gocen de los mismos derechos y libertades, de la igualdad de oportunidades, de la igualdad ante la ley, de que gocen de los mismos servicios públicos”.

El mal de Podemos

“Podemos trabaja por el debilitamiento de España. Es destructivo. Su modelo alternativo, el bolivariano, ya lo conocemos”

Y la crítica a Podemos es más amplia no sólo por el hecho de que también se muestra muy crítico con Podemos no sólo por su planteamiento en torno a la unidad de España. Para Girauta, la formación morada “también trabaja por el debilitamiento de España”. Y entiende que el fenómeno Podemos tiene una peculiaridad: “Es que es destructivo. Todo lo que pueda debilitar al sistema democrático español es bueno para ellos, porque no creen que esta sea una verdadera democracia, no creen que valga la pena conservar la Constitución. Su modelo alternativo ya lo conocemos. Es alarmante, es populista, es antieuropeo, es bolivariano y es un disparate no sólo a nuestros ojos, que somos liberales, también lo es a los ojos de marxistas serios. Son postmodernos, relativistas cognitivos”.

De vuelta al PSOE, se muestra particularmente molesto y crítico con la política catalana de Pedro Sánchez: “Ha tratado a Torra como un jefecito de Estado. Pedro Sánchez se ha manifestado dispuesto a negociar 21 puntos infamantes. Pedro Sánchez estaba dispuesto a crear una mesa política paralela a las instituciones, es decir, obviando a los parlamentos, nacional y autonómico catalán. Pedro Sánchez estaba dispuesto a poner un relator, como si estuviéramos hablando de un conflicto entre dos países soberanos. Pedro Sánchez y la gente que tiene alrededor han lanzado todo tipo de insinuaciones sobre indultos. Se ha negado repetidamente a decirnos en el Parlamento que no va a indultar a los golpistas, porque quiere indultarlos. Pedro Sánchez bebe de la misma idea apaciguadora que Iceta, que consiste en ceder y ceder y seguir cediendo ante los nacionalistas. Esa dinámica que nos ha conducido a donde hoy estamos a una sociedad rota, a un golpe de Estado muy serio y muy grave. Con Pedro Sánchez no hay nada que hacer, más que echarle.

“Nosotros nacimos contra el nacionalismo”

Cuando se le plantea la hipótesis de que si se destierra el acuerdo con el PSOE se pueda producir que los electores den la mayoría suficiente al PSOE para que no dependa de los independentistas y mantenga esa política, el portavoz de la formación naranja en el Congreso no teme esa situación y rechaza el acuerdo para evitarlo: “Sería un ejercicio muy hipócrita. Primero sería que no dijéramos lo que pensamos sobre un presidente fatídico. Insisto, este presidente llegó con la mentira, se mantuvo con la mentira, se ha apoyado hasta en Bildu. Sánchez no tiene reparos, se apoya en lo que sea con tal de seguir media hora más en el poder. Vamos a callarnos eso. ¿Por qué? Si es parte del problema. Nosotros conocemos muy bien a los separatistas y al nacionalismo en general. Nosotros nacimos contra el nacionalismo y, por lo tanto, nuestra especialidad es desenmascarar a los nacionalistas y el señor Sánchez lo único que hace es alimentar a los separatistas catalanes, a los golpistas, transmitiendo un mensaje de ‘bueno lo podremos arreglar. Habrá vías para negociar. Ya os indultaremos. Al final en diez o quince años a lo mejor podemos hacer un referéndum’. A veces lo dice él y a veces lo dice su mano derecha. Porque esto es Sánchez-Iceta. ¿Vamos a callarnos eso? Por qué. Nosotros tenemos un gobierno para España y nos proponemos el gobierno de España. Dado que el realismo mínimo indica que va a haber cinco partidos de ámbito nacional en el Congreso y eso es incompatible con la mayoría absoluta de uno de ellos, nosotros hemos tenido la honradez y la sinceridad de decir antes de que la gente deposite el voto que le tendemos la mano a Pablo Casado para formar una mayoría alternativa, un gobierno de coalición para echar a Sánchez. Eso es tratar a la gente como mayores de edad”.

La regeneración democrática

A pesar de ese ofrecimiento, marca la diferencia con el partido de Pablo Casado y explica que no haya existido acuerdo preelectoral con la formación conservadora: “Nosotros somos muy distintos al Partido Popular. Nosotros hemos localizado una emergencia nacional que pasa por echar a Pedro Sánchez y hay otro partido constitucionalista al que le tendemos la mano para formar un gobierno de coalición después de votar, pero no podemos simular que somos lo mismo y presentarnos en una misma lista, porque no somos lo mismo”.

Girauta marca una gran diferencia en torno a los planteamientos sobre regeneración democrática y pone un ejemplo que le tocó vivir en primera persona: “No somos un partido como el PP. Conocemos bien al Partido Popular porque investimos en su día al señor Rajoy. Hicimos unos pactos de investidura, que, como portavoz de Ciudadanos, firmé con el portavoz del PP. Y todo aquello que tenía que ver con la regeneración ha sido incumplido sistemáticamente. El PP es un partido en avanzado estado de descomposición y lo es porque no ha sabido afrontar las cuestiones de regeneración, ni las quiere afrontar. El PP es un barco que hace aguas”.

Y esa segunda seña de identidad política de Ciudadanos, la de la regeneración democrática nace del escándalo de corrupción generalizada que se dio en España: “Se había perdido el respeto a la política. Una de las cosas más peligrosas que existen es la antipolítica, porque la conduce al fascismo. Siempre va a gobernar alguien. La antipolítica lo único que consigue es que los que gobiernen no sean representantes democráticos. Los políticos tenemos que asumir un plus de responsabilidad en cuanto a la presunción de inocencia. Si te imputan, te marchas. Y, además, te defiendes con las mismas armas y ante los mismos tribunales que cualquier ciudadano español. Y después si se archiva el asunto, o te absuelven, vuelves”.

La agenda económica y social

Quienes han seguido la precampaña han podido tener la impresión de que tanto Ciudadanos como el PP han priorizado la cuestión de la unidad de España sobre la agenda económica o social del país y que ha sido Pedro Sánchez el que con sus decretos de los viernes habría ocupado el espacio: “No lo creo. Precisamente si en algún momento brilla la presencia de un programa económico de ciudadanos, es ahora Lo hemos tenido siempre. En cuanto al Partido Socialista la manera en la que ha utilizado el dinero público para pagarse su campaña con los viernes sociales lo dice todo sobre el sentido de la responsabilidad que tienen. Si por ellos fuera España en cuatro días volvía a estar en el Procedimiento de Déficit Excesivo en la Unión Europea y volvíamos a ser el enfermo de Europa”.

Sánchez y el nuevo Plan E de Zapatero

Girauta saca a relucir el fantasma de la crisis, los recortes y el déficit con la política que ha iniciado Pedro Sánchez y dice “de forma irresponsable, se puede empezar a darle al gasto con un nuevo Plan E, como Zapatero que nos llevó a un 11% de déficit” y también recalca lo que dijo e hizo el Partido Popular: “Es muy fácil prometer cosas que luego no vas a cumplir, como hizo el PP, que en 2011 prometía la bajada de impuestos y cuando llega en diciembre de 2011 al gobierno y pone en práctica la mayor subida de impuestos de la democracia española. Se ha dedicado a mentir. Y nosotros no queremos ni mentir ni que España vuelva al Procedimiento de Déficit Excesivo. El PSOE tiene un programa económico basado en hacer regalos para que te den el voto y, luego ya veremos como salimos del paso. Y el PP tenía un equipo económico que ya no tiene. Creemos que España tiene algunos problemas estructurales que hay que acometer. Ciudadanos cuenta con un programa económico realista, con un equipo potente de economistas con soluciones para los graves problemas estructurales del país, como la dualidad del mercado de trabajo o la necesidad de una revolución educativa que nos ponga de una vez mirando a la modernidad”.

El juego de ir a romper la espalda

Cuando retoma el hilo de la polarización ideológica que se ha registrado en los últimos años en España, considera que, en su día el Partido Popular teniendo una mayoría absoluta jugó a favorecer el surgimiento de una extrema izquierda “que rompiera la espalda al PSOE y que impidiera que el PSOE volviera a gobernar España”. Del mismo modo cree que cuando ha gobernado el PSOE, este “ha jugado a favorecer una extrema derecha que le rompa la espalda al PP y que le impida volver a gobernar. Es el viejo truco que empleo François Mitterrand favoreciendo el Frente Nacional, pensando sólo en el corto plazo y fíjese usted después de tantos años el problema que supone. No sólo para Francia, sino para el conjunto de Europa. Han jugado con fuego, han creado dos monstruos y ahí los tenemos”.

Y en medio de ese panorama, Juan Carlos Girauta tratará de renovar su escaño en el Congreso, en esta ocasión por Toledo, ciudad que eligió para venirse a vivir, aunque, en lo personal no le preocupa no conseguir esa meta, no se aferra al cargo: “Me he ganado la vida siempre fuera de la política. No me quejo de ello. La verdad es que la única vez que he tenido un sueldo fijo ha sido a partir de que he sido político. Pero ese estímulo no es para querer jubilarme en la política. Deseo ser representante de nuevo porque en Ciudadanos tenemos un proyecto político de España muy estimulante. Pero si los ciudadanos de Toledo no tienen a bien darme su confianza, no voy a hacer un drama. Seguiré viviendo en Toledo. A mis 58 años, he trabajado fuera de la política casi toda mi vida, sólo llevo cinco años en la representación pública”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de clm21

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.