www.clm21.es

agresiones sanitarias

UGT Castilla-La Mancha, a raíz de las últimas agresiones sufridas por sanitarios de la región, ha urgido a la Administración regional a garantizar la seguridad de estos profesionales. Entre otras medidas, ha reclamado que se ponga a disposición de los profesionales que salen fuera de los centros sistemas de alerta de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para que puedan ser activados en caso de agresión, con rápida respuesta de los mismos.

Seis de cada diez enfermeras y enfermeros que han resultado agredidos en Castilla-La Mancha durante su labor asistencial y de cuidados no han recibido ningún tipo de apoyo por parte de la administración pública o empresa privada sanitaria para la que desarrollan su trabajo.

El Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) registró 560 incidentes violentos a profesionales sanitarios en 2021, de los que 13 fueron agresiones físicas y 497 agresiones verbales, que sufrieron mayormente mujeres -en un 63 por ciento- y que se dieron fundamentalmente en las áreas de Atención Primaria (390) y Atención Hospitalaria (169).

El Sindicato Médico de Castilla La Mancha (CESM-CLM) ha lamentado que "cuando aún se está comentando el lamentable acontecimiento de la presencia de un paciente portando un arma blanca en el punto de Urgencias del Centro de Salud de Quintanar de la Orden", tenga que volver a denunciar un nuevo y "desdeñable incidente" de agresión a otra facultativa en el mismo punto de Urgencias del Centro de Salud de Quintanar de la Orden (Toledo).

El Sindicato de Enfermería, SATSE, trasladará al conjunto de la ciudadanía, a través de una nueva campaña de información y sensibilización social, que España sigue estando a la cola de Europa a la hora de garantizar la seguridad del paciente en los centros sanitarios y sociosanitarios del conjunto del Estado.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha elaborado un proyecto de ley estatal que contempla más de 50 medidas y actuaciones concretas para luchar de manera conjunta, coordinada y eficaz contra la violencia física y verbal que siguen sufriendo en tiempos de pandemia todos los profesionales sanitarios, especialmente, las enfermeras y enfermeros.

El Gobierno de Castilla-La Mancha muestra su más absoluta repulsa ante el episodio violento y las graves amenazas sufridas la pasada madrugada por el equipo de profesionales sanitarios que en ese momento se encontraban atendiendo el Punto de Atención Continuada del Centro de Salud de Santa Olalla (Toledo) y confirma que, a través de la Gerencia de Atención Integrada de Talavera, ha procedido a denunciar a los autores del incidente por la vía penal por atentado a la autoridad.

Las medidas preventivas recomendadas por las autoridades sanitarias y el Consejo General de Colegios de Médicos, CGCOM, aconsejan posponer la rueda de prensa que el Colegio de Médicos de Toledo iba a celebrar junto al de Enfermería, el SESCAM y representantes de la Administración central para ofrecer los datos de agresiones a profesionales registrados en el último año. No obstante, queremos hacer llegar a la colegiación y a la ciudadanía el manifiesto elaborado para este año así como la declaración conjunta de las Organizaciones Médicas Europeas (EMO) sobre la violencia contra profesionales sanitarios
  • 1

Ocho de cada diez enfermeras y enfermeros de nuestro país han sido agredidos mientras desempeñaba su labor asistencial y de cuidados en un centro sanitario o sociosanitario, de los que cerca de la mitad lo han sido hasta en cinco ocasiones y cerca de un 15 por ciento en más de 10 ocasiones.

El sindicato UGT de Castilla-La Mancha ha alertado de un incremento de presiones, agresiones e insultos hacia los profesionales sanitarios de la Comunidad Autónoma, una plantilla que además acumula "cansancio, ansiedad y estrés", motivo por el cual han reclamado más plantilla para paliar la situación.

El Gobierno de Castilla-La Mancha denunciará a las personas que presuntamente amenazaron a la doctora en el Centro de Salud La Estación, de la Gerencia de Atención Integrada de Talavera de la Reina, que cuenta con mayor presencia policial para garantizar la seguridad de esta sanitaria.

El Sindicato Médico de Castilla-La Mancha, que ha condenado el nuevo intento de agresión a un sanitario, en este caso, una facultativa de Atención Primaria que se ha visto amenazada por una multitud de personas en un Centro de Salud de Talavera, ha asegurado que no son los médicos quienes deben protegerse a sí mismos de estas agresiones, "sino que debe ser nuestra empresa, en este caso el Sescam, quien adopte las medidas necesarias para evitar estas situaciones".

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), con motivo del Día Europeo contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario, afirma que Castilla-La Mancha ha sido la segunda comunidad autónoma en la que más han crecido los episodios violentos a profesionales sanitarios, hasta un 165,4 por ciento de acuerdo a los datos facilitados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado al Sistema Estadístico de Criminalidad (SEC) que elabora el Ministerio del Interior.

El Colegio de Médicos de Toledo (COM) ha mostrado “toda la solidaridad del colectivo médico de la provincia” con las compañeras, una médica y una enfermera, amenazadas de muerte el pasado martes en el Centro de Salud de Novés y ha vuelto a mostrar su repulsa ante unos hechos “inadmisibles” que constituyen una auténtica lacra y un delito de atentado contra la autoridad.

Por primera vez en los últimos tres años se ha producido un descenso en el número de agresiones a los profesionales del sistema sanitario público regional, tal y como constatan los datos ofrecidos hoy por la directora gerente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), Regina Leal, momentos antes de presidir el pleno del Observatorio de la Violencia para prevenir las agresiones al personal del SESCAM.