www.clm21.es

estado de alarma

Se podrán hacer muchas lecturas de la decisión del Tribunal Constitucional sobre el primer estado de alarma decretado por el gobierno de la coalición del presidente Pedro Sánchez. Se podrá justificar la actuación de ese gobierno en aras de una necesidad. Se podrá hablar de una votación ajustada y de las diferentes sensibilidades dentro del Tribunal. Pero en esencia, lo que dice el Tribunal Constitucional es que el gobierno progresista de nuestro país vulneró los derechos humanos de sus ciudadanos, que en nuestra Carta Magna se definen como fundamentales.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha anunciado que su Gobierno ha tomado la decisión de recurrir ante el Tribunal Supremo la decisión adoptada este fin de semana por el Tribunal Superior de Justicia de la región de no aceptar el decreto autonómico que dictaba medidas en Quintanar del Rey (Cuenca) como el confinamiento perimetral, el toque de queda de 00.00 a 6.00 horas o el máximo de diez personas en grupos por su alta incidencia de casos de coronavirus.

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCM), Vicente Rouco, ha admitido este lunes que "quizá sí que hubiera sido deseable un marco jurídico más claro" una vez terminado el estado de alarma en el país, ante las dudas y diferencias de opinión que pueden plantearse en los 17 tribunales superiores de justicia del país y aunque luego el Tribunal Supremo "dé una solución de unificación".

El Gobierno de Castilla-La Mancha aclara que, ante el fin del Estado de Alarma en la medianoche de este sábado, decaen las restricciones ante los derechos fundamentales de las personas.

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha anunciado que el toque de queda dejará de estar en vigor en la región a partir del próximo lunes 10 de mayo tras la recomendación de los servicios jurídicos del Ejecutivo autonómico, que "invitan" a no hacerlo, y se plantea tomar "decisiones localizadas en los municipios donde se disparen" los datos, así como un cambio en los estándares de las cifras de incidencia "de forma acompasada al nivel de vacunación".

La portavoz del Ejecutivo regional, Blanca Fernández, ha confirmado que Castilla-La Mancha levantará la perimetración regional tras el fin del estado de alarma, como ya anunció el presidente el pasado lunes, y ha anunciado que el resto de las medidas se darán a conocer este jueves después del Consejo de Gobierno, y el detalle todavía más concreto se conocerá el propio sábado, "sabiendo que no se puede pasar de cien a cero ni de cero a cien", ha apuntado Blanca Fernández.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha avanzado que su Consejo de Gobierno prepara para el jueves de la próxima semana su estrategia para empezar a acometer la desescalada de medidas restrictivas una vez decaiga el estado de alarma el próximo día 9 de mayo, unos planes que se basan en "aligerar y mucho las restricciones y limitaciones", sin "ir más allá" de lo que permita el Estado y, en todo caso, "sin ir de 0 a 100, de negro a blanco, del todo a la nada".

  • Ángel Ligero lamenta que el partido se sume con su voto” a un proyecto que está llevando a España a un empobrecimiento económico y democrático”

Los movimientos de Inés Arrimadas y parte de la dirección nacional de C’s de acercamiento al gobierno de Pedro Sánchez siguen provocando abandonos en la formación naranja. En Castilla-La Mancha ha presentado su baja en el partido el que fuera candidato por Ciudadanos a la Presidencia de la Junta de Comunidades de Castilla-la Mancha en 2015, Ángel Ligero.

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha celebrado este jueves un Consejo de Gobierno Extraordinario, donde se ha revisado el Decreto aprobado el pasado sábado ante el fin del estado de alarma, para incorporar las medidas ratificadas por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCM) e introducir algunas matizaciones, de cara a enviar nuevamente el documento al Tribunal.

El delegado del Gobierno de España en Castilla-La Mancha, Francisco Tierraseca, ha insistido en que el fin del estado de alarma no significa el fin de las medidas de contención al COVID-19. "Es fundamental mantener la prudencia y cumplir con las restricciones contempladas en el decreto del Gobierno Regional que está en vigor desde el pasado día 9", ha subrayado.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha abogado esta mañana por pasar “del estado de alarma a un estado de prudencia extrema” y ha avanzado que se intensificarán las labores de rastreo del virus en esta nueva etapa, para la que el jefe del Ejecutivo ha solicitado colaboración a la ciudadanía en “la obligación de estar confinado si recibe la indicación del sistema sanitario”, ha subrayado.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asegurado que podrían existir dificultades jurídicas de cara a mantener desde las comunidades autónomas toques de queda sin el amparo del estado de alarma una vez que esta figura desaparezca el próximo domingo.

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha indicado este martes que será "muy importante" la reunión de este miércoles del Consejo Interterritorial de Salud (CISNS) para plantear "algunos" criterios homogéneos entre las comunidades autónomas y espera "esas soluciones" que el Gobierno de España puedan plantear en el escenario en que decae el estado de alarma.

El vicepresidente regional, José Luis Martínez Guijarro, ha explicado que el Ejecutivo de Castilla-La Mancha buscará tutela judicial para la puesta en marcha de medidas de contención de la pandemia de la COVID-19 en el territorio autonómico, concretamente para aquellas que afecten a derechos fundamentales, si el próximo 9 de mayo no se prorroga el estado de alarma.

Castilla-La Mancha y el conjunto de España están en una situación muy preocupante”, ha señalado la presidenta del grupo Parlamentario de Ciudadanos, Carmen Picazo, quien ha denunciado “la falta de liderazgo de Pedro Sánchez, que está obligando a las Comunidades Autónomas a asumir la gestión de la pandemia”. Picazo ha recordado que el partido naranja fue el único que exigió el estado de alarma “mientras el Gobierno de España se quedaba de brazos cruzados y García-Page observaba impasible"