www.clm21.es

sector servicios

Al igual que la industria, el sector servicios, el más importante en la estructura económica de Castilla-La Mancha ha recuperado el pulso y ha dejado atrás las consecuencias de la pandemia. Los datos de enero marcan un crecimiento interanual de las ventas del 23,5% y el indicador está en máximo en un mes de enero de la serie histórica. Las ventas en la serie original ya están un 2,9% de las que se contabilizaron en enero de 2020, antes del estallido de la pandemia.

La facturación del sector servicios aumentó en Castilla-La Mancha un 19,7% en noviembre, lo que supone el tercer menor incremento del país situándose la región solo por delante de Murcia (18,5%) y Extremadura (17%).

La economía del sector servicios de Castilla-La Mancha crece con fuerza en los tres primeros trimestres, aunque la facturación de las empresas se modera en el último trimestre. Ese crecimiento de la cifra de negocios se deja sentir también sobre el empleo en el sector, cuyo crecimiento en lo que va de año en España lidera nuestra Comunidad Autónoma.

El sector servicios, el más perjudicado por la crisis de la pandemia en nuestra Comunidad es el que más empleo está generando. En el tercer trimestre, el número de ocupados batió récords históricos y alcanzó las 607.500 personas, el 70,2% de los 865.500 trabajadores que ocupa nuestra economía.

El superávit del sector servicios se disparó un 39,5% en el segundo trimestre en relación al mismo periodo de 2020, hasta situarse en 5.256,2 millones de euros, tras marcar subidas récord tanto en exportaciones como en importaciones, según la Encuesta de Comercio Internacional de Servicios publicada este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los datos de la industria y de los servicios indican una fuerte recuperación de la economía regional. En mayo, el sector manufacturero había recuperado el nivel de ventas previo a la pandemia y el de servicios se había quedado ligeramente por debajo.

Aunque el endeudamiento empresarial sigue al alza y alcanza ya los 951.712 millones de euros, no todos los sectores han tenido que recurrir a un incremento de su financiación extraordinaria para hacer frente a las consecuencias de la pandemia. Según el informe de la consultora AIS Group, durante 2020 el saldo de la cartera de crédito a actividades productivas aumentó un 7,6% en 2020 respecto a 2019, concentrándose especialmente entre los meses de marzo a junio. Ha pasado de 534.772 millones de euros a 575.162 millones. El sector servicios sigue siendo el que acapara casi tres cuartos de la cartera (72%).

La cifra de negocios del sector servicios se vio mermada en febrero en todas las Comunidades Autónomas, pero Castilla-La Mancha, con un descenso del 6,8% en tasa anual, fue la región que menos actividad perdió.

El superávit del sector servicios aumentó un 3,5% en el tercer trimestre en relación al mismo periodo de 2020, hasta situarse en 5.254,6 millones de euros, tras elevar sus exportaciones a una tasa cercana al 16% y marcar una subida récord en importaciones, según la Encuesta de Comercio Internacional de Servicios publicada este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La actividad del sector servicios de España cumplió el pasado mes de octubre siete meses consecutivos de expansión, aunque el impulso de crecimiento se moderó a mínimos desde abril ante el aumento de las presiones de costes, según refleja el índice de gestores de compra (PMI), que bajó a 56,6 puntos, frente a los 56,9 de septiembre.

El sector servicios elevó su facturación un 7,6% en Castilla-La Mancha en julio respecto al mismo mes de 2020, según ha informado este miércoles el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los servicios se anotaron un buen mes de junio en Castilla-La Mancha, con un crecimiento de las ventas por encima de los valores no ya sólo de 2020, sino también de 2019, lo que se ha traducido en un incremento del empleo en el sector que coloca a nuestra Comunidad como la segunda con mayor crecimiento en el empleo del sector servicios en junio.

  • Estos dos sectores generan el 85% del volumen de la riqueza regional

Las economías castellano-manchega y española entran en fase expansiva según ponen de manifiesto los últimos indicadores económicos de los sectores industrial y de servicios. Ambos sectores que suponen el 85% del PIB regional presentan una rápida recuperación con incrementos de facturación acumulada en los cuatro primeros meses del 11,8% y del 12,9%, respectivamente. El índice de la cifra de negocios de los servicios ha recobrado los niveles que tenía en 2019 y el de la industria los ha superado. Aún así, hay actividades que todavía están todavía en números rojos, como la hostelería y los hoteles, a pesar de un fuerte repunte de su actividad. En la industria, la que mejor ha aguantado la pandemia, la agroalimentaria es la que presenta el signo negativo, aunque dentro de los parámetros habituales de variación.

La actividad del sector servicios de España ha vuelto a expandirse durante el mes de abril por primera vez desde el pasado verano, según el índice de gestores de compra (PMI), que ha subido hasta los 54,6 puntos desde los 48,1 de marzo, su mejor lectura desde finales de 2019, según IHS Markit.

Castilla-La Mancha se encuentra entre las regiones españolas cuyo sector servicios mejor ha aguantado el impacto de la Covid. Así lo ponen de manifiesto los dos índices principales, el que mide la evolución de la cifra de negocios y el del personal ocupado. Si los ingresos medios del año cayeron a nivel nacional un 15,6% fundamentalmente por la contracción del sector turístico, en nuestra Comunidad lo hizo un 9,7%, el cuarto mejor resultado tras Murcia (-2,4%), Extremadura (-5,5%) y La Rioja (-9,6%). El personal ocupado por el sector cayó en media anual un 4,3% en el conjunto del país, mientras que en Castilla-La Mancha lo hizo un 3%, el segundo mejor dato tras Murcia que se anotó un descenso del 1,6%.