www.clm21.es
La suspensión de intervenciones por la Covid dispara la espera media de atención en algunas especialidades por encima del año
Ampliar
(Foto: Abel Martínez // SESCAM)

La suspensión de intervenciones por la Covid dispara la espera media de atención en algunas especialidades por encima del año

  • La “pandemia paralela” afecta especialmente a traumatología y oftalmología, servicios que aumentan el número de pacientes en espera y la demora en la respuesta
  • Durante la pandemia el número de pacientes que deben esperar más de seis meses para ser operados ha pasado de 12.300 a 29.500

domingo 18 de octubre de 2020, 21:49h
La han bautizado como “la pandemia paralela”. Es la que castiga a todos aquellos enfermos que esperaban una intervención programada y que, por la emergencia de la Covid y la sobrecarga del sistema, han visto aplazadas sus cirugías. Es un mal que no sólo afecta a los quirófanos, también a algunas pruebas diagnósticas. Más allá de los casos que se van conociendo por los medios de comunicación, los datos del Servicio de Salud de Castilla-la Mancha permiten una aproximación a cómo golpea esa otra pandemia en nuestra Comunidad, como se ve en este reportaje: Aumenta el número de pacientes en espera. Se ha producido una gran acumulación de pacientes en plazos máximos. Los plazos medios de atención sobrepasan en algunos casos los 400 días y en algunos servicios que ya presentaban problemas estructurales, la Covid ha venido a darles el golpe definitivo. Patologías como las cataratas o las prótesis, que eran las que más retraso acumulaban, han visto crecer sus listas de enfermos pendientes de ser operados.
La pandemia se ha llevado por delante el Plan de Salud del Ejecutivo. Uno de los proyectos que el gobierno regional tenía en cartera desde hace meses era el de la ley de garantía de atención sanitaria especializada, en la que se deberían establecer unos tiempos máximos de respuesta para procedimientos quirúrgicos, primera consulta por un especialista y técnicas diagnósticas. La Ley formaba parte del Plan de Salud 2017-2025. Y venía a acotar aún más los plazos de referencias nacionales, que eran de un máximo de 180 días (seis meses) para cuatro tipos concretos de operaciones. El resto debería estar siempre por debajo de esos plazos y su fijación quedaba en manos de las Comunidades Autónomas.

Con la pandemia, los pacientes de nuestra Región que deben esperar más de 180 días para ser operados han pasado de los 12.300 a 29 de febrero a los 29.500 a 30 de septiembre. La mayoría (10.300) son del servicio de traumatología, otros 6.000 los acumula oftalmología y 5.335 el servicio de cirugía general y de digestivo. Estas cifras de plazos máximos dan una idea del número de pacientes en espera en alguno de estas especialidades. Hay 13.000 en traumatología pendientes de pasar por el quirófano, casi 9.000 en oftalmología y 7.700 en cirugía general.

Desde el 1 de marzo y hasta finales de septiembre la lista de pacientes en espera de un quirófano ha aumentado en 2.450. Son pocas las especialidades que han logrado rebajar sus cifras, como las de urología, donde se han reducido en 350; ginecología, en 36; otorrinolaringología, en 32 o cirugía pediátrica, en 31. La pandemia paralela ha hecho crecer la lista de oftalmología en 1.130 pacientes, la de traumatología en 916 y la de cirugía general en 725.

El Servicio de Salud se ha apoyado en las derivaciones a clínicas privadas para algunas cirugías especiales, en particular de cardiología, a las que ha destinado más de 11,2 millones de euros, cuando inicialmente tenía un presupuesto para todo el año de 6,4 millones. Para procedimientos quirúrgicos generales, el SESCAM se ha visto obligado a ampliar las derivaciones a la sanidad privada, con la que ya ha contratado intervenciones por valor de 7 millones de euros, cuando tenía un presupuesto de 4,4 millones para 2020. Aún más, en previsión de que la situación requiriera aún más actuaciones, Sanidad ha ampliado hasta casi 38 millones el fondo destinado a cirugía general en quirófanos privados, mientras deja libre el circuito de UCIS y de salas de postoperatorios para pacientes de Covid.

En el servicio de neurocirugía de Toledo la espera media es de 396 días; en el de traumatología de Alcázar, de 377 días. En Guadalajara la lista quirúrgica de traumatología tiene una demora media de 410 días, la de angiología vascular de 397, lo mismo que la de cirugía maxilofacial. En esta especialidad,el tiempo medio de espera en Albacete es de 386 días.

Por cifras, Albacete es uno de los complejos hospitalarios de la Comunidad donde más se está dejando sentir la pandemia paralela. En cirugía pediátrica, la espera media es de 439 días. En neurología, de 495. En otorrinolaringología, de 485. En ginecología de 389. Ninguno de los servicios, salvo los de cirugía torácica, tienen una espera media por debajo de los 200 días.

Entre los hospitales de cabecera de provincia, Cuenca es el que presenta mejores datos y es donde la pandemia paralela tiene menos fuerza. Sólo la espera del servicio de traumatología supera los 300 días de media, mientras que la mayoría del resto de especialidades baja de los 100 días. Por lo que respecta al de Ciudad Real, la lista de neurocirugía es la única que rebasa el umbral de los 300 días de espera (10 meses) media, y entre el resto de servicios la mayoría sobrepasan los 200 días.

Son los hospitales comarcales los que presentan mejores plazos de atención, especialmente los de Manzanares, Valdepeñas, Almansa y Hellín. Los tres últimos, incluso llegan a reducir su lista quirúrgica respecto a febrero.

Otros, de aquellas zonas donde la primera ola del Covid castigó con mayor dureza, como es el caso del de Tomelloso, tiene menos pacientes pendientes de una operación, pero en la actualidad los plazos medios de intervención en algunos servicios (urología) llegan a multiplicar hasta por 8 los que se registraban antes del embate de la Covid.

En el centro hospitalario de Villarrobledo los plazos medios de atención también se han disparado y sobrepasan los 400 días en traumatología y los 300 en otorrinolaringología.

Las dos grandes ciudades no capitales de provincia, Puertollano y Talavera sufren menos la pandemia paralela, con independencia de la incidencia de la Covid en sus respectivas zonas de salud. Entre febrero y septiembre, sus listas quirúrgicas han ido a menos, aunque los tiempos medios de atención han ido a más, sobre todo en la Ciudad de la Cerámica, donde los servicios de oftalmología y de traumatología tienen un periodo medio de respuesta de diez meses. En Puertollano, las mayores demoras las presenta la especialidad de otorrinolaringología, con 267 días.

Los datos de las operaciones programas que se aplazan son uno de los indicadores de esa pandemia paralela cuyo aspecto más visible es el sistema de atención primaria. La situación ha puesto sobre la mesa la necesidad de inyectar fondos al sistema sanitario no sólo para resistir el empuje de la Covid, sino para garantizar su eficiencia en el tratamiento del resto de patologías.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios