www.clm21.es
Un fondo británico llega a Ciudad Real para tomar el control de la mayor destilería del país
Ampliar
(Foto: Alvinesa)

Un fondo británico llega a Ciudad Real para tomar el control de la mayor destilería del país

El fondo británico Intermediate Capital Group (ICG) será finalmente el nuevo propietario de Alvinesa, la mayor destilería del país ubicada en Daimiel. Ni dos meses han pasado desde que se hiciera pública la guerra de ofertas por la compañía de Artá Capital (Banca March) y la operación ya se ha cerrado con un valor que supera los 320 millones de euros.
Alvinesa, una de las compañías que más factura de la provincia de Ciudad Real y dedicada a la destilería de productos de la uva, inició su proceso de venta a principios de 2020 con buenas perspectivas económicas y un entorno “amable”, pero tuvo que dejar de lado la operación tras el inicio de la pandemia ante la incertidumbre del futuro económico. A finales del año pasado retomó la operación y ya es oficial la adquisición de ICG, cumpliendo así con el calendario previsto, en el que se pretendía cerrar la operación de cara a Semana Santa.

Los responsables de la venta son Artá Capital, la firma de capital riesgo de Banca March, que posee el 36% de Alvinesa y la familia Cantarero, que posee el 64% restante.

Por su parte, el fondo británico ICG tiene una amplia experiencia en el mercado español y gestiona cerca de los mil millones de euros en activos, entre los que se cuentan, entre otros, las clínicas Vitaldent o la farmacéutica Suanfarma

Según los expertos, el atractivo de la operación para los fondos de inversión internacionales reside en varios factores.

En primer lugar, se vende el 100% de la compañía, ya que el comprador adquirirá las acciones tanto de Artá como de los Cantarero.

Además, Alvinesa ha diversificado su negocio, no limitándose a las bebidas alcohólicas, un mercado controvertido en el que muchos fondos no quieren entrar para evitar polémicas. Actualmente trabaja, entre otros, para el sector cosmético, el farmacéutico, etc.

Otros de los atractivos de la destilería manchega son su gran apuesta por el I+D+i y su presencia internacional, gracias a un plan de expansión que la ha llevado a tener presencia en 16 países.

En el último ejercicio del que se tienen registros (2018), la destilería de Daimiel facturó 53,3 millones de euros y obtuvo un resultado neto de 11,28 millones de euros. Su deuda ascendía a 10 millones.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios