www.clm21.es
Madrid lidera el ránking del talento por Comunidades Autónomas, que cierra Castilla-La Mancha

Madrid lidera el ránking del talento por Comunidades Autónomas, que cierra Castilla-La Mancha

domingo 02 de mayo de 2021, 15:00h

La fuerza de atracción de Madrid hace que esta Comunidad lidere el ranking del talento en España, mientras que sus vecinos, los castellano-manchegos pagan ese magnetismo de la economía más fuerte del país, siendo desplazados al último puesto, según la clasificación elaborada por la Fundación Cotec y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie) y que analiza y compara la capacidad de atraer y retener talento de las 17 comunidades autónomas españolas. El gobierno regional mantiene desplegado un programa de atracción y retorno del talento a nuestra Comunidad, que según los últimos datos había logrado captar a 713 castellano-manchegos que han confiado al Ejecutivo su plan de retorno. El programa contempla bonificaciones a la contratación para empresas y un abanico de gastos subvencionables para los retornados.

El informe Mapa de talento en España 2020 actualiza el ranking de talento de 2019, que ofrecía por primera vez un estudio a nivel regional en el que se replicó el Índice Global de Competitividad en Atracción y Retención del Talento (GTCI, por sus siglas en inglés), desarrollado por el Instituto Europeo de Administración de Empresas (INSEAD). El documento construye un nuevo índice, al que se ha denominado Índice de Talento Cotec-Ivie, que da cabida a algunos indicadores que han cobrado relevancia tras el impacto socioeconómico que ha supuesto la pandemia. En el índice revisado se incluyen nuevos aspectos relacionados con la salud y el medio ambiente, la digitalización y la capacidad de recuperación de la crisis (resiliencia). En total, el índice se ha construido a partir de 56 indicadores, que vuelven a agruparse en torno a los seis pilares fundamentales que condicionan el talento de cada región: 1. Facilitar, 2. Atraer, 3. Crecer, 4. Retener, 5. Capacidades y vocaciones técnicas y 6. Conocimiento.

El índice se conforma como una media de indicadores que oscilan entre 100 puntos como valor máximo para la comunidad mejor posicionada y 0 como mínimo. El índice global para la media nacional se sitúa en 49 puntos. Por encima de esta cifra se posicionan, además de Madrid (71,0) y Navarra (66,7), País Vasco (63,6), Cataluña (56,3), Aragón (53,9) y Asturias (53,1). Es decir, la mayor intensidad de talento se localiza en Madrid y el nordeste peninsular.

Castilla-La Mancha obtiene un índice de 28,2 puntos y cierra la lista de las regiones españolas. Por delante Canarias (28,7 puntos) y nuestros vecinos Extremeños (32), andaluces (33,6) y murcianos (34), lo que dibuja una clara línea al sur de Madrid donde se da con menos intensidad esa concentración del talento.

El primero de los pilares con los que se construye el ranking global es el de Facilitar. Recoge las características institucionales del entorno del mercado, de los negocios y del trabajo que permiten generar talento. Entre los indicadores incluidos figura el gasto en I+D y las infraestructuras TIC. Además, con la actualización del informe en 2020, se han incorporado otras variables como el capital TIC, el nivel de vulnerabilidad de las empresas y los trabajadores o datos sobre teletrabajo. En este pilar, tras la primera posición que ocupa Madrid, se sitúan el País Vasco y Navarra. En el lado opuesto, Canarias y Baleares muestran debilidades en la mayoría de las variables analizadas.

El segundo índice o pilar (Atraer) evalúa las características de cada comunidad que les permite competir por la captación de talento personal y organizativo. Se analizan tanto la apertura externa, es decir, la atracción de talento desde otros puntos de España y desde el extranjero, como la apertura interna, referida a la capacidad de una región de conseguir que las personas desarrollen su talento en el territorio, especialmente las mujeres. El resultado de este pilar muestra a Madrid, Navarra, Cataluña y País Vasco en los primeros puestos, mientras que el resto de autonomías se sitúa por detrás de la media nacional. En cuanto a apertura externa, destaca Madrid como foco de atracción de empresas extranjeras o Navarra como polo de atracción de estudiantes internacionales. Por lo que respecta a la apertura interna, País Vasco destaca en el liderazgo de las mujeres y es la segunda, detrás de Madrid, en porcentaje de mujeres universitarias, mientras que Extremadura figura como la región con menor brecha salarial de género.

El tercer pilar, Crecer, recoge la capacidad para desarrollar el talento en cada comunidad. Aunque País Vasco, Navarra y Madrid vuelven a colocarse en las primeras posiciones, las distancias con el resto ya no son tan marcadas y son nueve las regiones que se sitúan por encima de la media. En los puestos más rezagados figuran Canarias y Castilla-La Mancha. Los indicadores analizados en este caso se refieren a la formación, tanto la educación formal, que contempla variables como el gasto público en educación, resultados de las pruebas PISA o habilidades digitales de los docentes, como de aprendizaje y oportunidades de crecimiento en el puesto de trabajo, con registros sobre el desarrollo de formación en el seno de las empresas.

Las características que hacen atractivo un territorio para las personas y empresas con talento se miden en el cuarto pilar, Retener. Navarra, Asturias y Castilla y León lideran este ranking, mientras que en el extremo inferior, aparecen Illes Balears, Comunitat Valenciana y Castilla-La Mancha. Madrid, valor más elevado en el ranking global y en cuatro de los seis pilares considerados, muestra, sin embargo, cierta menor capacidad para Retener el talento, ya que se coloca en el décimo puesto, por debajo de la media. El pilar Retener se elabora con indicadores referidos a dos ámbitos: sostenibilidad y estilo de vida. Niveles de protección social, gasto público en sanidad, inversión en protección ambiental, sostenibilidad de las finanzas públicas, polución y uso de energías renovables se analizan en el primer ámbito. En el segundo se evalúan, entre otros aspectos, el grado de dotaciones sanitarias, tan importantes en la era de la pandemia, el número de médicos por cada 100.000 habitantes y el tiempo invertido en llegar al trabajo.

Por último, los pilares 5 y 6 hacen referencia a las Capacidades y vocaciones técnicas y el Conocimiento. El pilar 5 pone el foco en los resultados desde el punto de vista de la formación profesional y técnica. Nuevamente el ranking está encabezado por Madrid, Navarra, Cataluña y País Vasco, que coinciden con las cuatro comunidades con mayor renta per cápita. Por encima de la media aparecen también Asturias y Aragón. En el lado opuesto, Extremadura y Andalucía cierran el ranking. En este pilar se tienen en cuenta las cualificaciones de nivel medio y la empleabilidad, a partir de indicadores como el porcentaje de población activa con educación secundaria, la productividad por trabajador, la facilidad para encontrar trabajadores cualificados o la correspondencia entre cualificación y ocupación.

En la capacidad de generar y aplicar el Conocimiento, pilar 6, repiten las cuatro comunidades que destacaban en el pilar anterior, aunque en distinto orden, en este caso Madrid, País Vasco, Cataluña y Navarra. En el primero de los ámbitos de este pilar, referido al nivel superior de educación, Madrid lidera la proporción de la población con estudios superiores, el porcentaje de técnicos y profesionales, científicos e intelectuales, la disponibilidad de científicos e ingenieros y las habilidades digitales de la población. El segundo ámbito del pilar 6, impacto del talento, recoge cuatro indicadores que reflejan la capacidad del territorio para que el talento disponible genere impacto en la economía y la sociedad. Madrid lidera el ranking, especialmente por su mayor inversión en activos intangibles y su posición en el indicador de output innovador (incluye patentes, modelos de utilidad, marcas, nombres comerciales y diseños industriales).

Relación entre talento y renta per cápita

La aparición del COVID-19 ha puesto de manifiesto la fragilidad de las economías a la hora de enfrentarse a una crisis sanitaria, económica y social como la que estamos atravesando. Para los autores del informe, hace falta una combinación de recursos y nuevos instrumentos a los que no se había prestado atención suficiente, especialmente, en el ámbito sanitario, medioambiental y de la capacidad de la economía para poder hacer frente a las crisis con mayores garantías (digitalización, vulnerabilidad de las empresas y trabajadores, etc.). La fortaleza en estos aspectos influye en el atractivo para atraer y retener talento de los territorios. Asimismo, el índice de talento Cotec-Ivie, a su vez, muestra la relación positiva existente entre el talento y la renta per cápita de las regiones. Es decir, el nivel de renta determina la capacidad para facilitar, atraer, ampliar y utilizar el talento y, a su vez, esa capacidad conduce a un mayor nivel de renta.

Para Matilde Mas, directora de Proyectos Internacionales del Ivie y coautora del informe, el talento es un activo que hay que proteger e incentivar. “La pandemia ha puesto claramente de manifiesto que las sociedades que cuidan y fomentan el talento están mejor preparadas para abordar con éxito los múltiples problemas -sanitarios, sociales, y económicos- que han debido afrontar en un tiempo récord y en circunstancias muy adversas”, ha afirmado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios