www.clm21.es
El sector servicios acapara el 72% del volumen de deuda empresarial de la economía
Ampliar

El sector servicios acapara el 72% del volumen de deuda empresarial de la economía

miércoles 05 de mayo de 2021, 21:56h
Aunque el endeudamiento empresarial sigue al alza y alcanza ya los 951.712 millones de euros, no todos los sectores han tenido que recurrir a un incremento de su financiación extraordinaria para hacer frente a las consecuencias de la pandemia. Según el informe de la consultora AIS Group, durante 2020 el saldo de la cartera de crédito a actividades productivas aumentó un 7,6% en 2020 respecto a 2019, concentrándose especialmente entre los meses de marzo a junio. Ha pasado de 534.772 millones de euros a 575.162 millones. El sector servicios sigue siendo el que acapara casi tres cuartos de la cartera (72%).
La tasa de morosidad baja unas décimas respecto a 2019 y se sitúa en el 5%. El saldo de préstamos dudosos es de 28.648 millones de euros. En la última década el stock de créditos a actividades productivas se ha reducido prácticamente a la mitad (- 43%). Si bien, en el último año ha cambiado la tendencia. El año del COVID ha sido el primero en que el saldo de créditos vivos sube desde 2010. Ha aumentado en 40.389 millones de euros. De esa cifra, el 76% se concentra en el sector servicios, el 18% en industria, el 5% en construcción y el 2% en el sector primario (agricultura, ganadería, caza, pesca y silvicultura). Aunque como muestra el gráfico de la izquierda, la tasa de variación en prácticamente todas las subcarteras se acerca al 7%. Sólo el sector primario presenta un ascenso menos pronunciado.

El crecimiento más moderado del crédito

El crédito a empresas del sector primario se situó al cierre de 2020 en 22.285 millones de euros. La cifra más alta de la última década. Es el sector en que menos se percibe una afluencia masiva al crédito. En el último año el total del stock de créditos a este segmento aumentó apenas un 4%, unos 857 millones de euros. Actualmente representa el 4% del total de la cartera de créditos a empresas en España. Los créditos concedidos al sector primario y calificados como dudosos representan el 5,5% del total: 1.233 millones de euros. Son 262 millones menos que a cierre de 2019, cuando la tasa de morosidad era del 6%.

La industria debe 110.873 millones

La cartera de créditos a industria aumentó un 6,9%, cerrando 2020 con 110.873 millones de euros, 7.146 millones de euros por encima del saldo de 2019. Respecto al total de créditos concedidos a empresas, los otorgados a compañías del sector industrial suponen el 19%. El saldo de créditos dudosos desciende a 5.295 millones de euros, siendo la cifra más baja de un cierre de año desde 2008. La tasa de morosidad también mantiene todavía su tendencia bajista de los últimos años y queda en el 4,8%, frente al 5,4% que se registraba en diciembre de 2019.

La construcción aumenta su deuda en 1.881 millones

Las empresas de construcción vieron incrementar sus créditos en 1.881 millones de euros (7,2%), hasta alcanzar los 27.894 millones de euros. El peso de esta cartera representa el 5% del total de créditos concedidos a empresas. Si bien el saldo de créditos dudosos de las empresas constructoras (2.553 millones de euros) es el que más se ha reducido en 2020 (lo ha hecho en 494 millones de euros), su tasa de morosidad sigue siendo la más elevada de todas. Cerró el año dejándola en 9,2% (frente al 11,7% de 2019).

La gran pelota está en el sector servicios

La actividad que concentra la mayor parte del saldo de créditos a empresas es el sector servicios: 414.107 millones de euros, frente a los 383.604 millones de 2019. Equivale al 72% del total de la cartera de créditos a actividades productivas. Su ascenso del último año supone un crecimiento de la cartera del 8%. Su tasa de morosidad es la más baja de entre los principales sectores, situándose en el 4,7%. Sin embargo, apenas se ha reducido 2 décimas en 2020 lo que podría reflejar los primeros síntomas hacia un cambio de tendencia. De hecho, el saldo de créditos dudosos es el único que ha aumentado y lo ha hecho en casi 600 millones de euros para llegar a los 19.565 millones de euros.

Dentro del sector servicios, los segmentos empresariales que acumulan más volumen de crédito son el comercio (21%), las actividades inmobiliarias (20%) y la intermediación financiera (16%).

La cartera de créditos a las empresas dedicadas al comercio y las reparaciones es la que presenta el saldo más elevado dentro del sector servicios. Cerró 2020 por encima de los 86.856 millones de euros. Casi 7.700 millones de euros más que a diciembre de 2019.

Las empresas que se dedican a la actividad de intermediación financiera son de las que muestran un comportamiento más prudente. Han aumentado su saldo de créditos un 5,1%, la tasa más baja dentro de las compañías de servicios. Esto equivale a unos 3.334 millones de euros, situando el total de los préstamos al sector en 68.115 millones de euros. Pero si algo destaca especialmente para las empresas de intermediación financiera es la escasa morosidad que presentan, apenas un 0,3%.

El crédito a inmobiliarias es el único que ha retrocedido en el año del COVID. De presentar un saldo vivo de casi 88.150 millones de euros en 2019, ha pasado a estar por debajo de los 82.000 millones de euros. Una reducción de alrededor de 6.000 millones de euros. Es decir, una caída del 7%.

La actividad hostelera, una de las más afectadas por las restricciones derivadas de la pandemia, ha visto crecer su endeudamiento en 8.537 millones de euros en 2020. Han pasado de tener créditos por valor de 26.950 millones de euros en diciembre de 2019 a casi alcanzar los 35.490 millones de euros al cierre de 2020. Esto es un incremento del 31,7%. Es el segmento con la tasa de variación anual más alta dentro y fuera del sector servicios. Actualmente, la hostelería representa el 6,2% del total de la cartera de créditos concedidos a actividades productivas.

2020 ha llevado a las compañías transportistas a incrementar su crédito en un 15,1%. Es un porcentaje llamativo, no sólo por lo elevado, sino porque el saldo de la cartera a este segmento apenas había sufrido cambios en los últimos dos años. Al cierre del último ejercicio, el crédito vivo a empresas de transporte se situó en 39.135 millones de euros, 5.127 millones por encima de la cifra de 2019.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios