www.clm21.es
La pandemia resta dos años a la esperanza de vida a los castellano-manchegos
Ampliar

La pandemia resta dos años a la esperanza de vida a los castellano-manchegos

jueves 17 de junio de 2021, 12:26h
La pandemia de Covid-19 ha impactado como un mazazo sobre toda la sociedad. Casi todos los aspectos de la vida se han visto alterados por el impacto del virus, desde la economía, el empleo, el consumo, hasta lo más evidente, la salud y, por ende, la demografía, especialmente la mortalidad y la esperanza de vida, siendo Castilla-La Mancha una que más han visto trastocados estos dos últimos aspectos.
Según publica hoy el Instituto Nacional de Estadística, en Castilla-La Mancha se registraron en 2020 un total de 25.761 defunciones, la cifra más alta de fallecimientos registrada en los últimos veinte años y que supone un incremento de las muertes en la región del 32,3% en relación al año anterior.

Con 492.930 fallecidos, el número de defunciones aumentó en España el año pasado un 17,7% respecto al año anterior, alcanzando una cifra tan elevada de muertes que no se veía desde 1941.

Las regiones que más han acusado el incremento de muertes durante el año de la pandemia son Madrid (41,2%), Castilla-La Mancha (32,3%), Castilla y León (26,0%) y Cataluña (23,5%).

Con todo, la esperanza de vida ha sufrido un recorte histórico como consecuencia de la pandemia de Covid-19. Si un año antes la esperanza media de vida de un español era de 83,58 años, 2020 la ha recortado en 1,24 años, hasta los 82,34.

Acusan más el recorte de los hombres, que pasan de una esperanza media de vida de 80,86 años a 79,6 años. Las mujeres pasan de 86,22 a 85,07 años de media.

En Castilla-La Mancha las secuelas de la pandemia sobre la esperanza de vida son aún más sangrantes y la recortan en 2,32 años, hasta los 81,25 años. En el caso de los varones castellano-manchegos el descenso de la esperanza de vida es de 2,52 años, mientras que en el de las mujeres es de 1,99 años.

Por provincias, Cuenca es la más afectada por el recorte en la esperanza de vida, con un descenso de 2,75 años. Le sigue Ciudad Real con 2,63 años menos, Albacete con un descenso de 2,32 años, Toledo con 2,21 y Guadalajara con 1,94.

Crecimiento negativo: las muertes superan a los nacimientos, cada vez por más

También se han producido cambios en la natalidad. Si en 2019 en Castilla-La Mancha se contabilizaban 7,51 nacimientos por cada cien mil habitantes, en 2020 la cifra cayó hasta 7,13, con un descenso del 4,9% en el número total de nacimientos anuales.

De hecho, el número de nacimientos disminuyó en 2020 en todas las comunidades y ciudades autónomas. Melilla (-24%), Asturias (-7,4%) y Canarias (-7,0%) registraron los mayores descensos. En la media nacional el número de nacimientos se redujo un 5,9%.

Si tomamos los datos de mortalidad y natalidad registrados el pasado año, el resultado del crecimiento vegetatitvo se sigue hundiendo aún más en los números rojos.

El crecimiento vegetativo (nacimientos menos defunciones) fue negativo en el año 2020 en todas las comunidades autónomas, excepto en Murcia (1.432), Baleares (815) y las ciudades autónomas de Melilla (338) y Ceuta (188). Por su parte, los saldos vegetativos más negativos se dieron en Castilla y León (-22.543), Cataluña (-21.659) y Galicia (-17.610). En Castilla-La Mancha el saldo fue de 11.197 defunciones más que nacimientos.

El crecimiento vegetativo de la población residente en España fue negativo en 153.167 personas 1 en el año 2020.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios