www.clm21.es
En 2022 la deuda regional volverá a niveles relativos de antes de la pandemia (37,9% del PIB), aunque batirá récords absolutos (16.500 millones)
Ampliar

En 2022 la deuda regional volverá a niveles relativos de antes de la pandemia (37,9% del PIB), aunque batirá récords absolutos (16.500 millones)

  • El presupuesto aprovecha los fondos europeos para fortalecer el capital fijo público y privado para impulsar el desarrollo
  • El gobierno aspira a resolver el déficit estructural con un nuevo modelo de financiación que inyecte a la Región 1.000 millones de euros anuales

Por CLM21
domingo 17 de octubre de 2021, 21:33h
Más deuda y menos intereses. La necesidad de más fondos para desarrollar un presupuesto expansivo y tratar de salir de la crisis provocada por la pandemia y las mejores condiciones del mercado marcan la política financiera de la Junta de Comunidades para 2022. La Junta prevé ingresar 3.667 millones de euros a través de préstamos y llevar a cabo amortizaciones por valor de 2.479 millones de euros. La diferencia de 888 millones de euros supera con creces las previsiones de déficit anunciadas por el ejecutivo y que cifra en 480 millones de euros, el 1,1% del PIB.
Este crecimiento del endeudamiento apenas si se dejará sentir en la contabilidad regional, en términos de PIB, en la medida que el gobierno prevé que al año que viene la riqueza regional crezca a mayor ritmo que la deuda viva, lo que reducirá la ratio de endeudamiento por PIB. En concreto estima que el PIB crecerá un 5,5% tras haberlo hecho en un 4% en 2021 y se situará por encima de los 42.820 millones de euros alcanzados en 2019, pudiendo superar los 43.600 millones de euros si se cumplen las previsiones de crecimiento elaboradas por el ejecutivo

Los últimos datos del endeudamiento de la Comunidad Autónoma facilitados por el Banco de España estiman la deuda pública de Castilla-La Mancha según el Protocolo de Déficit Excesivo (PDE) en 15.652 millones de euros, 7 millones menos que a finales de marzo, cuando alcanzó su máximo histórico. A pesar de esta moderada rebaja, la ratio de deuda en relación con el PIB se redujo 1,7 puntos y equivale al 39,2% de la riqueza regional. Esa reducción se debe fundamentalmente al incremento del PIB nominal acumulado en los últimos cuatro trimestres. Y ese es el factor con el que juega el gobierno para el año que viene. Así con una deuda que puede llegar a superar los 16.500 millones de euros, la sostenibilidad financiera de la Comunidad mejorará, aunque siga en terreno muy peligroso, al situarse la carga financiera por debajo del 38%, en concreto en niveles del entorno del 37,9%, justo en los valores alcanzados en los primeros meses de 2020.

Así las cuentas, el gobierno regional salva el año preelectoral, pero tiene prisas para llegar a un acuerdo sobre un nuevo modelo de financiación que inyecte más fondos al sistema, como reconoció el consejero de Hacienda a preguntas de clm21.es. La incertidumbre sobre el comportamiento de los ingresos tributarios y sobre todo la desaparición de los fondos europeos de reconstrucción dejarán a la vista el grave déficit estructural que tiene la Comunidad Autónoma, algo que será visible en los próximos años, en los que, además, se volverá a la disciplina fiscal de cumplimiento del déficit y de reducción de endeudamiento, lo que rebajará el margen de maniobra del gobierno del presupuesto no financiero, que puede sufrir un llamativo recorte. Un nuevo sistema de financiación en el que la Comunidad obtenga 1.000 millones de euros más, equilibraría ese déficit que nace -como ha señalado el ejecutivo en reiteradas ocasiones- del coste de la prestación de los servicios en las zonas menos pobladas. El sistema vendría a corregir la infrafinanciación de la Comunidad Autónoma, que es una de las cuatro cuya financiación está por debajo de la media del sector.

El año que viene, el gobierno ingresará 8.904 millones de euros, 215,5 menos que en 2021 (-2,4%) y gastará 9.667 millones de euros, 204 más (2,1%) que en 2021. O lo que es lo mismo, con menos ingresos gastará más y sobrepasará en cinco décimas la barrera del 0,6% fijada como orientativa para el déficit público de las Comunidades Autónomas, tras el levantamiento temporal de las obligaciones fiscales llevado a cabo por las autoridades de la Unión Europea.

Cuando Hacienda preparó los presupuestos para 2020, estimó que ese año los ingresos no financieros serían de 7.915,7 millones de euros y que los gastos alcanzarían los 8.093 millones. Dos años después, la mayor parte del crecimiento presupuestario obedece a los Fondos de Recuperación de la Unión Europea. En 2022, la Comunidad recibirá 728 millones de estas partidas, que se destinarán en un 19% a educación, en un 13,9% a reforzar el sistema público de salud y a la innovación, el 15,7% a la lucha contra la despoblación, el 15,5% a la digitalización de la industria, pymes, impulso al turismo y al emprendimiento, un 15,7% a la agenda urbana y rural y a la lucha contra la despoblación, un 7,1% a la transición ecológica, un 6,5% a las infraestructuras y un 1,6% a la industria cultural.

El gobierno es consciente de esta situación excepcional como deja entrever su presupuesto en el que sigue apostando por incrementar la inversión pública y privada fortaleciendo la formación de capital fijo, para crear una base de crecimientos futuros.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios