www.clm21.es
238 EMPRESAS CON UNA FACTURACIÓN DE 148 MILLONES SE FUGARON DE CASTILLA-LA MANCHA EN 2016
Ampliar

238 EMPRESAS CON UNA FACTURACIÓN DE 148 MILLONES SE FUGARON DE CASTILLA-LA MANCHA EN 2016

miércoles 29 de marzo de 2017, 23:10h

En 2016 se fugaron de Castilla-La Mancha 238 empresas. En ese periodo, nuestra Comunidad sólo fue capaz de atraer a 200 sociedades con domicilio social en otras regiones. Esa pérdida neta de 38 empresas, provocó que sus ventas se arrastraran a otras regiones. La caída de ingresos en el sector privado de nuestra Comunidad por esta fuga de empresas superó los 100 millones de euros. Ese traslado de negocio tiene un impacto negativo en las arcas de la Comunidad no sólo por la tributación por los impuestos cedidos, también por la liquidación de IVA.

Los datos de cambios de domicilios de las empresas revelados por “Informa D&B”, evidencian el efecto perverso que ha tenido en el tejido empresarial, en el empleo, en la generación de riqueza e, incluso en las arcas públicas el aumento de la presión fiscal llevada a cabo por el Gobierno regional durante 2016 sobre los impuestos de gestión propia.

La Comunidad atrajo a 200 compañías con una cifra de negocios total de 46,9 millones

El informe sobre los “Cambios de domicilio empresarial en 2016”, elaborado por “Informa D&B”, filial de CESCE, (la principal consultora europea y segunda del mundo en suministro de información comercial y financiera, sectorial y de marketing) revela también que en 2016 se truncó la tendencia iniciada por nuestra Comunidad en 2014 (año de comienzo de la salida de la crisis) en cuanto a la capacidad de atraer empresas. Si durante 2014 y 2015, el saldo de empresas que cambiaron de domicilio social entre Comunidades Autónomas era favorable a Castilla-La Mancha (16 mercantiles más), en 2016 se produjo una fuga masiva de sociedades, que no pudo ser compensada con las que logró atraer nuestra Región. Nuestra Comunidad se situó la séptima de España en valores absolutos de pérdidas netas de empresas. En valores relativos en función del tejido empresarial, nuestra Comunidad estaría en el pódium de Comunidades con mayor pérdida de sociedades.

Las 238 sociedades que emigraron arrastraron con ellas una cifra de negocios de 147,80 millones de euros (a una media de 619.000 euros). Las 200 que llegaron a nuestra Comunidad trajeron una facturación de 46,85 millones (234.250 euros de media). La cifra de negocio privado por este movimiento de salidas y entradas fue negativa para Castilla-La Mancha en 100,85 millones de euros.

El sistema de financiación autonómica establece que Estado y las Comunidades, entre ella Castilla-la Mancha, comparten al 50 por ciento la recaudación líquida del IVA, sin que las regiones tengan capacidad normativa sobre este impuesto. Tan sólo el impuesto sobre el valor añadido repercutido por estas compañías en su facturación anual superaría los 20 millones de euros.

El saldo neto empresarial y de cifra de negocios afecta a la baja a otros ingresos de la Comunidad, como el de participación en el IVA

La política fiscal del gobierno regional que pretendía financiar parte de su política de expansión del gasto con un aumento de los impuestos de gestión propia, lejos de haberse mostrado eficaz, se ha traducido en un saldo negativo de ingresos. El gobierno regional tenía previsto recaudar con su reforma fiscal hasta 435,53 millones de euros. A falta de un mes para finalizar 2016 (el gobierno no ha facilitado los datos de diciembre) la Hacienda autonómica sólo había recaudado 286,61 millones de euros, el 65,8 por ciento de lo previsto. Desagregados por modalidad de impuesto, el ejecutivo sólo había ingresado el 63 por ciento de los 86 millones que había previsto ingresar por sucesiones, el 38,7 por ciento del impuesto sobre donaciones, el 69 por ciento por transmisiones patrimoniales, el 66,42 por ciento por actos jurídicos documentados.

La mayor parte de las empresas que se fugaron tuvieron como destino las regiones limítrofes: Madrid (173), Comunidad Valenciana (23), Andalucía (13), Murcia (5), Extremadura (4), CastIlla y León (2) y resto de regiones (18). La mayor parte de compañías que fijaron su domicilio en Castilla-la Mancha procedían de Madrid (123), Cataluña (22), Comunidad Valenciana (16) y Andalucía (14).

El gobierno regional tenía previsto recaudar con su reforma fiscal hasta 435,53 millones de euros en impuesto propios y a 30 de noviembre sólo había recaudado 286,61 millones

Por volumen de negocio, las 123 empresas madrileñas que se asentaron en nuestra Comunidad trajeron en su cartera una facturación de 27 millones, las 22 catalanas aportaron una cifra de negocio de 15 millones. En el lado contrario, la mayoría del negocio de las empresas fugadas se trasladó a Madrid, que recibió sociedades castellano-manchegas con ventas por 133,9 millones. Las 13 que se fueron a Andalucía arrastraron a esa Comunidad unas ventas por 6,7 millones y las 23 que se fueron a Valencia, por 5,2 millones de euros.

El saldo neto negativo de empresas que modificaron su domicilio y el de facturación de las mismas no fue el único mal dato referido al tejido empresarial de la Comunidad Autónoma. Durante 2016, las empresas de nueva creación, aunque aumentaron en número en comparación con 2015, pusieron en el mercado menos capital para cubrir sus actividades. En concreto el capital de las sociedades de nueva creación fue inferior en 15,5 millones al aportado por las creadas en 2015 un 18,04 por ciento menos).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de clm21

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.