www.clm21.es
Crisnova (Albacete) empieza a usar diésel en sus hornos por los elevados precios del gas
Ampliar

Crisnova (Albacete) empieza a usar diésel en sus hornos por los elevados precios del gas

Por CLM21

Vidrala, la compañía alavesa matriz de Crisnova (Caudete, Albacete), ha comenzado a utilizar diésel como combustible para sus hornos industriales en sustitución del Gas Natural Licuado (GNL), en un intento por abaratar los costes de producción, que se han visto disparados por el precio desorbitado del gas.

Se trata de una medida de urgencia, ya que, según han explicado fuentes de la compañía, los hornos deben estar encendidos todos los días del año, ya que su interrupción es altamente costosa. Ello sumado a que el precio del gas se ha multiplicado por diez en los últimos veinticuatro meses, ha llevado a la compañía a incorporar el diésel en su proceso de producción.

Por el momento, esta medida se viene aplicando en dos plantas de producción en Caudete, tres en Álava y dos en Barcelona.

El grupo alavés también estudia extender el consumo de diésel a los hornos de sus centros en Portugal e Italia. De momento, las plantas del Reino Unido, en Inglaterra e Irlanda, quedan fuera de esta estrategia, que en su caso incluía el consumo de queroseno, porque el Gobierno de las islas ha decidido poner un tope a los precios máximos del gas a la industria.

Esta no es la única medida adoptada por el grupo en el último año con el fin de paliar los estragos económicos causados por el entorno geopolítico y, más concretamente, la invasión rusa de Ucrania. Ya en julio la compañía finalizó la instalación de una planta fotovoltaica para dar servicio a las instalaciones de Caudete, con el fin de aligerar la factura eléctrica de las plantas de producción y mejorar su sostenibilidad.

Vidrala es uno de los principales fabricantes de envases de vidrio del país. En el primer semestre del año las ventas del grupo Vidrala alcanzaron los 650,8 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone un crecimiento del 21,8%. No obstante, la presión ejercida por el incremento de costes asociados al uso del gas le hizo reducir en más de un 30% sus beneficios netos.

Además, el grupo fabricante de envases se ha visto obligado a trasladar el incremento de costes a sus tarifas, aplicando un recargo energético por la inflación tanto del gas como de la luz que revisa cada quince días.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios