www.clm21.es
En Ferraz empiezan a estar cansados de García-Page
Ampliar

En Ferraz empiezan a estar cansados de García-Page

viernes 18 de agosto de 2017, 08:00h

No ha gustado en el PSOE nacional las declaraciones de García-Page en las que deslizaba un posicionamiento crítico contra un gobierno de coalición a nivel nacional semejante al que ha conformado el en Castilla-La Mancha. García-Page se escuda en que a nivel nacional sería necesario contar con los nacionalistas. Y eso mejor ni tocarlo. Como ha dicho, para formar gobierno hay que sumar más votos en las urnas.

Nada que reprochar -oye- a ese razonamiento de más votos en las urnas. Tampoco a lo de no pactar con los nacionalistas. Eso en Castilla-La Mancha no se entiende. En esta España de tierra adentro no se ve con buenos ojos eso de la autodeterminación de los países catalanes. Tal vez por ello García-Page se esfuerza en que no trascienda mucho que en su gobierno acaba de entrar un catalán como vicepresidente y que el es partidario de la consulta pactada. Tampoco que su acción de gobierno cuenta con el respaldo parlamentario de un diputado de Podemos, de la línea anticapitalista que defiende el referéndum unilateral y “desobediente” que han convocado las fuerzas separatistas.

En el PSOE nacional empiezan a estar cansado del aprendiz de brujo del otro lado del Tajo. A pesar del odio -que no enemistad- que le tienen por aquello de ser uno de los líderes de la sublevación, no han querido enredarle -por bien del partido y eso-. Pero tampoco están dispuestos a más maniobras de desestabilización procedentes de García-Page. Menos cuando los disparos llegan en plena encuesta del CIS que pone en valor a Pedro Sánchez. Desde Ferraz advierten que si no es leal vendrán días de furia.

Y todo esto a quince días de que el comité regional del PSOE convoque las primarias y el congreso del PSOE-PSCM. García-Page vuelve a mirar a Madrid y a priorizar su interés personal en el PSOE sobre el de la Comunidad Autónoma. Con la estabilidad del pacto con Podemos se siente seguro, máxime cuando el futuro institucional del secretario general de la formación morada, José García Molina, está en sus manos. García-Page tiene la capacidad de cesar a García Molina en cualquier momento -no significa esto que lo vaya a hacer, o al menos que eso sea más pronto que tarde-. García Molina ha renunciado a su actuación de diputado y su único cargo institucional es el de vicepresidente del Gobierno, nombrado por un decreto de García-Page.

Eso ata y condiciona más de lo que algunos piensan. De momento, sí al presupuesto de 2017, sí al presupuesto de 2018 y amén a lo que se diga en el debate del estado de la Región, que debe celebrarse a primeros de septiembre, porque Podemos se ha hecho corresponsable de la herencia recibida y de las futuras acciones del Gobierno.

La radicalización del PSOE por su pacto con Podemos, que le obliga a inclinarse más a la izquierda y abandonar las posiciones más centradas, deja el espacio moderado al PP, que debe evitar contagiarse de la radicalización socialista y mostrarse como el partido de centro-derecha que dice ser. La moderación y la falta de capacidad demostrada por el gobierno en los temas principales puede llevarle a una mayoría absoluta.

Entre esos temas está la mejora de la sanidad, la creación de empleo y el dinamismo económico. Se empeña el gobierno en hacer de la mentira verdad para ver si cala entre la población una falsa imagen de la región de las maravillas, del paraíso ciudadano. La última demostración ha sido con los datos de las listas de espera sanitarias.

Al gobierno parece no preocuparle que la madre de todas las listas de espera, la quirúrgica se deteriore y alcance los segundos peores registros en lo últimos años. Se complace con decir que se han reducido los números de personas que esperan para ser vistos por un especialista o para que les hagan una prueba diagnóstica. Y si se ha celebrado un batiburrillo entre las tres listas, ya está fabricada la manipulación -por ver si cuela y eso-. Y los medios que lo denuncien se quedan sin la publicidad institucional.

Hablando de publicidad, tras el incendio de Yeste que ha dejado al descubierto la ineficacia de la Consejería de Agricultura Medioambiente y Desarrollo Rural, el gobierno ha tratado de tapar el asunto con una campaña de publicidad diciendo lo mucho que se ha gastado en la limpieza del monte y lo bien que hace la tarea de prevención. Claro que en esto llegan los bomberos de Albacete y revelan que cuando se produjo el incendio de Yeste (Albacete) se ofrecieron a la Junta para participar en las tareas y fueron rechazados. Dicen los bomberos de Albacete, lo importante que es actuar lo antes posible con todos los medios posibles. Pero el Gobierno regional sólo aceptó el ofrecimiento de los bomberos de Albacete dos días después, cuando ya habían ardido centenares de hectáreas. Sobra publicidad y faltan dimisiones.

El otro tema de la semana es el presupuesto, que parece la cuestión de nunca acabar. Desde que se anunció su aprobación por el gobierno hace casi un año -en septiembre de 2016- todavía no ha visto la luz en el Parlamento. Duro parto el que tiene este gobierno con los números. Por cierto, que el gobierno de García-Page ha enmendado con el actual proyecto sus propias partidas de ingresos, que, como ya anticipó clm21.es respondían más a deseos que a una hipótesis realizable. Y así ha corregido a la baja los ingresos por tributos propios y ha aumentado los provenientes del Estado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios