www.clm21.es
EL GOBIERNO VUELVE A SU VIEJA POLÍTICA DE RELACIONES INFORMATIVAS
Ampliar

EL GOBIERNO VUELVE A SU VIEJA POLÍTICA DE RELACIONES INFORMATIVAS

martes 16 de febrero de 2016, 12:20h

Malestar en los medios. Ese es el ambiente que se respira en el sector periodístico en Castilla-La Mancha. La crisis, una política restrictiva y muy selectiva en la publicidad del anterior Gobierno del Partido Popular, y la falta de acción por parte del actual ejecutivo socialista, ha generado una situación sin precedentes en Castilla-La Mancha, donde han desparecido o se han reestructurado las principales cabeceras de prensa y se han perdido cientos de puestos de trabajo. Paralelamente se ha atomizado el sector apareciendo numerosos medios digitales.

Los medios que resisten lo hacen no sin tremendas dificultades económicas, con reducción de los ingresos, especialmente de las administraciones públicas, uno de los sectores que tradicionalmente más invertía en publicidad, con expedientes de regulación de empleo y con ajustes de plantillas y retribuciones. Los más grandes han disfrutado de mejores condiciones en los años anteriores que los de reducidas dimensiones. No obstante, el cambio les situaba inicialmente en una situación delicada por sus virajes o su endurecimiento en la línea editorial.

El cambio de Gobierno obligó a todos a replantearse la situación. Es cuestión de supervivencia. Pero en el gobierno son claros: “No hay dinero. El PP ha dejado las arcas vacías. La caja está a cero”. Y esa situación perjudica, por raro que parezca, a los medios con una línea más progresista. Ellos sufrieron con mayor dureza el recorte publicitario del PP y han llegado sin fuerzas ni reservas al día de hoy. Los más críticos con García Page, en cambio, tenían algo más de fuelle, entre otras cosas porque el ejecutivo saliente dejó pagadas la mayor parte de sus facturas.

Así las cosas y ante la necesidad de promocionar la acción de gobierno, se porfía en la aprobación de un nuevo presupuesto, que lleva meses de retraso, y se rascan diferentes partidas para encontrar algunas migajas con las que hacer frente a inserciones publicitarias de acontecimientos como Farcama o Fitur y dar algo de aire a algunas empresas en situación muy delicada. Por si no fuera poco, el paréntesis de Esther Padilla al frente de las relaciones publicitarias del Gobierno por su candidatura en las elecciones generales, dio un argumento más en la dilación del Gobierno de García-Page en su plan de medios.

La carencia de presupuesto para publicidad impulsa la vía de promoción a través empresas cuyos directivos tienen otros negocios

Conscientes de la situación, el ejecutivo socialista ha vuelto a las viejas fórmulas de apoyarse en medios, cuyos directivos tienen otras actividades por las que se pueden relacionar con el Gobierno. Si hace años, el panorama de editores estaba repleto de empresarios de la construcción, hoy día el sector que quiere vender su influencia periodística a los gobiernos, entre ellos al de Castilla-La Mancha, está relacionado con el sector sanitario. Entre ellos figura uno de los principales grupos nacionales, en el que, por cierto, tiene bastante presencia el presidente castellano-manchego. Otra es acudir a las relaciones personales y profesionales con periodistas de alcance nacional o de prestigio, a los que hacerles ver su importancia mediante confidencias o incluyéndoles en programas y proyectos por los que puedan recibir alguna remuneración. Y mientras esas vías se siguen en el sector privado, en el público es patente el malestar entre muchos profesionales que criticaron duramente al anterior director general de la radio y la televisión públicas regionales y que esperaban una gestión más profesional. Así las cosas y con esa bomba de relojería en las manos, el ejecutivo ha dejado ver -que dicen unos- o ha dado la instrucción -que dicen otros- de que la información de CMT tenga prioritariamente un contenido social, lo que indirectamente favorece al Gobierno sin necesidad de saturar la pantalla o los micrófonos con miembros del ejecutivo.

En esta situación el director de una publicación apunta que de poco sirve el acuerdo de transparencia firmado por el PSOE y Podemos de publicar el reparto que se ha hecho de los fondos publicitarios: “Hay otros fondos, otras formas de hacer empresa periodística, siempre claro supeditada a otros intereses”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios