www.clm21.es
García Page, en su reunión con la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, a la que ha acudido acompañado por el consejero de Hacienda, Juan Alfonso Ruiz Molina y el vicepresidente primero, José Luis Martínez Guijarro.
Ampliar
García Page, en su reunión con la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, a la que ha acudido acompañado por el consejero de Hacienda, Juan Alfonso Ruiz Molina y el vicepresidente primero, José Luis Martínez Guijarro. (Foto: Ignacio López//JCCM)

Un problema llamado Emiliano García-Page

miércoles 11 de julio de 2018, 20:45h
La experiencia dice que cuando un gobernante, lejos de resolver problemas, los crea o no los resuelve termina por ser prescindible. Recientemente se ha visto a nivel nacional. Mariano Rajoy había resuelto la situación económica del país. Pero había dos problemas pendientes de resolver: el social y el territorial. Había abordado la resolución del social, subida de las pensiones, mejora de los salarios…Pero llegaba tarde. Y más tarde aún al tema territorial. 4. 000 empresas se habían fugado de Cataluña por la inestabilidad generada por el proceso de independencia. Y ciertamente cabía el discurso de responsabilizar a los partidos independentistas, sin duda, y llevaba razón. Pero esas empresas y el resto reclamaban una estabilidad y una solución que no llegaba… y terminó siendo prescindible, a pesar de sus aportaciones y de las razones que le asistían.
En Castilla-La Mancha el problema se llama Emiliano García-Page. Y lo peor es que él todavía no es consciente. Su legítima ambición y su lucha por hacerse con el poder dentro del PSOE nacional y su pulso con Pedro Sánchez termina por pasarle factura. La cuestión es que esa factura la pagan los castellano-manchegos.

Todavía con el jet lag de las vacaciones pagadas de una semana en China, se reunió el miércoles a las 11 horas con la ministra que Pedro Sánchez ha puesto para la cuestión territorial. Al presidente le habían preparado un documento de peticiones para dejarle a la ministra, como anticipo a la posible y futura reunión con el presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez.

Dice la nota oficial del presidente García-Page sobre el encuentro que "a la vez que ha trasladado a la ministra el posicionamiento de la región en asuntos prioritarios para Castilla-La Mancha, como la paralización del cementerio nuclear de Villar de Cañas (Cuenca) o las reclamaciones en materia de recursos hídricos haciendo especial hincapié en el trasvase Tajo-Segura”.

Nada más terminar la reunión se daba a conocer que la Comisión de Explotación acababa de aprobar un nuevo trasvase de 38 hectómetros cúbicos. Eso hace pensar que García-Page pinta menos que la Tomasa en los títeres y que lejos de aportar, detrae oportunidades a Castilla-La Mancha. Si la situación se hubiera dado tras la reunión con un ministro del gobierno anterior hubiera ardido Troya y con razón, porque la tomadura de pelo ha sido monumental. El problema no es que se aprobará un trasvase -que también-, la cuestión es en la situación en la que se ha producido esa aprobación. La primera bofetada de Pedro Sánchez a García-Page ha sido en la cara de todos los castellano-manchegos y la situación pone de manifiesto que el presidente de Castilla-La Mancha, hoy por hoy, es un problema para los intereses de la Comunidad.

Logrará paralizar el ATC si no distorsiona mucho los intereses de las eléctricas propietarias de las nucleares interesadas en el proyecto. Pero lo de dar un respiro y margen de maniobra a la Comunidad con más financiación y posibilidad de llegar a mayor déficit, que también se ha tratado en la reunión, tampoco va a ser un hecho a corto plazo. Y el dinero es clave para hacer política y para los servicios sociales, sanitarios y educativos. O sea, la segunda gran bofetada a los castellano-manchegos.

Lo dicho, el presidente se ha convertido en un problema a para los ciudadanos de esta Comunidad por sus maquinaciones e intrigas de poder. Puede que algún otro dirigente socialista, González Ramos, José Manuel Caballero, Isabel Rodríguez, Blanca Fernández, Sergio Gutiérrez… pueda aportar mejores resultados para la Comunidad. No es la hora de iniciar una guerra muy interesada con el gobierno central, sino de dejar paso a otros que no sean el problema y sí la solución.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios