www.clm21.es
Las cuentas de la Junta, fuera de control, alcanzan un déficit presupuestario de casi 400 millones
Ampliar

Las cuentas de la Junta, fuera de control, alcanzan un déficit presupuestario de casi 400 millones

martes 17 de julio de 2018, 20:11h
Las cuentas públicas de Castilla-La Mancha aceleraron su deterioro en el segundo trimestre del año. A finales de junio el saldo presupuestario no financiero (diferencia entre el dinero ingresado y el gastado) presentaba un déficit de 389 millones. El dato refleja un incremento del déficit del 266,8% en el segundo trimestre respecto al anterior y sitúan a las cuentas públicas fuera de control y al gobierno en la tesitura de hacer fuertes recortes en servicios sociales en lo que queda de año, para tratar de cumplir con el objetivo de déficit.

El gobierno había gastado a final de los primeros seis meses del ejercicio 3.204,7 millones de euros y sólo había ingresado 2.815,66. Cuando se hace la comparación en periodos homogéneos, el balance refleja que en el primer semestre del año el crecimiento del déficit respecto al mismo tiempo del año pasado es del 43,83%.

La fuerte desviación registrada tiene causa en un ritmo de gasto del 46,15% mientras que el de ingresos se queda en el 38,57%. Son 7,5 puntos de diferencia, mientras el año pasado en las mismas fechas el desfase era de tan sólo 1,5 puntos. Además ese 38,57% es el porcentaje de ingresos más bajo en el primer semestre en los tres años de legislatura. En 2016 alcanzó el 40,34% y en 2017, con el presupuesto prorrogado, el 41,17%.

La reducción del ritmo de ingresos obliga a plantear ajustes y recortes en el gato

Los últimos datos oficiales del comportamiento de las cuentas de todas y cada una de las Comunidades Autónomas (referidos al mes de abril) sitúan a Castilla-La Mancha como la segunda región española con mayor déficit y peores finanzas. A esa fecha, los datos ya apuntaban a que el peor comportamiento de las cuentas del gobierno de Castilla-La Mancha tenía su origen en el menor ritmo de recaudación de los ingresos. Una situación que se ha visto agravada por una aceleración del gasto. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal viene reclamando de forma reiterada una mayor disciplina en la elaboración de los presupuestos, de los que viene advirtiendo que presentan unos estados de ingresos irreales e inflados, lo que luego se traduce en déficit e inejecuciones de gastos.

Las tensiones presupuestarias y de tesorería de la Junta ya se dejaron notar en el pago a proveedores en los meses de marzo y abril, donde el gobierno del presidente García-Page incumplió la ley de morosidad y tuvo un periodo medio de pago a sus proveedores superior a 30 días (en marzo llegó a superar los 50 días). La semana pasada el gobierno central inyectó 57 millones a la tesorería de Castilla-La Mancha. El gobierno central consideraba fundamental este desembolso “para contribuir a la reducción del Periodo Medio de Pago a proveedores, y con él poder contribuir al cumplimiento del plazo máximo de pago que establece la actual normativa en materia de morosidad”. Esos 57 millones se corresponden con el exceso de déficit registrado el año pasado por nuestra Comunidad, que incumplió el objetivo de déficit del 0,6% al cerrar con un 0,72%.

El saldo presupuestario sirve de base para el cálculo del déficit en términos de contabilidad nacional. A la cifra se le aplican los ajustes en contables para determinar exactamente cuál es el déficit o superávit real y la imagen fiel de las cuentas públicas.

En marzo, con un saldo presupuestario de -106 millones de euros el déficit contable llegó a 189 millones, el 0,45% del PIB. En abril, el deterioro fue en aumento y el saldo presupuestario fue deficitario en 175,88 millones lo que se tradujo en un déficit contable de 214 millones (el 0,51% del PIB). En mayo el saldo presupuestario presentaba una desviación de 230,6 millones de euros y la Intervención General de la Administración del Estado todavía no ha calculado el déficit en términos de contabilidad nacional. En junio, el déficit presupuestario ha escalado hasta los 389 millones. Los datos anticipan que el gobierno habría cerrado el primer semestre con un déficit más de 2,5 veces superior al permitido y superaría el 1% del PIB. El límite para todo el año es del 0,4%.

Cuando el gobierno actual tomó posesión y se encontró con un déficit heredado que superaba el de todo el año, el actual consejero de Hacienda afirmó sobre las cuentas que se encontraba que “La situación económico-financiera… es muy preocupante, al superar ya con creces el objetivo de déficit para todo el año, presentar un alto nivel de ejecución del presupuesto de gastos, con graves agujeros contables, y contar con una tesorería sin apenas liquidez”. En junio de 2015 el déficit era del 0,84% cuando el límite para todo el año era del 0,7%.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios