www.clm21.es

banco popular

El Banco Santander ha decidido decantarse por el modelo de oficinas gestionadas por agentes para no cerrar las oficinas de Popular ubicadas en pequeñas poblaciones y evitando así no tener presencia en determinados municipios.

Este viernes el Banco Santander acomete la segunda oleada de cierres de oficinas en España, con la clausura definitiva de 164 sucursales repartidas por todo el país, como consecuencia del plan de ajuste oficinas de la entidad que acompaña al expediente de regulación de empleo (ERE) acordado entre la dirección y los sindicatos y que afectará a un 10% de la plantilla tras la integración de Banco Popular.

Manejan 157 de los 167 millones de las cuentas de tesorería, de la Junta

Caixabank es la entidad preferida por el gobierno de Castilla-La Mancha para tener el dinero público. A finales de marzo la Junta tenía 167,5 millones depositados en entidades financieras como cuentas de tesorería. La mayor parte de ese dinero estaba sólo en dos entidades: Caixabank, donde el saldo final era de 64,4 millones y Liberbank, con 60,96 millones de euros.

Como consecuencia de la fusión con Banco Popular

El Banco Santander ha comenzado la negociación para iniciar los trámites del expediente de regulación de empleo (ERE) que pretende llevar a cabo en sus servicios centrales antes de fin de año. Este anuncio coincide también con el de los ajustes de personal que el banco prevé llevar a cabo en 2019 en sus más de 4.500 sucursales comerciales por toda España, de las que más de 200 se sitúan en Castilla-La Mancha.

  • 1

El Banco Santander iniciará en septiembre el cierre de alrededor de 1.150 oficinas de la entidad, contemplado en el plan de ajuste oficinas de la entidad que acompaña al expediente de regulación de empleo (ERE) acordado entre la dirección y los sindicatos y que afectará a un 10% de la plantilla mediante prejubilaciones y bajas incentivadas.

La entidad y los sindicatos firmarán hoy el Expediente de Regulación de Empleo

El Banco Santander y los sindicatos firmarán hoy martes el Expediente de Regulación de Empleo (ERE), que la entidad lleva negociando desde mediados de noviembre, con el fin de ajustar la plantilla tras la absorción del Popular.

En el Popular tenía 48,41 millones cuando se inició la crisis de la entidad