www.clm21.es

producción industrial

El sector industrial de Castilla-La Mancha suma cinco meses de incrementos en la producción. Con los datos de producción industrial relativos al mes de marzo, publicados por el Instituto Nacional de Estadística, se confirma que las industrias regionales mantuvieron el ritmo de producción en positivo, pese a las dificultades del entorno geopolítico en esta primera mitad del año.

La producción de las industrias castellano-manchegas suma otro mes en crecimiento en febrero y ya son cuatro al alza. Desde marzo del año pasado, sólo se ha producido una ligera caída en octubre de 2021. En febrero el crecimiento del índice de producción industrial en la región es del 4,3% en tasa anual, por encima de la media nacional que crece a razón de un 3,9% en el periodo.

La industria de Castilla-La Mancha supera los índices de producción que registraba a finales de 2019, antes del estallido de la pandemia. En 2021, la actividad fabril creció en nuestra Comunidad un 5% en términos interanuales respecto a 2020 y un 5,6% de media anual.

La producción de las industrias castellano-manchegas mantuvo la senda alcista iniciada hace siete meses, con un incremento en septiembre del 3,9% anual, tres décimas por encima del registrado en agosto. Con estos datos, la industria regional al término de septiembre todavía mantenía un buen ritmo de producción y no reflejaba aún los cuellos de botella de materias primas, energía y transporte que en los próximos meses se dejarán sentir en las estadísticas y que ya han provocado paros en algunas de las grandes factorías de Castilla-La Mancha, como es el caso de Fertiberia en Puertollano.

El consumo español mantiene los buenos registros de agosto en los primeros compases de septiembre, según los datos de Caixabank Research. Según este servicio de estudios el indicador CaixaBank de consumo creció un 14% respecto al mismo periodo de 2019 en la primera semana del mes de septiembre, un registro muy similar al del promedio del mes de agosto (13%).

En el primer semestre del año, la industria de Castilla-La Mancha ha incrementado su índice de producción un 7,7%. El porcentaje está lejos del de la media nacional, que es del 13%. La diferencia viene marcada fundamentalmente por el comportamiento del sector energético que en España presenta un crecimiento del 5,3%, mientras que en nuestra Comunidad se produce una disminución de la producción del -9,8%.

El crecimiento de los tres últimos meses, insuficiente para recuperar los niveles pre-pandemia

Las industrias castellano-manchegas incrementaron su producción un 17,6% en el mes de mayo. Un repunte respecto a las cifras de producción del pasado año 2020, el año de la pandemia, en la senda hacia la recuperación de la normalidad, una normalidad que, no obstante, todavía no se ha alcanzado.

  • El sector energético se anota caídas, mientras el de Bienes de consumo tira hacia arriba de la producción regional
  • El IPI crece en comparación con los datos de marzo del año pasado, el mes de la crisis del Covid-19

La producción de las industrias castellano-manchegas volvió en marzo a tasas positivas. Después de dos meses en números rojos, el índice de producción industrial de Castilla-La Mancha creció un 9% con respecto al mismo mes del año pasado. No obstante, hay que tener en cuenta que a mediados de marzo del año pasado se produjo un parón en la industria como consecuencia del inicio de la pandemia, el confinamiento y las restricciones a la movilidad.

La producción industrial de Castilla-La Mancha sigue al alza. En enero se incrementó un 9% y encadenó su tercer mes consecutivo de subidas. Desde marzo del año pasado, sólo se ha producido una ligera caída en octubre.

En octubre saltaron todas las alarmas en el sector industrial del país. Tras meses de crecimiento, el desabastecimiento y los cuellos de botella provocaron un retroceso en la producción industrial que en Castilla-La Mancha se tradujo en un descenso de la tasa de variación anual hasta el -1,3%. No obstante, noviembre vino a mejorar la situación del sector y, tras un acusado incremento de la producción, la tasa anual de variación de las industrias de la región dejó un saldo positivo del 12,2% en la región y del 5,6% en el conjunto del país.

El Índice General de Producción Industrial (IPI) se incrementó un 3,6% en agosto en relación al mismo mes de 2020, ampliando en más de tres puntos el avance interanual registrado en julio, que fue del 0,4%.

La producción industrial de la zona euro disminuyó un 0,3% en el mes de junio respecto de mayo, cuando había caído un 1,1%, mientras que en el conjunto de la Unión Europea (UE) retrocedió un 0,2%, después de bajar nueve décimas en el mes anterior, según los datos publicados por Eurostat.

El ritmo de crecimiento del sector manufacturero de la zona euro se moderó en julio desde los máximos recientes, según el índice de gestores de compras (PMI), que bajó a 62,8 puntos desde los 63,4 de junio, aunque la acumulación de pedidos llevó a las empresas del sector a contratar nuevos trabajadores al mayor ritmo en los 24 años de la encuesta.

La producción de las industrias castellano-manchegas sigue en la senda de la recuperación, tras un inicio de año en negativo. En abril, según recoge el Instituto Nacional de Estadística, la producción industrial en la región creció un 34,7% en tasa anual. Con este ya son dos los meses seguidos en positivo, dejando atrás los estragos de la pandemia sobre este índice.

Aunque todavía domina el pesimismo

  • Castilla-La Mancha lidera la recuperación de la confianza a nivel nacional
  • Transporte y hostelería presentan el mayor avance de la confianza empresarial, mientras que el menor se da en el comercio

Aunque todavía las posiciones entre los empresarios de la región sobre la situación y el futuro de sus negocios se mantienen en terreno pesimista, los Indicadores de Confianza Empresarial presentan una mejoría respecto al trimestre anterior. Castilla-La Mancha lidera la recuperación de esa confianza con una tasa del 8,3% respecto al primer trimestre del año. La recuperación de la confianza que también se da en el conjunto del país se deja sentir en una mayor predisposición de los empresarios a la contratación y a un incremento de la producción industrial. Hostelería es el sector donde más aumenta la confianza