www.clm21.es

producción industrial

La producción de las industrias castellano-manchegas sigue en la senda de la recuperación, tras un inicio de año en negativo. En abril, según recoge el Instituto Nacional de Estadística, la producción industrial en la región creció un 34,7% en tasa anual. Con este ya son dos los meses seguidos en positivo, dejando atrás los estragos de la pandemia sobre este índice.

  • El sector energético se anota caídas, mientras el de Bienes de consumo tira hacia arriba de la producción regional
  • El IPI crece en comparación con los datos de marzo del año pasado, el mes de la crisis del Covid-19

La producción de las industrias castellano-manchegas volvió en marzo a tasas positivas. Después de dos meses en números rojos, el índice de producción industrial de Castilla-La Mancha creció un 9% con respecto al mismo mes del año pasado. No obstante, hay que tener en cuenta que a mediados de marzo del año pasado se produjo un parón en la industria como consecuencia del inicio de la pandemia, el confinamiento y las restricciones a la movilidad.

  • El índice de producción de la industria de Castilla-La Mancha está en niveles de 2014
  • La industria química y la de fabricación de minerales no metálicos mejora su actividad respecto al primer bimestre de 2020

La producción industrial en Castilla-La Mancha encadena su decimocuarto mes en negativo. La desaceleración económica, primero y el covid después, mantienen a la industria en unos índices de actividad que no se daban desde hace siete años, en febrero de 2014. Con todo nuestra Comunidad cerro febrero de 2021 como la quinta región con mejor evolución interanual, tras Cantabria, Galicia, Extremadura y Castilla y León, todas ellas con aumento de su producción. Con un -1,9% interanual, Castilla-La Mancha mejora en 1,5 puntos porcentuales la media nacional, que se sitúa en -3,4%.

  • La pérdida de volumen es general en todos los sectores (9%), especialmente el de fabricación de bienes de consumo no duradero (17,5%) y en el de bienes de equipo (13,5%)

La producción industrial media de 2020 (a finales de noviembre) cayó por debajo de los niveles de 2013, cuando las empresas manufactureras tocaron suelo en medio de la anterior crisis, y está casi un 40% por debajo del máximo alcanzado en 2007. Los datos anticipan que el volumen de fabricación de nuestra industria en 2020 será el peor ejercicio de la serie histórica. La caída acumulada de producción en los once primeros meses alcanza el 9%.

  • Desde la desescalada sólo recupera 3,5 puntos tras haber caído 7,4% en los estados de alarma de primavera
  • A nivel nacional sólo crece la industria farmacéutica (2,8%) y entre las mayores caídas los sectores de confección (-29,9%), automoción (-26,9%) y calzado (-27,2%)

La recuperación de la producción de la industria regional se mueve con lentitud. En los nueve primeros meses del año la manufacturación media cae un 9,7%. Desde la desescalada en junio sólo ha logrado recuperar 3,5 puntos, tras haber caído 7,4 durante el confinamiento de primavera.

El Índice de Producción Industrial (IPI) experimentó en julio un crecimiento mensual del 9,3% si se eliminan los efectos estacionales y de calendario. El sector se encuentra en la senda de la recuperación tras los meses de parón por la primera ola de la pandemia, aunque la tasa anual sigue en términos negativos (-6,4%).

En Castilla-La Mancha cae un 20,6% interanual y en España un 27,8%

  • La pandemia se ceba en la producción de los sectores del mueble, de confección y de automoción.
  • El agroalimentario y el químico, que son los de mayor peso en la economía regional, aguantan mejor el embate del Covid 19

El Covid 19 ha asestado un duro golpe a los sectores de la industria de bienes de equipo y de bienes intermedios de Castilla-La Mancha, la que trabaja para el desarrollo del resto de la industria. Tras un año espectacular en 2019, con crecimientos medios de la producción del 10% en bienes de equipo y del 3,8% en los intermedios, la pandemia ha hundido la producción de un ya de por sí mal arranque en 2020, común en todo el mundo. El sector de bienes de equipo acumula caídas medias en el año del 20,6% y el de componentes y bienes intermedios del 25,7%.

  • La actividad de la industria cae en tasa anual un 4,9% en la Región, mientras que en el conjunto del país lo hace un 10,2%
  • Confección y textil, con fuerte peso en la estructura industrial, tiran con fuerza a la baja, mientras que el sector químico resiste

El sector agroalimentario logró evitar el descalabro de la industria regional en el mes de marzo. El motor industrial de la Comunidad Autónoma (que representa el 37,7% del total de la cifra de negocios del sector) logró sujetar el fuerte descenso de la producción por la paralización de otras actividades obligada por el decreto de alarma. La producción de la industria castellanomanchega cayó sólo un 4,9% anual en un contexto nacional donde el retroceso medio fue del 10,2%.

Aunque todavía domina el pesimismo

  • Castilla-La Mancha lidera la recuperación de la confianza a nivel nacional
  • Transporte y hostelería presentan el mayor avance de la confianza empresarial, mientras que el menor se da en el comercio

Aunque todavía las posiciones entre los empresarios de la región sobre la situación y el futuro de sus negocios se mantienen en terreno pesimista, los Indicadores de Confianza Empresarial presentan una mejoría respecto al trimestre anterior. Castilla-La Mancha lidera la recuperación de esa confianza con una tasa del 8,3% respecto al primer trimestre del año. La recuperación de la confianza que también se da en el conjunto del país se deja sentir en una mayor predisposición de los empresarios a la contratación y a un incremento de la producción industrial. Hostelería es el sector donde más aumenta la confianza

  • Se agudiza la crisis manufacturera en la confección y en el calzado, con caídas superiores al 30%

La tercera ola y la dureza del temporal Filomena están detrás del desplome de la producción de la industria regional en el mes de enero. Tras la caída acumulada del 8,5% en 2020, la actividad industrial se desplomó en el primer mes de 2021 un 10,5%, el tercer peor dato del conjunto del país, sólo por delante de Canarias (-15,5%) y Navarra (-15%). Todas las regiones españolas retrocedieron, lo que dejó la actividad de las fábricas españolas en un -6,9%. Es el segundo peor arranque de año de la serie histórica sólo superado en 2010 (-12,4%).

  • En octubre el sector manufacturero regional crece un 2,6%, pero la media de los diez primeros meses se sitúa en el -9,4%
  • La variación media del año registra el mayor descenso de producción acumulada en el año desde 2010

A pesar del tirón mensual de octubre (2,6% de incremento), las fábricas de Castilla-La Mancha sigue sin recuperar el ritmo de producción. La industria encadena ya diez meses consecutivos de bajada. La evolución apunta a que cerrará el peor año desde 2010. Los índices de manufactura acumulados entre enero y octubre están en el -9,4% anual. Los datos del conjunto del país son aún peores y se sitúan en un descenso del -10,9%.

La media nacional se mantiene en crecimiento pero la industria de CLM pisa el freno en agosto

La variación mensual del Índice de Producción Industrial (IPI) es del 0,4% si se eliminan los efectos estacionales y de calendario, lo que significa que la producción industrial sigue recuperándose tras el parón provocado por la primera ola de la pandemia y la declaración del estado de alarma. Pese a la subida del 9,3% mensual de julio y la del 0,4 % de agosto, la tasa anual de lPI se sitúa en el -5,7% en la serie corregida de efectos estacionales y de calendario.

Todos los sectores de industria regional de Castilla-La Mancha han recuperado buena parte de su actividad con las fases finales de la desescalada y la vuelta a la normalidad el 21 de junio, aunque la pandemia ha dejado huella y todavía no alcanzan el ritmo del año pasado. En el primer semestre, la industria regional ha rebajado su producción media en un 13%. Los sectores que se anotan las mayores caídas como consecuencia de la pandemia son el de bienes de consumo duradero, que, a pesar del tirón de junio, todavía presenta una pérdida acumulada del -37,4%, y el de bienes de equipo, con un -19,5%. El de bienes intermedios (componentes para fabricar otros bienes) se mueve en un -16,3% al cierre del primer semestre.

  • Los indicadores de mayo apuntan al inicio de la recuperación de la producción de industria y construcción, en un escenario todavía de caída de ventas
  • En mayo, la región recuperó más de la mitad de los empleos perdidos en abril

La fuerte caída del mercado de la vivienda y de la producción de la industria en abril se sumaron al parón total del sector turístico, en el mes más negro para la economía española y castellano-manchega desde que hay registros. Los datos apuntan a que fue el mes en el que la economía tocó suelo empujada por la pandemia. Los datos anticipados de mayo indican una recuperación de la producción industrial y de la construcción, aunque las ventas de estos sectores siguen desplomadas.

Los datos PMI de Servicios de marzo y la Producción Industrial de febrero han acentuado la caída del Producto Interior Bruto (PIB) estimada por el modelo dinámico “MIPred”de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF). Las nuevas estimaciones actualizadas sitúan el PIB del primer trimestre ya en una tasa intertrimestral negativa del -0,18%, e intensifican la caída del segundo trimestre hasta el -1,61%. Todo ello con datos de coyuntura de febrero, antes que se hayan empezado a introducir en el cálculo los datos oficiales de de marzo, mes en el que la actividad económica de nuestro país cayó drásticamente por las medidas adoptadas como consecuencia del estado de alarma.