www.clm21.es

IPI

El Índice General de Producción Industrial (IPI) en Castilla-La Mancha se anotó una subida del subió un 12,4% en mayo en relación al mismo mes de 2021, lo que coloca a la región, junto a Baleares (33,1%) y Aragón (13,4%), dentro de las tres Comunidades Autónomas que registran mayores incrementos de la producción industrial, según recoge el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los precios industriales se dispararon un 42,8% en tasa interanual en Castilla-La Mancha, según ha informado este lunes el Instituto Nacional de Estadística (INE), dos décimas por encima de la tasa registrada en abril, lo que hace que la región, junto a la Comunidad Valenciana (cinco décimas más con respecto a abril), sea una de las dos únicas Comunidades Autónomas en las que más se incrementa la tasa anual del IPI (Índice de Precios Industriales) en el último mes.

En octubre saltaron todas las alarmas en el sector industrial del país. Tras meses de crecimiento, el desabastecimiento y los cuellos de botella provocaron un retroceso en la producción industrial que en Castilla-La Mancha se tradujo en un descenso de la tasa de variación anual hasta el -1,3%. No obstante, noviembre vino a mejorar la situación del sector y, tras un acusado incremento de la producción, la tasa anual de variación de las industrias de la región dejó un saldo positivo del 12,2% en la región y del 5,6% en el conjunto del país.

En el mes de julio la producción de las industrias castellano-manchegas se mantuvo en números verdes. Con una variación anual del 2,1%, el índice de producción de la región sigue creciendo, aunque lo hace a menor ritmo, una tendencia de desaceleración que se viene registrando desde que el pasado mes de abril alcanzara el pico de variación con un crecimiento del 34,5 en tasa anual.

El incremento de la entrada de pedidos de un 34,8% (tasa anual) en la industria regional en el mes de diciembre ha servido para que la producción industrial arranque con fortaleza en el primer mes de año, con una tasa de crecimiento del 4,7% tras la brusca caída anual del 4% registrada en 2018.

La producción industrial en Castilla-La Mancha registra a finales del primer cuatrimestre una caída anual del 0,8%. Esta desaceleración de la industria se debe fundamentalmente a la caída de un 10,5% en la fabricación de bienes duraderos. También la tasa de producción de energía se redujo un 3,3%. Esa desaceleración de la producción de la industria contrasta con el crecimiento a nivel nacional de 1,2%.

Durante el primer cuatrimestre del año la producción industrial ha crecido en Castilla-La Mancha un 1,1% y a nivel nacional un 3 %. En nuestra Comunidad el comportamiento de los diferentes sectores ha sido dispar. Por sectores ha tirado a la baja la producción de las empresas de bienes de consumo que ha caído un 3,3% en lo que va de año, mientras que la producción de bienes intermedios ha crecido un 4,4% y la de energía un 3,9%. En el conjunto de España todos los sectores han registrado una evolución positiva.

Los índices de producción de las industrias castellano-manchegas (IPI) que publica periódicamente el INE señalan que se ha producido un incremento en el primer mes del año. El IPI de enero se sitúa en los 103,278 puntos, con un crecimiento de 7,3 puntos respecto a diciembre.

La producción de las industrias castellano-manchegas suma otro mes en crecimiento en febrero y ya son cuatro al alza. Desde marzo del año pasado, sólo se ha producido una ligera caída en octubre de 2021. En febrero el crecimiento del índice de producción industrial en la región es del 4,3% en tasa anual, por encima de la media nacional que crece a razón de un 3,9% en el periodo.

Las industrias castellano-manchegas comienzan a sufrir los primeros efectos de la crisis mundial de los cuellos de botella de materias primas, energía y transporte. Tras meses de crecimiento, el Índice de Producción Industrial (IPI) de la región se estancó en octubre con una variación del 0% anual. No obstante, el comportamiento del sector industrial de Castilla-La Mancha es mejor que el del conjunto del país, que registra un retroceso del 0,4%. De hecho, Castilla-La Mancha es la única comunidad autónoma que se mantiene sin variaciones.

La producción de las industrias castellano-manchegas sigue en la senda de la recuperación, tras un inicio de año en negativo. En abril, según recoge el Instituto Nacional de Estadística, la producción industrial en la región creció un 34,7% en tasa anual. Con este ya son dos los meses seguidos en positivo, dejando atrás los estragos de la pandemia sobre este índice.

El balance final de 2018 deja el mayor retroceso en el Índice de Producción de las industrias castellano-manchegas de los últimos cuatro años. Según los datos recogidos por el Instituto Nacional de Estadística, el sector industrial regional se dejó por el camino cuatro puntos en tasa anual, marcando un deterioro de la evolución de la producción industrial en lo que va de legislatura, que registró caídas de 3,6 puntos al término de 2015, de 0,7 en 2016 y un crecimiento del 7,7 en 2017.

La producción industrial de la industria castellano-manchega se ha desplomado un 4,3% en Castilla-La Mancha en el segundo semestre de 2017 y primer semestre de 2018. La caída es más del doble de la registrada en el conjunto de España, que se anota un retroceso anual del 2%. Castilla-La Mancha es la quinta región española con mayor caída.

Solo por delante de los índices de producción de Canarias y Baleares

Los índices de producción de las industrias castellano-manchegas (IPI) que publica periódicamente el INE señalan que en febrero se produjo un descenso en el volumen de producción industrial. El IPI de febrero se sitúa en los 95,2 puntos, con una caída de la producción del 5,8% con respecto al mes de enero y dejando a la región con el tercer índice de producción industrial más bajo del país, solo por delante de Baleares y Canarias.

El crecimiento industrial en CLM no se traduce en una reducción del paro

El crecimiento económico del sector industrial en Castilla-La Mancha no se termina de traducir en una reducción del paro. Tanto el aumento de las ventas y los precios de los productos industriales se vieron reflejados en un aumento de la cifra de negocios. Sin embargo, el sector cerró con 700 parados más que un año antes. Negocio y empleo no terminan de acompasar y el crecimiento es incapaz de absorber a las nuevas personas que se incorporan al mercado laboral en la industria regional. A día de hoy, es el sector más dinámico, pero el único en el que se incrementa el número de desempleados.